Mar­ce­la Gon­zá­lez

Psi­có­lo­ga y ‘coach’ de yo­ga

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sa­ra Her­nán­dez C. sa­ra.her­nan­dez@el­he­ral­do.co FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Pa­ra el 2008 la ba­rran­qui­lle­ra Mar­ce­la Gon­zá­lez em­pe­zó a pre­sen­tar los sín­to­mas re­la­cio­na­dos con la en­fer­me­dad de lu­pus. Ha­bía per­di­do ca­be­llo y sen­tía do­lo­res ar­ti­cu­la­res. “Era co­mo si se me par­tie­ra el bra­zo y no po­día se­pa­rar­lo del cuer­po”. Ha­bía co­sas que no en­ten­día co­mo los do­lo­res en sus pies que le im­pe­dían le­van­tar­se. A ella le fue diag­nos­ti­ca­do lu­pus y así lo cre­yó.

SU HIS­TO­RIA. Ha­ce unos años vi­vió en Bo­go­tá don­de es­tu­dió Psi­co­lo­gía e hi­zo la ca­rre­ra téc­ni­ca de Co­ci­na y Pas­te­le­ría. Allá –cuen­ta– con­su­mía mu­chos pro­duc­tos light. A su vez tra­ba­jó de día co­mo in­ves­ti­ga­do­ra de mer­ca­dos en psi­co­lo­gía. “Allí co­no­cí sobre la in­dus­tria de la co­mi­da, cul­ti­vos de hor­ta­li­zas y fru­ta­les a lo lar­go de Cun­di­na­mar­ca, Bo­ya­cá, San­tan­der, Gua­te­ma­la y no­té có­mo se pro­du­cía la co­mi­da que cree­mos nor­mal”, re­ve­la la mu­jer que hoy tie­ne 28 años.

Me­ses des­pués, en una se­ma­na de re­ce­so uni­ver­si­ta­rio, ella via­jó a Ba­rran­qui­lla y to­mó be­bi­das ener­gi­zan­tes en un via­je a La Are­no­sa. Pe­ro al vol­ver a Bo­go­tá tu­vo la re­caí­da más fuer­te que re­cuer­da, la pér­di­da de ape­ti­to y fie­bre por una se­ma­na fue­ron al­gu­nos sín­to­mas. “Es­tu­ve en la ca­ma va­rios días y no te­nía ga­nas de ha­cer na­da”.

Mar­ce­la fue por se­gun­da vez al mé­di­co. Ella no se que­dó con la va­lo­ra­ción de un “sim­ple vi­rus” y bus­có es­ta vez a una re­co­no­ci­da reuma­tó­lo­ga en Bo­go­tá. El dic­ta­men fue cla­ro. Ella pa­de­cía lu­pus eri­te­ma­to­so sis­té­mi­co.

“En­tré en shock. Te di­cen que nun­ca te cu­ra­rás de una en­fer­me­dad que pue­de ata­car cual­quier par­te de tu cuer­po, tu sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, el mis­mo que dis­pa­ra an­ti­cuer­pos (re­co­no­cen y blo­quean vi­rus, bac­te­rias, hon­gos y has­ta pa­ra­si­tos)”. Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca­ba pa­ra ella to­da una vi­da me­di­ca­da, con­tro­les mé­di­cos, la zo­zo­bra de no sa­ber si po­dría te­ner hi­jos y otras ad­ver­ten­cias pa­ra una jo­ven de 20 años.

Su vi­da cam­bió. Ella sa­bía que te­nía que en­fren­tar la en­fer­me­dad que le aque­ja­ba. En­ton­ces lle­gó a un lu­gar bio­ener­gé­ti­co, en Ba­rran­qui­lla, y allí le su­gi­rie­ron se­guir una dieta de des­in­to­xi­ca­ción y eli­mi­nar pro­duc­tos co­mo car­nes ro­jas, en­la­ta­dos, cer­do, lác­teos y de­más pro­ce­sa­dos.

SU ‘RE­CU­PE­RA­CIÓN’. Tu­vo la opor­tu­ni­dad de per­ci­bir que las co­sas no eran co­mo ella creía. Ella in­ves­ti­gó y pro­fun­di­zó sobre su en­fer­me­dad y los há­bi­tos cu­li­na­rios que po­dría te­ner.

Des­pués de año y me­dio ella si­guió con las ci­tas con la reuma­tó­lo­ga, quien le dis­mi­nuía la do­sis de me­di­ca­men­tos ca­da vez que la vi­si­ta­ba. “Cuan­do ella me di­jo que iba bien pe­ro que si­guie­ra con mi ba­ja do­sis, yo de­jé a un la­do el me­di­ca­men­to. Un mes des­pués vol­ví y to­do sa­lió bien. No creí la his­to­ria de pa­de­cer la en­fer­me­dad de por

vi­da, mi cuer­po es­ta­ba sano”. Es­to ocu­rrió en el 2011.

No se de­tu­vo. En me­dio de su pro­ce­so de ex­plo­ra­ción vio el do­cu­men­tal Dul­ce mi­se­ria en el que no­tó lo que pue­de ocu­rrir­le a las per­so­nas al con­su­mir pro­duc­tos light. “Es­tos tie­nen as­par­ta­me -en­dul­zan­te con ba­jas ca­lo­rías­que se va acu­mu­lan­do y te in­to­xi­ca. El pro­duc­to pue­de lle­var a las per­so­nas a pre­sen­tar sín­to­mas de es­cle­ro­sis múl­ti­ple, mi­gra­ñas fuer­tes y lu­pus”.

Ahí Mar­ce­la se lle­nó de va­lor. Ella con­su­mía pro­duc­tos light gran par­te del tiem­po por lo que pa­ra ella su diag­nós­ti­co fue que es­ta­ba in­to­xi­ca­da con as­par­ta­me. Has­ta ese en­ton­ces no ha­bía un dic­ta­men mé­di­co.

Mar­ce­la de­ci­dió ir más allá de la ha­ri­na, el huevo, el azú­car y la man­te­qui­lla, in­gre­dien­tes bá­si­cos pa­ra ela­bo­rar los pos­tres que ha­cía. Tan­to así que de­ci­dió mon­tar una pas­te­le­ría de co­mi­da sa­lu­da­ble des­de el 2012.

AHO­RA. En sep­tiem­bre del año pa­sa­do y por lo di­cho en una en­tre­vis­ta a EL HERALDO en la que ex­pli­có su ca­so, su abue­lo psi­quia­tra le di­jo que es­ta­ba en “ne­ga­ción de su en­fer­me­dad” y le su­gi­rió ha­cer­se che­queos. Ade­más tu­vo un ac­ci­den­te en su pier­na y, an­te su len­ta re­cu­pe­ra­ción y la in­sis­ten­cia de sus fa­mi­lia­res, op­tó por con­sul­tar la in­ci­den­cia del lu­pus en la he­ri­da.

El reuma­tó­lo­go Mau­ri­cio Abe­llo le man­dó a rea­li­zar unos exá­me­nes. Al ob­te­ner los re­sul­ta­dos le di­jo que no te­nía lu­pus. “Lo que quiere de­cir que nun­ca lo tu­vis­te. No es una en­fer­me­dad que se qui­te, por lo que tu­vis­te otra pa­to­lo­gía con sín­to­mas si­mi­la­res”, re­cuer­da ella de la gra­ba­ción de aquel día.

Los efec­tos del as­par­ta­me co­bran va­lor pa­ra Mar­ce­la, aun­que hoy no es­tá com­pro­ba­do mé­di­ca­men­te.

Hoy en­ten­dió que co­mer sa­lu­da­ble es más que una mo­da y lo com­ple­men­ta con el yo­ga, de he­cho tie­ne un cen­tro de es­tu­dios de yo­ga y prác­ti­cas sa­lu­da­bles en Ba­rran­qui­lla. “To­dos de­be­mos des­per­tar la con­cien­cia y es­ta­ble­cer qué es lo que le ha­ce bien al cuer­po, así co­mo lo que no. Com­pra­mos lo que con­su­mi­mos y des­co­no­ce­mos su in­fes­ta­ción de quí­mi­cos”. GC

EL YO­GA EN SU VI­DA LE AYU­DA... “Aho­ra ten­go una ma­yor con­cien­cia cor­po­ral y mi men­te es­tá mu­cho más cal­ma­da”.

AL SER DIAG­NOS­TI­CA­DA... “Al­can­cé a pe­sar 42 ki­los y sa­bía que te­nía que ha­cer lo po­si­ble por au­men­tar mi pe­so cor­po­ral”.

Hoy Mar­ce­la prac­ti­ca yo­ga, una dis­ci­pli­na que a ella le ayu­da a man­te­ner­se en equi­li­brio y que com­ple­men­ta con su ali­men­ta­ción.

Mar­ce­la di­vi­de su día en sus es­tu­dios de yo­ga y prác­ti­cas sa­lu­da­bles y su cen­tro de co­mi­das, Kai­val­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.