Fran­cis­co Castillo Es­tu­dian­te y acor­deo­ne­ro

Fran­cis­co Castillo Sa­ker es­tu­dia Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les. En el Clá­si­co Mun­dial lle­vó el va­lle­na­to a la tri­bu­na del es­ta­dio don­de ju­gó el equi­po na­cio­nal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

De ha­blar pau­sa­do es Fran­cis­co Castillo Sa­ker. Un acor­deo­ne­ro, aman­te del va­lle­na­to, la sal­sa y la mú­si­ca ran­che­ra. Sus fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos le di­cen ‘Pa­chi­to’.

Des­de su ha­bi­ta­ción, en su ho­gar en el nor­te de Ba­rran­qui­lla, com­par­tió que na­ció el pri­me­ro de no­viem­bre de 1996, que sor­tea su tiem­po en­tre la mú­si­ca y el es­tu­dio y que es­tu­vo re­cien­te­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo asis­ten­te al Clá­si­co Mun­dial de Béis­bol.

Ahí, en me­dio de ins­tru­men­tos, mi­cró­fo­nos, equi­po de so­ni­do y go­rras de to­do ti­po con­tó por qué la mú­si­ca le apa­sio­na. Que cur­sa cuar­to se­mes­tre de Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad del Nor­te y que tie­ne un res­tau­ran­te que abrió ha­ce po­co. Es des­com­pli­ca­do, ale­gre y ha­bla con na­tu­ra­li­dad, la mis­ma con la que di­ce com­po­ner can­cio­nes, cuan­do le na­ce.

SU PA­SIÓN. “A mí me gus­ta la mú­si­ca en to­dos sus as­pec­tos. Pien­so que se tra­ta de en­ten­der los gé­ne­ros mu­si­ca­les

y sus fun­cio­nes”, di­ce Fran­cis­co, en su “hu­mil­de opinión”. Su afi­ción por la mú­si­ca co­men­zó des­de los tres años, con el vio­lín. Pe­ro co­mo no pu­do con él, pa­só a la gui­ta­rra eléc­tri­ca. Es­ta tam­po­co fue su fuer­te y de­ci­dió de­jar­la a un la­do y apren­der a to­car ba­te­ría. “Era la épo­ca en que me gus­ta­ba el rock, no me gus­ta­ba el va­lle­na­to”, pe­ro aho­ra to­do es di­fe­ren­te.

“Me enamo­ré del va­lle­na­to”, con­fie­sa, amor que sur­gió so­lo un tiem­po des­pués de que em­pe­za­ra a en­ten­der có­mo se usa­ba un acor­deón, a sus 12 años. “Con el acor­deón me que­dé, y con él es­toy des­de ha­ce ocho años”, ad­mi­te el fa­ná­ti­co de las com­po­si­cio­nes de Ra­fael Es­ca­lo­na.

La gui­ta­rra es otro de sus ins­tru­men­tos fa­vo­ri­tos. De he­cho con ella es con la que com­po­ne. Ac­ti­vi­dad que –ase­gu­ra– sa­le cuan­do el cuer­po se lo pi­de. “Un día es­ta­ba to­can­do al­go de Fon­se­ca y se me ol­vi­dó la le­tra. Em­pe­cé a de­cir pa­la­bras y a se­guir to­can­do. Así sa­lió mi pri­me­ra can­ción y vi que po­día es­cri­bir. Aho­ra soy com­po­si­tor”, cuen­ta el jo­ven que des­de en­ton­ces em­pren­dió el mo­vi­mien­to #Com­po­nien­do­co­moan­tes.

“Ha­ce un año co­men­cé a pu­bli­car vi­deos en Ins­ta­gram (@fran­cis­co­cas­ti­llo­sa­ker) can­tan­do o to­can­do al­gún ins­tru­men­to con el hash­tag #Com­po­nien­do­Co­moan­tes, por­que quie­ro res­ca­tar la pu­re­za mu­si­cal de an­tes, la for­ma co­mo se es­cri­bían las can­cio­nes, que te­nían le­tras con fun­da­men­to”, ex­pli­ca el ba­rran­qui­lle­ro, que aun­que al­gu­nos ami­gos le di­cen que de­be ha­cer al­go más mo­derno, él lo ha­ce por­que le na­ce.

LA SEN­SA­CIÓN DEL ES­TA­DIO. Esa pa­sión fue la que se evi­den­ció ha­ce unos días, en al­gu­nos te­le­vi­so­res que sin­to­ni­za­ron el par­ti­do de béis­bol de la Se­lec­ción Co­lom­bia an­te Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Co­lom­bia par­ti­ci­pa­ba por pri­me­ra vez en el Clá­si­co Mun­dial de Béis­bol, y él fue a apo­yar con su fa­mi­lia, don­de fue en­fo­ca­do va­rias ve­ces por las cá­ma­ras, to­can­do el acor­deón en el Mar­lins Park.

“Fui a Mia­mi por­que que mi pri­mo Na­bil Cris­matt ju­ga­ba co­mo pit­cher. Cuan­do lle­ga­mos al pri­mer par­ti­do vi­mos que ha­bía gen­te con tam­bo­res y gua­cha­ra­cas, y no­so­tros (él jun­to a su fa­mi­lia) que so­mos los más des­or­de­na­dos no te­nía­mos na­da”, re­la­tó pau­sa­da­men­te, mien­tras guar­da­ba el acor­deón con el que fue fo­to­gra­fia­do. “Allá, un ba­rran­qui­lle­ro, ami­go de unos pri­mos, me pres­tó su acor­deón, lo lle­vé al es­ta­dio y to­qué La cum­bia cie­na­gue­ra y La go­ta fría, en el úl­ti­mo par­ti­do. Los do­mi­ni­ca­nos vie­ron que no so­lo so­mos bue­nos en béis­bol, tam­bién tenemos un fol­clor her­mo­so”, re­cuer­da, agre­gan­do que, in­du­da­ble­men­te, pa­ra el mun­dial 2021 se­rá lo pri­me­ro que em­pa­ca­rá. LA COM­BI­NA­CIÓN. La mú­si­ca es fun­da­men­tal en la vi­da de Fran­cis­co, pe­ro so­lo le sa­ca es­pa­cio lue­go de de­di­car­le tiem­po a sus es­tu­dios. “Me gus­ta ha­cer las co­sas bien, no me gus­ta ser me­dio­cre”, afir­ma el in­na­to ne­go­cian­te. “En el co­le­gio ven­día pla­ta­ni­tos, cris­pe­tas, has­ta fui pres­ta­mis­ta”, di­ce en­tre ri­sas del por­qué de­ci­dió es­tu­diar esa ca­rre­ra. De he­cho, ha­ce cua­tro me­ses abrió un res­tau­ran­te. “Con mi her­mano y mis pri­mos, creé ‘Pri­mos’, en Puer­to Co­lom­bia, un lu­gar de co­mi­das rá­pi­das”, di­ce el es­tu­dian­te de Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les.

Él es­pe­ra man­te­ner vi­gen­te su ne­go­cio sin qui­tar­le el ojo a su mo­vi­mien­to #Com­po­nien­do­co­moan­tes. Ra­zón por la que si un pro­duc­tor mu­si­cal lo lle­ga a bus­car, él le di­rá: “yo no sé si lo que ha­go es bueno o ma­lo, pe­ro de lo que es­toy se­gu­ro es que es di­fe­ren­te”. GC

SO­BRE EL ACOR­DEÓN EN EL PAR­TI­DO... “Los do­mi­ni­ca­nos vie­ron que no so­lo so­mos bue­nos en el béis­bol, que tenemos un fol­clor her­mo­so”.

Ade­más del acor­deón, Fran­cis­co apren­dió a to­car la gui­ta­rra, el piano, la gua­cha­ra­ca, la caja, la ar­mó­ni­ca y tam­bién com­po­ne, cuan­do le na­ce.

‘Pa­chi­to’ to­có el acor­deón du­ran­te el par­ti­do de Co­lom­bia con­tra Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ani­man­do a la tri­co­lor en su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en un Mun­dial.

Fran­cis­co no du­dó en to­mar­se una ‘sel­fie’ en el es­ta­dio Mar­lins Park.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.