Pa­blo Ve­ra

Rec­tor de Uni­mag

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Agus­tín Igua­rán Gon­zá­lez agus­tin.igua­ran@el­he­ral­do.co FO­TOS Jo­sé Puen­te

Con el con­ven­ci­mien­to de que los sue­ños se ha­cen reali­da­des cuan­do se tie­ne el co­ra­je de per­se­guir­los, Pa­blo Ve­ra Salazar se abrió pa­so por el ca­mino del éxi­to. Pa­ra ello de­bió so­bre­po­ner­se a mu­chas ad­ver­si­da­des, por­que pa­ra él es du­ro fra­ca­sar, pe­ro mu­cho peor “no in­ten­tar triun­far”.

Ha­ber si­do ven­de­dor de chan­ce, pes­ca­do y cer­ve­zas y os­ten­tar hoy el car­go de rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Mag­da­le­na, es el más evi­den­te tes­ti­mo­nio de que la po­bre­za no es ex­cu­sa pa­ra de­jar de al­can­zar me­tas.

Pa­ra­fra­sean­do a un pen­sa­dor in­glés, sos­tie­ne que “los hom­bres no se ha­cen a par­tir de vic­to­rias fá­ci­les sino en ba­se a gran­des de­rro­tas”. Pre­ci­sa­men­te ese con­cep­to lo apli­ca pa­ra el lo­gro de sus ob­je­ti­vos.

Se­gún Pa­blo Ve­ra, la con­fian­za que se tie­ne en sí mis­mo ha si­do fun­da­men­tal en sus triun­fos, y ma­ni­fies­ta, con con­vic­ción, que ha­ber lu­cha­do por lo que ha que­ri­do, le ha per­mi­ti­do no la­men­tar­se por lo que ha per­di­do.

Aun­que re­co­no­ce que tu­vo en su vi­da un pe­río­do de ateís­mo “ton­to”, ma­ni­fies­ta que es una “per­so­na ben­de­ci­da por Dios”. “Él me pu­so gen­te en el ca­mino pa­ra que me die­ran la mano”, pre­ci­só y mi­ró al te­cho de su ofi­ci­na.

Na­ció ha­ce 40 años en Iba­gué, To­li­ma, pe­ro se sien­te tan sa­ma­rio co­mo “El Mo­rro de la Bahía”, pues aquí lle­gó a los 7 años jun­to con su ma­dre Ana Salazar y su her­ma­na me­nor Nor­ma, hu­yen­do del mal­tra­to fa­mi­liar. Se ra­di­ca­ron en una pen­sión del Cen­tro His­tó­ri­co, más tar­de vi­vie­ron en el ba­rrio San Jor­ge y des­pués en el co­rre­gi­mien­to de Gai­ra.

Por las ma­ña­nas es­tu­dia­ba pri­ma­ria en el co­le­gio ofi­cial Ro­ta­rio, de ese co­rre­gi­mien­to y por las tar­des ven­día chan­ce en un pues­to que su ma­dre te­nía fren­te a la bahía de San­ta Mar­ta.

“El tra­ba­jo in­fan­til, cuan­do no hay otra al­ter­na­ti­va, te ayu­da a cre­cer y ma­du­rar”, afir­mó con con­vic­ción.

Lo va­lio­so de es­te jo­ven­ci­to fue que en sus es­pa­cios li­bres, en un ho­tel don­de su ma­dre guar­da­ba la me­sa del chan­ce, el due­ño le per­mi­tía ojear li­bros y allí fue don­de lo­gró leer los clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, La Ilía­da, El Qui­jo­te, La Di­vi­na Co­me­dia, en­tre otros.

Pe­ro tam­bién se le­yó el li­bro Drá­cu­la, de Bram Sto­ker y Cuen­tos de la Sel­va, de Ho­ra­cio Qui­ro­ga. In­creí­ble­men­te se apren­dió de me­mo­ria Cien Años de So­le­dad, de Ga­briel Gar­cía Már­quez. Hoy to­da­vía re­cuer­da mo­men­tos cla­ves, co­mo el pri­mer ca­pí­tu­lo de la his­to­ria: “Mu­chos años des­pués, fren­te al pe­lo­tón de fu­si­la­mien­to, el co­ro­nel Au­re­liano Buen­día ha­bía de re­cor­dar aque­lla tar­de re­mo­ta en que su pa­dre lo lle­vó a co­no­cer el hie­lo”.

La se­cun­da­ria en la Nor­mal de Va­ro­nes, los pa­gó con la ayu­da de su pa­dras­tro, Car­los Arrie­ta, pe­ro tam­bién con el pro­du­ci­do de su tra­ba­jo co­mo ven­de­dor de cer­ve­zas en El Ro­da­de­ro y otras en­se­na­das ad­ya­cen­tes.

En es­te rol co­no­ció, en el sec­tor de Sal­gue­ro, a ‘Arra­ca­cha’, un tra­ba­ja­dor de la in­for­ma­li­dad que le en­se­ñó los tru­cos de la pla­ya, in­clu­so a ma­ne­jar lan­chas, pe­ro tam­bién a per­so­nas que años más tar­de lo ayu­da­ron en te­mas fun­da­men­ta­les, uno de ellos, Al­ber­to Nar­du­chi, quien le cos­teó el pri­mer se­mes­tre aca­dé­mi­co en la Uni­ver­si­dad del Mag­da­le­na, a don­de en­tró a es­tu­diar In­ge­nie­ría Ci­vil.

En es­ta Ins­ti­tu­ción no fue ajeno a los pro­ble­mas so­cia­les y aca­dé­mi­cos y en ese sen­ti­do, se le re­co­no­ció por su ac­ti­vis­mo es­tu­dian­til, lle­gan­do a ser re­pre­sen­tan­te an­te el Con­se­jo Su­pe­rior.

Lue­go de gra­duar­se con ho­no­res, tra­ba­jó en su pro­fe­sión en em­pre­sas pri­va­das, vin­cu­la­do a im­por­tan­tes pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, uno de ellos la reha­bi­li­ta­ción de la do­ble cal­za­da del ac­ce­so al Ae­ro­puer­to Los Gar­zo­nes, en la ca­pi­tal de Cór­do­ba, Mon­te­ría.

“La in­ge­nie­ría le da a uno un sen­ti­do más prác­ti­co de la vi­da”, se­ña­ló.

Más tar­de re­gre­só a la Uni­ver­si­dad del Mag­da­le­na desem­pe­ñán­do­se co­mo Je­fe de la Ofi­ci­na de Pla­nea­ción y al mis­mo tiem­po ini­ció es­tu­dios de Es­pe­cia­li­za­ción y pos­te­rior­men­te de Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción, en la Uni­ver­si­dad Ea­fit de Me­de­llín.

Al ca­bo ra­to apli­có a la con­vo­ca­to­ria de la Fun­da­ción Ca­ro­li­na de Es­pa­ña, lo­gran­do una be­ca que le per­mi­tió cur­sar sus es­tu­dios de Doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, don­de su te­sis fue ca­li­fi­ca­da So­bre­sa­lien­te Cum Lau­de, por una­ni­mi­dad.

“Mi his­to­ria la veo re­pe­ti­da en mu­chos es­tu­dian­tes, hom­bres y mu­je­res que son me­se­ros, em­pa­ca­do­res en su­per­mer­ca­dos, men­sa­je­ros y que al tiem­po lu­chan por ser unos pro­fe­sio­na­les”, co­men­tó.

Pa­blo Ve­ra es sin­ce­ro y re­co­no­ce que nun­ca pen­só en lle­gar a ser rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Mag­da­le­na.

“De lo que sí es­ta­ba se­gu­ro era que no me iba a que­dar co­mo ven­de­dor de cer­ve­zas en la pla­ya”, con­clu­ye, sen­ta­do de­lan­te de su es­cri­to­rio y mi­nu­tos an­tes de re­ci­bir a va­rios es­tu­dian­tes.

MI­RAN­DO HA­CIA ATRÁS... “Mi his­to­ria la veo re­pe­ti­da en mu­chos es­tu­dian­tes que lu­chan por ser pro­fe­sio­na­les”.

“Hu­mil­dad es el equi­li­brio en­tre no hu­mi­llar a na­die, y no hu­mi­llar­se an­te na­die”, opi­na Ve­ra Salazar, que po­sa en un pa­si­llo de la Uni­mag.

Pa­blo Ve­ra Salazar en una de las zo­nas ver­des de la Uni­ver­si­dad del Mag­da­le­na, en San­ta Mar­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.