Mariela, la ‘En­car­na­ción’ ca­ri­be­ña en el pe­rio­dis­mo de en­tre­te­ni­mien­to en EEUU

LA DO­MI­NI­CA­NA HA­BLA SOBRE EL RES­PE­TO QUE SE HA GA­NA­DO CON SU TRA­BA­JO, LA REALI­DAD SO­CIAL QUE PER­CI­BE PA­RA LOS LA­TI­NOS CON EL NUEVO GO­BIERNO ES­TA­DOU­NI­DEN­SE Y LOS PRO­YEC­TOS QUE ASU­ME DES­PUÉS DE SU DI­VOR­CIO.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 8-9

El res­pe­to es su cla­ve pa­ra lo­grar un pe­rio­dis­mo de en­tre­te­ni­mien­to éti­co. Ha­cer un tra­ba­jo digno, su me­jor ar­ma de de­fen­sa an­te cual­quier ata­que xe­nó­fo­bo en es­ta nue­va era de Es­ta­dos Uni­dos. Mariela En­car­na­ción ha­bla de una am­plia tra­yec­to­ria en la te­le­vi­sión en la que se ha des­ta­ca­do por su au­ten­ti­ci­dad, ener­gía y rit­mo in­na­to, cua­li­da­des que re­sal­ta de los na­ci­dos, co­mo ella, a ori­llas del Mar Ca­ri­be.

An­tes de lle­gar al set de Showbiz, que emi­te el ca­nal CNN en Es­pa­ñol, la do­mi­ni­ca­na pa­só por la ca­de­na Te­lemun­do co­mo corresponsal de Mia­mi del pro­gra­ma Le­ván­ta­te y con­duc­to­ra de Rit­mo y sa­bor (co­mo bue­na ca­ri­be­ña).

Per­so­na­jes de la mú­si­ca co­mo Sha­ki­ra, Ricky Mar­tin, En­ri­que Igle­sias, Gloria Es­te­fan y Ma­ná, así co­mo fi­gu­ras del ci­ne de la ta­lla de Ni­co­las Ca­ge, Ha­lle Berry, John Tra­vol­ta, An­to­nio Ban­de­ras y Will Smith (por so­lo men­cio­nar al­gu­nos) tam­bién pu­sie­ron a prue­ba el ta­lan­te de Mariela co­mo en­tre­vis­ta­do­ra en el pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­to La­mu­si­ca.com pa­ra Me­ga TV.

“Hay que te­ner sen­ti­do co­mún pa­ra sa­ber cuán­do una pre­gun­ta es­tá fue­ra de lu­gar, res­pe­tar cuan­do a un ar­tis­ta le gus­ta man­te­ner al mar­gen su vi­da per­so­nal. Ob­via­men­te hay mo­men­tos en los que la vi­da per­so­nal ocu­pa to­da la aten­ción, en­ton­ces uno en­tre­vis­ta con mu­cho cuidado y res­pe­to pa­ra sa­ber qué nos tie­ne que de­cir, pe­ro to­do de­be for­mar par­te de lo que el pú­bli­co quiere y ne­ce­si­ta es­cu­char”, di­ce la co­mu­ni­ca­do­ra que se ini­ció en la te­le­vi­sión en 1999, en el ca­nal Mango TV de Juan Luis Gue­rra, y que lle­gó a los me­dios es­ta­dou­ni­den­ses gra­cias a Ma­rio Kreutz­ber­ger, me­jor co­no­ci­do co­mo Don Fran­cis­co, con quien com­par­tió du­ran­te dos años el set de Sá­ba­do gi­gan­te.

“Mi in­te­rés por el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to tie­ne que ver con lo que soy, aman­te de la mú­si­ca, el bai­le, la pre­sen­ta­ción, me en­can­ta co­mu­ni­car. Me pa­re­ce in­tere­san­te des­cu­brir la vi­da del ar­tis­ta y dar­lo a co­no­cer más allá, co­mo per­so­na”, cuen­ta, va­lo­ran­do el di­na­mis­mo de su ofi­cio. “Siem­pre hay al­go nuevo que apren­der, que ha­cer, siem­pre hay una nue­va me­ta en la agen­da”.

A pro­pó­si­to, Mariela nos cuen­ta que en­tre sus pro­pó­si­tos del 2017 es­tá re­to­mar sus cla­ses de hip hop pa­ra sa­car­les pro­ve­cho a sus do­tes dan­cís­ti­cos. De­jó a un la­do es­ta prác­ti­ca de bai­le por la ma­ter­ni­dad. Aho­ra sus hi­jos,

DES­PUÉS DEL DI­VOR­CIO... “Yo es­toy más fuer­te que nun­ca, ben­de­ci­da con dos hi­jos in­te­li­gen­tes, lle­na de sue­ños y pro­yec­tos”.

EL PA­PEL CA­RI­BE­ÑO EN LA TV... “Ser ca­ri­be siem­pre va a cau­sar cier­ta ad­mi­ra­ción, por­que no imi­ta­mos, so­mos au­tén­ti­cos”.

Giu­sep­pe Ema­nuel, de 8 años, y Ella, de 4, no le im­pi­den bai­lar ni me­nos vol­ver a la pan­ta­lla gran­de.

“Es­toy fe­liz por­que re­gre­so a la ac­tua­ción y al ci­ne, mis otras pa­sio­nes. Es­te año es­tre­na­mos la pe­lí­cu­la La otra Pe­né­lo­pe, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y es­pe­ra­mos lle­var­la a va­rios fes­ti­va­les”, ex­pre­sa, em­po­de­ra­da des­pués del di­vor­cio que fir­mó ha­ce seis me­ses tras 12 años de ma­tri­mo­nio.

“Yo es­toy más fuer­te que nun­ca y lo que más me sa­tis­fa­ce es que mis hi­jos es­tán vi­vien­do con una mu­jer que les es­tá de­mos­tran­do que cual­quier cir­cuns­tan­cia que la vi­da le pre­sen­te, sa­be con­ver­tir­la en apren­di­za­je”, se ani­ma a con­tes­tar tras ser abor­da­da con el mis­mo res­pe­to que ella de­fien­de, en aras de ob­te­ner un men­sa­je ins­pi­ra­dor ha­cia sus se­gui­do­ras.

“No es un te­ma que yo tra­te de ha­blar, pe­ro cuan­do me pi­des un men­sa­je a la mu­jer co­bra otro sig­ni­fi­ca­do, por­que no se tra­ta de ha­blar de otra co­sa que no sea ins­pi­rar a tan­tas mujeres que le te­men al futuro cuan­do de­ben to­mar una de­ci­sión im­por­tan­te. Yo les di­go que hay que es­cu­char la voz del co­ra­zón, te­ner mu­cha fe en Dios, hay que creer, es­pe­rar lo me­jor. Hay que en­ten­der que las cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les nos ha­cen ma­du­rar, for­mar un me­jor ca­rác­ter. El que se de­rrum­ba no cre­ce”.

Mariela se sien­te una “mu­jer ben­de­ci­da” con una vi­da “lle­na de pro­yec­tos”, que con­fía rea­li­zar jun­to a sus dos hi­jos con su esen­cia ca­ri­be­ña.

“Ser ca­ri­be siem­pre va a cau­sar cier­ta ad­mi­ra­ción, sobre to­do en la te­le­vi­sión, por nues­tra for­ma de ser ge­nui­na. No­so­tros no imi­ta­mos, so­mos au­tén­ti­ca­men­te ale­gres, dis­fru­ta­mos y le po­ne­mos pa­sión a to­do lo que ha­ce­mos”.

Es­tá radicada en Es­ta­dos Uni­dos y des­de allá tam­bién con­fía en que su ca­rre­ra no va a des­fa­lle­cer, aun­que las ‘trom­pe­tas’ po­lí­ti­cas no anun­cien el me­jor pa­no­ra­ma pa­ra la co­mu­ni­dad la­ti­na re­si­den­te en ese país.

“Ca­da vez los la­ti­nos co­bran ma­yor im­por­tan­cia y nos ale­ja­mos de los es­te­reo­ti­pos. No hay na­da que te­mer, hay que se­guir en­tre­gan­do el co­ra­zón en lo que ha­ce­mos, al fi­nal el tra­ba­jo digno siem­pre de­fien­de al que lo ha­ce”. GC

La do­mi­ni­ca­na po­sa en el set de ‘Showbiz’, pro­gra­ma que pre­sen­ta pa­ra el ca­nal CNN en Es­pa­ñol.

Mariela al­ter­na­rá sus ro­les de ma­dre y pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión con la ac­tua­ción y el ci­ne, sus otras pa­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.