Arries­gar­se a vivir vien­do

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Hay gen­te que le tie­ne mie­do a los pro­ble­mas, pe­ro por más que uno se es­con­da, los líos lo en­cuen­tran. Hay quie­nes qui­sie­ran no te­ner que des­gas­tar­se o in­co­mo­dar­se, pe­ro na­die pue­de que­dar­se en la mis­ma po­si­ción por mil años. En la me­di­da que te mue­ves ha­brá pro­ble­mas. Al­gu­nos por tus de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, otros por­que te en­cuen­tran sin ha­ber he­cho na­da dis­tin­to, sim­ple­men­te por exis­tir. Por eso, pre­ten­der no te­ner pro­ble­mas es una ma­ne­ra de no exis­tir, de no ac­tuar, de no que­rer cons­truir el pro­yec­to de la vi­da. Los pro­ble­mas for­man par­te de la vi­da y hay que apren­der a acep­tar­los, en­fren­tar­los, ven­cer­los y apro­ve­char­los pa­ra ser fe­li­ces.

In­sis­to, la vi­da no es pa­ra man­te­ner­la es­con­di­da, ni pa­ra guar­dar­nos en una ca­ji­ta de cris­tal en la que na­da nos pa­se. La vi­da es pa­ra des­gas­tar­nos por ella, por al­go que val­ga la pe­na, arries­gar­nos a vivir es tan im­por­tan­te que es me­jor que ase­gu­rar­se en la inuti­li­dad de un re­fu­gio se­gu­ro y sin som­bras, aun­que tam­bién sin lu­ces. Creo que to­dos te­ne­mos que to­mar la de­ci­sión de sa­lir a vivir. Y vivir trae­rá sus be­mo­les, cla­ro que sí. Vivir nos ha­rá en­fren­tar­nos a más de una si­tua­ción com­pli­ca­da, pe­ro pa­ra eso tam­bién se vi­ve; las si­tua­cio­nes pro­ble­má­ti­cas le po­nen un sa­zón es­pe­cial a nues­tra exis­ten­cia.

Yo no sé cuán­tos pro­ble­mas ten­dré que re­sol­ver, pe­ro sí sé que no me voy a pri­var de vivir por mie­do a te­ner pro­ble­mas; co­mo quie­nes vi­ven pen­san­do en tra­ge­dias y ho­rro­res y por eso no sa­len del en­cie­rro. Hay quie­nes no se atre­ven a bus­car una pa­re­ja por­que tie­nen mie­do de su­frir, o no con­si­guen tra­ba­jo por­que los pue­den des­pe­dir. Pa­ra vivir con mie­do, creo que es me­jor no in­ten­tar vivir. Yo creo que uno to­ma riesgos y asu­me con­se­cuen­cias, por­que ese es el úni­co mo­do pa­ra vivir de ver­dad. Nun­ca va­mos a sa­ber cuán­tos años nos que­dan por de­lan­te, o cuán­tos días; pe­ro sa­be­mos que te­ne­mos un día hoy, que es­ta­mos aquí y aho­ra. Sa­be­mos que ten­dre­mos que lan­zar­nos a vivir y que nun­ca es­ta­re­mos exen­tos de que al­guien nos trai­cio­ne, o nos ro­be la paz, o que nos pi­sen o a que ha­blen mal de no­so­tros, pe­ro hay que arries­gar­se. Hay que to­mar par­ti­do en la vi­da y vivir. El que se que­da es­con­di­do pier­de, el que no po­ne a pro­du­cir los do­nes que Dios le dio, pier­de.

El que no es fe­liz aho­ra por­que es­tá es­pe­ran­do un día en el que sea ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ro vivir, en­ton­ces ten­drá que re­nun­ciar a su idea ilu­sa, por­que siem­pre ha­brá riesgos que co­rrer y pe­li­gros que sor­tear, pe­ro más apre­mian­te que es­to, es la ur­gen­cia de vivir. Vivir su­po­ne es­tar en la ba­ta­lla y no te­ner­le mie­do a los enemi­gos, lo im­por­tan­te es no bus­car pro­ble­mas por bus­car­los, no pue­des vivir in­ge­nua­men­te, ni cre­yen­do que to­dos son bue­nos pe­ro por fa­vor tam­po­co ca­zan­do bru­jas y ma­los en to­do mo­men­to y lu­gar. No te es­con­das de los pro­ble­mas pe­ro tam­po­co los bus­ques. Esa es la cla­ve y vi­ve con la for­ta­le­za y la es­pe­ran­za de siem­pre por­que al fin y al ca­bo co­mo di­ría Cha­plin: “más inevi­ta­ble que la muer­te, la vi­da mis­ma. Es­toy se­gu­ro que su­pe­rarás to­das las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les que tie­nes, eres ca­paz y hay gen­te dis­pues­ta a ayu­dar­te. Y si tie­nes fe, ten la cer­te­za que des­de don­de es­toy, es­toy oran­do por ti y por tu si­tua­ción. Áni­mo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.