La cos­te­ña que im­po­ne su rit­mo en Ale­ma­nia

Pa­tri­cia Renz Paul­sen en­con­tró en la mú­si­ca la he­rra­mien­ta pa­ra ayu­dar a los ni­ños. Su tra­ba­jo en Ham­bur­go la hi­zo me­re­ce­do­ra de la Cruz al Mé­ri­to.

Gente Caribe - - Protagonista - TEX­TO Sa­ra Her­nán­dez C. FO­TOS Mon­tse­rrat Ros, Hen­ning Schacht, re­vis­ta Bild der Frau y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Va­lor. Esa es la pa­la­bra que a jui­cio de la ba­rran­qui­lle­ra Pa­tri­cia Renz Paul­sen re­su­me su la­bor en la Aso­cia­ción Mú­si­ca Altona, en Ham­bur­go, Ale­ma­nia. Eso es lo que ella ha ne­ce­si­ta­do pa­ra con­se­guir re­cur­sos, to­car puer­tas y su­pe­rar obs­tácu­los por 14 años sin re­ci­bir na­da a cam­bio.

“Es la con­vic­ción de que los ni­ños ne­ce­si­tan ex­pe­rien­cias pro­fun­das en su ni­ñez y ju­ven­tud pa­ra ser fuer­tes du­ran­te to­da su vi­da. De allí que una de esas ex­pe­rien­cias sea la mú­si­ca”, ex­pli­ca con se­gu­ri­dad Pa­tri­cia des­de Ale­ma­nia. Ade­más, pa­ra ella es­te ar­te es un re­cur­so pa­ra que el me­nor pue­da ga­nar fuer­za y con­fian­za en su per­so­na­li­dad y su de­sa­rro­llo.

El pro­yec­to ex­tra­cu­rri­cu­lar Mú­si­ca Altona es un cen­tro de ca­pa­ci­ta­ción de mú­si­ca pa­ra ni­ños y jó­ve­nes, bien sea ale­ma­nes o ex­tran­je­ros. Allí re­ci­ben

cla­ses orien­ta­das a for­ta­le­cer sus co­no­ci­mien­tos en el área.

El gru­po se ha con­so­li­da­do tan­to que ha lle­ga­do a par­ti­ci­par en im­por­tan­tes es­ce­na­rios de Ale­ma­nia, ha ser­vi­do a sus crea­do­res pa­ra no­mi­na­cio­nes a pre­mios y, lo úl­ti­mo, se les ha­ya con­ce­di­do es­te año la dis­tin­ción Cruz al Mé­ri­to de ma­nos del pre­si­den­te Ale­mán, Joachim Gauck.

La Cruz al Mé­ri­to fue una sor­pre­sa pa­ra la pre­si­den­ta de la jun­ta di­rec­ti­va, “po­der coope­rar a un país que ha te­ni­do un de­sa­rro­llo muy po­si­ti­vo en la par­te hu­ma­nis­ta, es al­go muy sig­ni­fi­ca­ti­vo”. La dis­tin­ción en va­rios fren­tes cuen­ta con un am­plio re­nom­bre en Ale­ma­nia que les ga­ran­ti­za a quien lo ga­ne, con­tar con la dis­tin­ción de una or­ga­ni­za­ción que ha si­do in­ves­ti­ga­da. So­lo se en­tre­ga a per­so­nas con un mí­ni­mo de 10 años en la la­bor.

MÚ­SI­CA ALTONA. La ini­cia­ti­va se ges­tó des­de el 2002, en el ba­rrio Altona, en Ham­bur­go, un sec­tor de per­so­nas con es­ca­sos re­cur­sos y gran nú­me­ro de mi­gran­tes. La idea siem­pre fue que los ni­ños hi­cie­ran mú­si­ca, por es­to un gru­po de do­cen­tes de la es­cue­la Läm­mer­sieth for­mó una aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro y em­pe­zó a ad­qui­rir ins­tru­men­tos.

Po­co des­pués la po­si­bi­li­dad se pre­sen­tó por me­dio de la Fun­da­ción Bür­guers­ti­fung ( Fun­da­ción de ciu­da­da­nos). Es­te en­te los apo­yó al igual que otras per­so­nas del ba­rrio. “En ese mo­men­to vie­nen du­das, por ejem­plo me di­je a mi mis­ma en qué me es­toy me­tien­do, mis hi­jos es­ta­ban pe­que­ños, mi hi­jo de año y me­dio y mi otra hi­ja de sie­te. En­ton­ces me di­je que otra gen­te te­nía hob­bies y el mío era es­te”, re­cuer­da en­tre ri­sas la pro­fe­so­ra.

Pa­tri­cia si­guió su im­pul­so, ella se cues­tio­nó so­bre la edu­ca­ción que los mis­mos ni­ños re­ci­bían en torno a la mú­si­ca. “Le pre­gun­té a ellos lo que ne­ce­si­ta­ban y me sor­pren­dí cuan­do me di­je­ron que que­rían apren­der a to­car”, cuen­ta. De ahí “la co­sa fue cre­cien­do y, en unos me­ses” no da­ba a bas­to. Lo que ini­ció con al­re­de­dor de 30 jó­ve­nes, hoy tie­ne, en pro­me­dio, 350.

La fun­da­ción co-fun­da­do­ra Bur­guers­ti­fung en­ton­ces les dio el di­ne­ro pa­ra ini­ciar las cla­ses de tam­bor, flau­ta dul­ce, gui­ta­rra y vio­lín, ade­más re­ci­bie­ron otras ayu­das de otras em­pre­sas. Ahí se ges­tó la co­la­bo­ra­ción con el pro­fe­sor car­ta­ge­ne­ro, Gino Ro­me­ro. “Él ha­cia su ca­pa­ci­ta­ción en me­to­do­lo­gía Su­zu­ki -mé­to­do pa­ra en­se­ñar a to­car un ins­tru­men­to en gru­po-. Allí se for­mó una di­ná­mi­ca muy bo­ni­ta en­tre las par­tes”, cuen­ta la mu­jer. Hoy día Mú­si­ca Altona tie­ne 14 do­cen­tes y se les pa­ga por ho­ra.

Pa­tri­cia, tam­bién do­cen­te, se ha de­di­ca­do a ha­cer las re­la­cio­nes pú­bli­cas, con­se­guir los ins­tru­men­tos, bus­car pre­sen­ta­cio­nes, do­na­cio­nes y has­ta lo­ca­cio­nes. “Al prin­ci­pio tu­ve suer­te, des­pués lle­ga­ron res­pues­tas ne­ga­ti­vas pe­ro nun­ca me de­silu­sio­né”, cuen­ta.

“Hoy día lle­gan ni­ños de otras zo­nas con el mis­mo pro­pó­si­to, apren­der a to­car al­gún ins­tru­men­to. Lo me­jor es que en­cuen­tran gen­te co­mo ellos, ni­ños de fa­mi­lias cla­se me­dia en don­de ellos no van a sen­tir­se in­có­mo­dos”, acla­ra.

En cuán­to a la lo­ca­ción no hay un lo­cal fi­jo sino que se usan es­pa­cios en cin­co es­cue­las en el ba­rrio Altona y así evi­tan pa­gar al­qui­ler. El pro­yec­to se ha ex­pan­di­do tan­to que al lu­gar que de­sig­nen lle­gan ni­ños de otras ciu­da­des. “A ellos les gus­ta en­con­trar ni­ños co­mo ellos con afi­ni­dad por la mú­si­ca”, sos­tie­ne.

Las me­lo­días del gru­po aho­ra son acla­ma­das en va­rios even­tos, sus pro­fe­so­res in­ten­tan que ca­da pre­sen­ta­ción sea inol­vi­da­ble pa­ra ellos y pa­ra su pú­bli­co sea úni­co. Mu­seos, clu­bes, co­le­gios, fies­tas par­ti­cu­la­res pa­san por el lis­ta­do. Mú­si­ca Altona tie­ne va­rios gru­pos, uno de vien­to, gui­ta­rra, vio­lín y per­cu­sión.

Renz es­tu­dió su ba­chi­lle­ra­to en La Are­no­sa pe­ro al ser sus pa­dres de ori­gen ale­mán de­ci­dió cur­sar su ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria en ese te­rri­to­rio. Op­tó por la do­cen­cia; la pe­da­go­gía siem­pre ha si­do lo su­yo. “El tra­ba­jo con ni­ños siem­pre me ha gus­ta­do y co­mo ven­go de una fa­mi­lia de mú­si­cos me fui por esa lí­nea”, ex­pli­ca. Ade­más de enamo­rar­se, for­mar su fa­mi­lia y po­ner su rit­mo en el otro la­do del mun­do. GC

SO­BRE LAS CLA­SES QUE DIC­TA­BA. “Los ni­ños pe­dían to­car ins­tru­men­tos y no­té que eso no po­día ha­cer­lo en mi tra­ba­jo”.

Pa­tri­cia re­du­jo sus ho­ras de tra­ba­jo co­mo do­cen­te pa­ra de­di­car­le más tiem­po a la aso­cia­ción de Mú­si­ca Altona.

El car­ta­ge­ne­ro Gino Ro­me­ro y la ba­rran­qui­lle­ra Pa­tri­cia Renz Paul­sen re­ci­bien­do del pre­si­den­te ale­mán Joachim Gauck, la Cruz al Mé­ri­to, es­to en el pa­la­cio pre­si­den­cial, el pa­sa­do mes de Oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.