El chi­lan­go que tie­ne ena­mo­ra­da a Da­nie­la Pi­ne­do

Du­ran­te su úl­ti­ma vi­si­ta a La Are­no­sa, la pre­sen­ta­do­ra ba­rran­qui­lle­ra na­rró a Gen­te Ca­ri­be los de­ta­lles del na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo, Fran­co Cardona, y có­mo han trans­cu­rri­do sus pri­me­ros ocho me­ses co­mo ma­dre.

Gente Caribe - - Protagonista - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les VES­TUA­RIO Da­nie­lla Batlle MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO Ju­lio He­rre­ra, de Jor­ge Bra­vo Sa­lón

anie­la Pi­ne­do co­no­ció a su nuevo amor el pa­sa­do 7 de mar­zo, en Ciu­dad de Mé­xi­co. Es “un chi­lan­gui­to ru­bio” y tie­ne unos ojos ver­des con los que es “su­per­ex­pre­si­vo”, así co­mo ella. “Es gran­do­te”, en com­pa­ra­ción con su edad, lo que le re­cuer­da mu­cho a su abue­lo ma­terno. Y ni qué de­cir de su fí­si­co, ella sien­te que en él ve a su ma­má, otro pun­to a fa­vor pa­ra es­te otro Cardona con­quis­ta­dor.

Fran­co ya tie­ne 8 me­ses y es el pri­mo­gé­ni­to de la pre­sen­ta­do­ra ba­rran­qui­lle­ra y el ter­cer hi­jo de su es­po­so, Fran­cis­co Cardona, quien a su vez es pa­dre de Catalina, de 16 años, y Ju­lie­ta, de 10, fru­to de su pri­mer ma­tri­mo­nio con la ac­triz Ana Ma­ría Tru­ji­llo.

El nuevo in­te­gran­te de los Cardona Pi­ne­do fue en­gen­dra­do an­tes de lo pla­nea­do y tam­bién lle­gó al mun­do ho­ras an­tes de lo pro­gra­ma­do. Fran­co na­ció por cesárea y Da­nie­la aún re­vi­ve los me­jo­res re­cuer­dos de lo que, por for­tu­na, fue un “muy buen par­to”.

“(El na­ci­mien­to) es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra el 7 de mar­zo, a las 12 del me­dio- día. El día an­te­rior, es­ta­ba con mi es­po­so, sus dos hi­jas, mi ma­má, en fin, to­dos reuni­dos. Esa no­che hi­ce mi ri­tual de ma­sa­jes y le ha­blé al be­bé en la ba­rri­ga di­cién­do­le que al día si­guien­te iba a na­cer, que es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do. Lue­go me fui a ba­ñar, mien­tras me se­guía so­ban­do y ha­blán­do­le. A las 12 de la no­che, em­pe­za­ron las con­trac­cio­nes, o sea, el pe­lao sa­bía que iba a na­cer ese día y no aguan­tó has­ta las 12 del día”, cuen­ta Da­nie­la.

En ca­sa de su ma­dre, en Ba­rran­qui­lla, la modelo con­ti­núa su re­la­to sin ob­viar lo que le cos­tó co­no­cer a su gran amor.

“Yo soy co­bar­de pa­ra to­dos los do­lo­res, pe­ro Fran­cis­co me de­cía: con­te­mos, si son más de tres en 10 mi­nu­tos, eso es que ya el be­bé es­tá pa­ra na­cer. Y sí, me do­lía más y más, en­ton­ces lla­mé a mi mé­di­co y me di­jo que me fue­ra ya pa­ra el hos­pi­tal. Le­van­té a mi ma­má y ella es­ta­ba su­per­ner­vio­sa, se po­nía una me­dia, se la qui­ta­ba, vol­vía y se la po­nía, me­jor di­cho, al fi­nal la po­bre sa­lió sin cha­que­ta y se es­ta­ba mu­rien­do del frío (ri­sas)”, agre­ga.

Cuan­do lle­gó al hos­pi­tal le hi­cie­ron mo­ni­to­reo y efec­ti­va­men­te las con­trac­cio­nes anun­cia­ban el par­to. Los do­lo­res los sen­tía ca­da vez más “ho­rri­bles” aun cuan­do ape­nas te­nía un cen­tí­me­tro de di­la­ta­ción.

“Yo de­cía que si se­guía así, me iba a mo­rir a los cin­co cen­tí­me­tros con esas con­trac­cio­nes, ¡y son 10! En­ton­ces, mi gi­ne­có­lo­go di­jo que pa­ra qué me iba a ha­cer su­frir has­ta las 12 del día, que es­ta­ba pro­gra­ma­da, si ape­nas eran las 3 de la ma­ña­na. Ha­bía la po­si­bi­li­dad de pa­rir, pe­ro co­mo tam­po­co es­ta­ba di­la­tan­do, me me­tie­ron de una al qui­ró­fano”, re­cuer­da.

A las 4:31 a.m. na­ció Fran­co, an­te el ner­vio­sis­mo y las mi­ra­das an­sio­sas de su pa­dre y su abue­la ma­ter­na, quien se ca­mu­fló con un uni­for­me de enfermera en la sa­la de ci­ru­gías, don­de Da­nie­la so­lo po­día in­gre­sar en com­pa­ñía de una so­la per­so­na.

“El pe­dia­tra nos di­jo que me­nos mal Fran­co na­ció por cesárea, por­que el cor­dón um­bi­li­cal es­ta­ba cor­ti­co y por eso no di­la­ta­ba, por­que el be­bé no

ba­ja­ba (...) Des­pués se de­mo­ra­ron un po­qui­to en lle­vár­me­lo a la ha­bi­ta­ción, pe­ro cuan­do me lo en­tre­ga­ron fue un mo­men­to di­vino, es in­creí­ble, es lo más lin­do que me ha pa­sa­do en la vi­da, mi be­bé”.

Fran­co na­ció sa­lu­da­ble, pe­só 3.205 gra­mos y mi­dió 50 cen­tí­me­tros, es de­cir, que es­tu­vo dentro del pro­me­dio, pe­ro aho­ra es un ni­ño gran­de, “siem­pre es­tá arri­ba de la cur­va, pe­sa ca­si nue­ve ki­los y mi­de 74 cen­tí­me­tros”.

SA­CRI­FI­CIOS DE MA­DRE. “Lo que más me cos­tó al prin­ci­pio fue la lac­tan­cia, ca­da vez que el be­bé se pe­ga­ba, se me sa­lían las lá­gri­mas; pe­ro ya des­pués to­do flu­yó y fue la co­ne­xión más divina que he te­ni­do. Co­mo ma­má uno ‘mue­re’ de amor dan­do to­do lo que uno tie­ne en el cuer­po pa­ra ali­men­tar a su hi­jo, eso es lo más lin­do que hay”, con­fie­sa.

Da­nie­la ama el sue­ño, así que el tras­no­cho tam­bién fue otra prue­ba du­rí­si­ma que de­bió su­pe­rar. “Du­ré cin­co me­ses sin dor­mir. El be­bé dor­mía en mi cuar­to y a mí era la que me to­ca­ba li­diar­lo, pe­ro el gi­ne­có­lo­go prác­ti­ca­men­te me obli­gó a pa­sar­lo a su cuar­to, por­que se me ba­ja­ron las de­fen­sas, me en­fer­mé, es­ta­ba dé­bil y de­bía te­ner cui­da­do por­que si me co­gía un vi­rus, me po­día aca­bar”, cuen­ta.

Es­ta mu­jer es­pi­ga­da, de 1.78 m de es­ta­tu­ra y re­co­no­ci­da tam­bién en el mo­de­la­je, subió unos 14 ki­los du­ran­te el em­ba­ra­zo, pe­ro a los 10 días ya ha­bía per­di­do el 70%. Aho­ra con­ser­va su fi­gu­ra re­to­man­do po­co a po­co el ejer­ci­cio y si­guien­do con su ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, que des­car­ta los fri­tos, dul­ces y be­bi­das ga­seo­sas. “No me ma­to de ham­bre, pe­ro tam­po­co soy exa­ge­ra­da pa­ra co­mer”, di­ce.

Ra­di­ca­da con su es­po­so en Mé­xi­co, dis­fru­ta su rol de ma­dre. Ella se sien­te con­fia­da y afir­ma no te­mer­le a na­da en es­ta nue­va eta­pa. “Uno es­tá en aler­ta con los cin­co sen­ti­dos, pe­ro si uno es­tá re­la­ja­do, el be­bé tam­bién lo es­tá, por­que él sien­te la tran­qui­li­dad de los pa­pás. Yo ten­go fe que no le va a pa­sar na­da nun­ca y eso me tran­qui­li­za”. GC

SO­BRE EL NA­CI­MIEN­TO... “Fue un mo­men­to di­vino, es in­creí­ble, es lo más lin­do que me ha pa­sa­do en la vi­da, mi be­bé”.

DE VUEL­TA A LA PAN­TA­LLA En los pla­nes de Da­nie­la es­ta­ba de­di­car­se ne­ta­men­te a su be­bé du­ran­te su pri­mer año. Pe­ro en agos­to pa­sa­do, cuan­do Fran­co ape­nas te­nía cin­co me­ses de na­ci­do, re­ci­bió una pro­pues­ta pa­ra tra­ba­jar en el ca­nal Win Sports y an­te la flex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.