Dia­na Zu­lua­ga, la cos­te­ña que ne­go­cia en las al­tu­ras

ES DE BARRANQUILLA, DEL BA­RRIO EL SI­LEN­CIO, Y JUN­TO A SU ES­PO­SO CREÓ UNA COM­PA­ÑÍA QUE ALQUILA MÁS DE 4.000 ‘JETS’ Y AVIO­NES PRI­VA­DOS EN TO­DO EL MUN­DO. AHO­RA SU NUE­VO PRO­YEC­TO SE CON­CEN­TRA EN COM­PAR­TIR SU EXI­TO­SA EX­PE­RIEN­CIA DE EM­PREN­DI­MIEN­TO.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Sa­ra Her­nán­dez C. FO­TOS Da­nie­la Murillo y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Dia­na Zu­lua­ga fue la úni­ca del nú­cleo fa­mi­liar que qui­so ir fue­ra de Co­lom­bia a pro­yec­tar su vi­da. Cuan­do ni­ña lu­cía los ta­co­nes de su ma­dre y de­cía que iría de via­je a Lon­dres y Pa­rís. Vi­vía en el ba­rrio el Si­len­cio de Barranquilla. No ha­bía ra­zón pa­ra que pen­sa­ra así, no te­nía re­fe­ren­tes fa­mi­lia­res, pe­ro esa ac­ti­tud era una pis­ta que su men­te le en­via­ba y que años más tar­de se­ría la reali­dad de su vi­da.

Es ba­rran­qui­lle­ra, es atre­vi­da –en el buen sen­ti­do, acla­ra–, no le te­me a pre­sen­tar­se sin que se lo pi­dan. Esa ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia del ca­ri­be­ño la ha acom­pa­ña­do siem­pre. Por eso hoy quie­re com­par­tir su ex­pe­rien­cia de éxi­to co­mo una de las fun­da­do­ras de la com­pa­ñía Jet D’or Pri­va­te Jet Char­ter, con ba­se en Nue­va York, em­pre­sa con más de 4.000 ae­ro­na­ves.

Ella se fue be­ca­da de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co a es­tu­diar a In­gla­te­rra y lue­go a Nue­va York. Ya en Es­ta­dos Uni­dos tra­ba­jó en va­rias ofi­ci­nas del sec­tor pú­bli­co, en­tre ellas, la Al­cal­día de ciu­dad en la que es­tu­dió.

No nie­ga que pa­sar por esos ro­les fue una par­te in­tere­san­te de su his­to­ria, pe­ro no era eso lo que bus­ca­ba en su vi­da. “Cam­bié to­tal­men­te de rum­bo. Mi sue­ño siem­pre fue via­jar por el mun­do, tra­ba­jar con la gen­te y la reali­dad de mi tra­ba­jo era otra”, ex­pli­ca.

Su en­torno era dis­tin­to, es­ta­ba en una ofi­ci­na gris y no veía a las per­so­nas que im­pac­ta­ba. De­jó el tra­ba­jo co­mo ana­lis­ta fi­nan­cie­ra en esa al­cal­día, una de­ci­sión va­lien­te pa­ra una ba­rran­qui­lle­ra de 29 años. Ahí ini­ció su “re­vo­lu­ción”.

“Hi­ce una in­tros­pec­ción pro­fun­da de mis ha­bi­li­da­des, mis sue­ños y el pre­cio que es­ta­ba dis­pues­ta a pa­gar”. De ese pro­ce­so re­sul­tó que te­nía que es­tar en ne­go­cios y en la ven­ta de al­go de lu­jo, al­go que le die­ra la li­ber­tad que tan­to an­he­la­ba.

To­có mu­chas puer­tas y apli­có a tra­ba­jos sin te­ner la ho­ja de vi­da en­fo­ca­da en ne­go­cios. Aun así, ella te­nía las que de­no­mi­na “ha­bi­li­da­des trans­fe­ri­bles”.

Apli­có a más de 50 tra­ba­jos de los que sa­lie­ron cua­tro en­tre­vis­tas. Su pri­me­ra ci­ta fue con una em­pre­sa de jets pri­va­dos. Ape­nas en­tró en ese mun­do, en el 2012, que­dó fle­cha­da por com­ple­to.

Ahí em­pe­zó, apren­dió y cuan­do ob­tu­vo ex­pe­rien­cia de­ci­dió ini­ciar su pro­yec­to. Ella, jun­to a su es­po­so Adam Pe­truc­cio­ne, crea­ron Jet D’or Pri­va­te Jet Char­ter, que tie­ne ope­ra­cio­nes en va­rios paí­ses. Su ma­ri­do fue quien la en­tre­vis­tó pa­ra el tra­ba­jo en la pri­me­ra em­pre­sa de al­qui­ler de jets.

SU EM­PRE­SA. Es­tá ubi­ca­da en Nue­va York y allí alquila avio­nes y jets pri­va­dos a las per­so­nas más ri­cas del mun­do. Ce­le­bri­da­des, em­pre­sa­rios, de­por­tis­tas y fa­mi­lias reales es­tán den­tro de ese lis­ta­do. “Sen­tí una gran ad­mi­ra­ción por es­te ti­po de clien­tes. Es que el 0.1 por cien­to del mun­do fun­cio­na di­fe­ren­te. Ellos lo­gran mu­chas can­ti­da­des de di­ne­ro en cor­to tiem­po y me apa­sio­né por sa­ber qué sa­bían ellos que el res­to del mun­do y yo no sa­bía”, re­cuer­da la tam­bién coach cer­ti­fi­ca­da.

Así ini­ció. Em­pe­zó a ca­pa­ci­tar­se en men­ta­li­dad, éxi­to, di­ne­ro, cre­ci­mien­to per­so­nal, ne­go­cios, en­tre otros te­mas, y los apli­có a su vi­da.“al po­co tiem­po pu­de ver re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res, en­tre esos, la ex­pan­sión de nues­tra red a más de cua­tro mil avio­nes”.

ROL CON­FE­REN­CIS­TA. No qui­so que­dar­se con el se­cre­to de su éxi­to y mo­ti­va­ción, y de­ci­dió com­par­tir­la con dis­tin­tas per­so­nas en Amé­ri­ca La­ti­na. Por eso lan­zó su pá­gi­na www.dia­na­zu­lua­ga.co en la que es­cri­be ar­tícu­los pa­ra sus más de cien mil se­gui­do­res. “Es­to me in­di­có que te­nía que ha­cer­lo en per­so­na. Su pri­me­ra gi­ra pa­só por Barranquilla, Bo­go­tá, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pe­rú, Mia­mi, en­tre otros lu­ga­res”.

Hoy tie­ne cla­ro que las per­so­nas que lo­gran gran­des co­sas son las que tra­ba­jan con su má­xi­mo po­ten­cial. “To­dos sen­ti­mos que na­ci­mos pa­ra co­sas gran­des, te­ne­mos un po­ten­cial in­fi­ni­to y no sa­be­mos có­mo sa­car­los pa­ra ob­te­ner esos co­no­ci­mien­tos”.

Apro­piar­se de la res­pon­sa­bi­li­dad en sus vi­das es otro com­por­ta­mien­to que las per­so­nas exi­to­sas ha­cen. “To­do lo bueno y lo ma­lo que tie­nes aho­ra de­pen­de de lo que has he­cho. Una per­so­na nor­mal em­pie­za a bus­car cul­pa­bles de su si­tua­ción, sus pa­dres, el co­le­gio y allí se que­da. No hay que ex­ter­na­li­zar esa cul­pa. Ese es el prin­ci­pal error”.

Las per­so­nas exi­to­sas tie­nen su pro­pio es­ti­lo. “Se di­ce que no im­por­ta lo que ha­ya pa­sa­do, siem­pre se­rá su cul­pa y só­lo ellos pue­den to­mar el si­guien­te pa­so a la si­guien­te eta­pa. Ellos tie­nen cla­ro lo que quie­ren lo­grar”, aña­de.

Es­to, de acuer­do con Dia­na, se de­be a que en al­gu­nos ca­sos los se­res hu­ma­nos no son ca­pa­ces de de­fi­nir con pre­ci­sión lo que an­he­lan. Es­to se­pa­ra a quie­nes son exi­to­sos de los que no.

“Una per­so­na exi­to­sa te di­ce al fi­nal de año ten­dré x co­sa, ubi­ca un plan de ac­ción y se lan­za al va­cío sin mie­do, sin es­tar lis­to, y sin mi­rar atrás o a los la­dos. Eso no pa­sa con al­guien que es­tá cre­cien­do, pues se que­da pen­san­do. El su­je­to cree que to­do tie­ne que es­tar ali­nea­do en su vi­da an­tes de to­mar la ac­ción por su sue­ño y, la­men­ta­ble­men­te, allí se que­da­rá”. GC

SO­BRE SU ES­PO­SO... “Es mi gran apo­yo en el pro­ce­so de crea­ción de la em­pre­sa. Ha si­do un gran res­pal­do”.

SU LA­BOR CON­FE­REN­CIS­TA... “Ca­da se­gun­do que in­vier­to en es­to me en­ri­que­ce, aún más cuan­do es­cu­cho los tes­ti­mo­nios”.

FO­TO: AR­CHI­VO PAR­TI­CU­LAR

El pro­pó­si­to de Dia­na es ins­pi­rar a otras per­so­nas en su ca­rre­ra ha­cia el éxi­to.

Dia­na, quien vi­ve en­tre Ma­drid y Nue­va York por ne­go­cios, po­sa pa­ra el len­te de la cá­ma­ra en uno de los ‘jets’ pri­va­dos que alquila en su com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.