To­do es po­si­ble pa­ra el que cree

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Ca­si co­mo un gri­to pro­nun­ció Jesús la fra­se que hoy te in­vi­to a pen­sar, a asu­mir y a lle­var gra­ba­da en lo más pro­fun­do de tu co­ra­zón: “to­do es po­si­ble pa­ra el que cree”, una cer­te­za que no tie­ne una me­jor res­pues­ta que la que dio el hom­bre que la es­cu­chó de la­bios del Se­ñor: “Creo, ayu­da a mi po­ca fe”. Es una de las pá­gi­nas que me con­mue­ven del evan­ge­lio por el tono de Jesús, ur­gi­do de con­ven­cer­nos, ca­si de­ses­pe­rán­do­se al ver que no lo­gra­mos con­fiar del to­do en Él. Los in­vi­to a bus­car­la, se en­cuen­tra en el ca­pí­tu­lo 9 del Evan­ge­lio de Mar­cos. Es el Maes­tro usan­do un tono muy emo­cio­nal pa­ra re­cor­dar­nos que ni su amor ni su po­der tie­nen fron­te­ras ni lí­mi­tes.

Mu­chas ve­ces me pre­gun­to por qué no ter­mi­na­mos de creer­le, por qué nos cues­ta tan­to con­fiar en lo que una piz­ca de su gra­cia pue­de ha­cer en nues­tra vi­da. Es que cuan­do cree­mos, no le es­ta­mos con­fian­do la vi­da a una pe­que­ña fuer­za del uni­ver­so, ni a una per­so­na con al­go de in­fluen­cia so­bre cier­tas co­sas, sino que es­ta­mos de­jan­do la vi­da en­te­ra en ma­nos de aquel al que na­da le re­sul­ta im­po­si­ble. No­to esa fal­ta de con­fian­za en las co­sas que ha­ce­mos to­dos los días, en la for­ma co­mo bus­ca­mos la sa­tis­fac­ción le­jos de su ros­tro, en la de­ses­pe­ra­da ma­ne­ra co­mo lle­na­mos nues­tros va­cíos con co­sas, y no con el sen­ti­do que su Pa­la­bra le da a to­das las co­sas. Y no­to su fuer­za y su po­der, y no so­lo no­to, sino que me des­bor­da y me so­bre­pa­sa, cuan­do veo la vi­da de tan­tas per­so­nas a mi al­re­de­dor y mi pro­pia vi­da, que han si­do trans­for­ma­das de for­mas que no hu­bie­ra po­di­do ima­gi­nar. Si mi­ro mi pro­pia his­to­ria, o la de per­so­nas que quie­ro y que vi­ven enamo­ra­das de Jesús, es in­ne­ga­ble pa­ra mí que he si­do he­cho por ma­nos om­ni­po­ten­tes.

La his­to­ria de los hom­bres y mu­je­res de fe es una his­to­ria re­ple­ta de co­sas que pa­re­cían im­po­si­bles, de ha­za­ñas que no re­sul­ta­rían creí­bles an­te la mi­ra­da de quie­nes de to­do sos­pe­chan, pe­ro que en lo pro­fun­do de no­so­tros, se­dien­tos co­mo es­ta­mos de un sen­ti­do que nos ar­ti­cu­le la exis­ten­cia y nos re­te en de­ter­mi­na­da di­rec­ción, tam­bién que­re­mos ver con­ver­ti­das en reali­dad pró­xi­ma, que­re­mos que se ha­gan tam­bién en no­so­tros.

Ten­go una in­vi­ta­ción pa­ra ti, ca­si que una pe­ti­ción; una­mos nues­tra voz a la de aquel hom­bre, pi­da­mos al Se­ñor que si­ga sien­do siem­pre bueno con no­so­tros y que ayu­de a nues­tra po­ca fe. Sé que to­dos pa­sa­mos por mo­men­tos di­fí­ci­les, en los que nos cues­ta con­fiar, en los que pa­re­cie­ra que no ve­mos la sa­li­da, pe­ro el Se­ñor es­tá con no­so­tros en esos mo­men­tos, y so­lo Él es la sa­li­da. Sé que hay cir­cuns­tan­cias que son ma­yo­res de lo que cree­mos que po­de­mos asu­mir y so­por­tar, pe­ro ni una so­la de las ba­ta­llas de la vi­da la da­mos no­so­tros so­los, Jesús siem­pre es­tá con no­so­tros, y nos da to­das las de­mos­tra­cio­nes de que po­de­mos con­fiar en su po­der.

Es ho­ra de de­jar de vi­vir den­tro del mar­co de lo po­si­ble, es ho­ra de sa­ber que me­re­ce­mos más, no pa­ra sen­tir­nos por en­ci­ma de na­die, sino por­que na­die vi­vo de­be pen­sar que per­te­ne­ce a la se­gun­da di­vi­sión. Es el mo­men­to de que nues­tra po­ca fe crez­ca, se mul­ti­pli­que. Jesús siem­pre nos da­rá ra­zo­nes pa­ra con­fiar ple­na­men­te en Él, ha­gá­mos­lo pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.