Oli­va Ca­ba­lle­ro y Sal­va­dor Naz­zar

Sal­va­dor Naz­zar Naz­zar tie­ne 89 años y su es­po­sa, Oli­va Ca­ba­lle­ro Con­tre­ras, 87. El hom­bre de­por­tis­ta os­ten­ta el ré­cord na­cio­nal de ca­ram­bo­la li­bre, al ha­cer 500 con­se­cu­ti­vas en 25 mi­nu­tos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sa­ra Her­nán­dez C. FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Los re­cuer­dos es­tán in­tac­tos en la memoria de Sal­va­dor Naz­zar Naz­zar y Oli­va Ca­ba­lle­ro Con­tre­ras. A pe­sar de sus eda­des am­bos re­me­mo­ran el día en que se co­no­cie­ron sin ma­yor es­fuer­zo.

Oli­va em­pe­zó a tra­ba­jar en Ma­gan­gué, lu­gar al que lle­gó oriun­da de El Ban­co Magdalena con su fa­mi­lia. Allí, un día vio a un hom­bre en la pla­za que lla­mó su aten­ción. Un co­men­ta­rio de su her­ma­na que­dó en su men­te: “oja­lá te ca­sa­ras con un hom­bre co­mo ese”.

A los po­cos días la mu­jer veía pa­sar to­dos los días a un se­ñor por su pues­to de tra­ba­jo. No era Sal­va­dor, era Or­lan­do, un ami­go que ani­mó a su com­pa­ñe­ro al re­co­rri­do. “Acom­pá­ña­me pa­ra que veas a una pe­la­da lin­da”, re­cuer­da el hom­bre son­rien­te. “Mi­ra tú lo que me mos­tra­ría”.

El ami­go era muy enamo­ra­di­zo y Sal­va­dor no le dio im­por­tan­cia al he­cho. Fue tan­ta la in­sis­ten­cia que Naz­zar no pu­do re­sis­tir­se. “Va­mos a ver en­ton­ces”, le ex­pre­só re­sig­na­do.

La vio. “Ella era fi­le­ña, cabello os­cu­ro y lar­go; es que era y aún es her­mo­sa”, ano­ta or­gu­llo­so su hoy es­po­so. Era el mis­mo hom­bre a quien Oli­va ha­bía vis­to an­tes. Sin em­bar­go, ella fue dig­na y, aun­que es­ta­ba emo­cio­na­da, se con­tu­vo an­te aquel su­ce­so.

Sal­va­dor, co­mo hom­bre de­ci­di­do que siem­pre ha si­do, le di­jo a su com­pa­ñe­ro que la irían a bus­car a su ca­sa y,

co­mo era un pue­blo pe­que­ño, allí lle­ga­ron. El pa­dre de Oli­va es­ta­ba en la puer­ta de la vi­vien­da.

— Se­ñor, bue­nas no­ches—, di­je­ron el par de jó­ve­nes al lle­gar.

—¿Qué se les ofre­ce?—, res­pon­dió el hom­bre.

—Es­ta­mos bus­can­do a Pau­li­ta Eche­verry (que por cier­to, pa­ra no co­me­ter nin­gún error en la tra­ve­su­ra, era la ma­má del ami­go de Sal­va­dor).

—No­so­tros es­ta­mos re­cién lle­ga­dos y no co­no­ce­mos a mu­chas per­so­nas, qué pe­na— le di­jo el pa­dre de Oli­va.

Ahí que­dó to­do. Sal­va­dor vol­vió al día si­guien­te. Eran otros tiem­pos más se­gu­ros y el pa­dre de Oli­va lo in­vi­tó a pa­sar. En la sa­la de la ca­sa, se­gún cuen­tan, las cons­tan­tes mi­ra­das en­tre sí fue­ron la chis­pa en su re­la­ción, ade­más del gus­to in­ci­pien­te de aque­lla tar­de en la Pla­za de Ma­gan­gué.

“Lo que vino des­pués ya ni te cuen­to, ocho hi­jos y un hom­bre com­ple­ta­men­te enamo­ra­do. Eso lo di­go con to­tal se­gu­ri­dad”, cuen­ta la mu­jer mien­tras su ma­ri­do asien­te. “Y no me da pe­na de­cir­lo”, in­te­rrum­pe el hom­bre.

LO QUE VINO DES­PUÉS. Si bien la fa­mi­lia de Sal­va­dor le ha­bía pro­me­ti­do un ne­go­cio en el pue­blo, to­do se al­te­ró y no re­ci­bió na­da al ca­sar­se. No lo pen­só, de­ci­dió ir­se a Ba­rran­qui­lla a gue­rrear­se la vi­da. Al prin­ci­pio no fue fá­cil. Sal­va­dor siem­pre ha si­do un lu­cha­dor, via­je­ro y un ven­de­dor inago­ta­ble, así que asu­mió con va­len­tía las rien­das del ho­gar, el mis­mo que se edi­fi­có con mu­cho es­fuer­zo eco­nó­mi­co.

Rá­pi­da­men­te dio a co­no­cer­se co­mo re­pre­sen­tan­te de ventas de va­rias em­pre­sas y via­jó por va­rias par­tes de Co­lom­bia y el mun­do. Hoy, el con­ta­dor ge­ne­ral que año­ró es­tu­diar Me­di­ci­na, tra­ba­ja con Crea­cio­nes Iru­ña y tie­ne ya 74 años ha­cién­do­lo.

A su vi­da co­mo via­je­ro se le su­man las múl­ti­ples aven­tu­ras que sir­vie­ron de fuen­te en los li­bros que ha es­cri­to, co­mo las que vi­vió por 10 años bus­can­do a los me­jo­res de­por­tis­tas de Co­lom­bia.

EL DE­POR­TE. Hoy Sal­va­dor pue­de con­ser­var un gran re­cuer­do: el ré­cord na­cio­nal de ca­ram­bo­la li­bre. Hi­zo 500 con­se­cu­ti­va­men­te en 25 mi­nu­tos, en 1968. El tí­tu­lo fue ho­mo­lo­ga­do por la Fe­de­ra­ción Co­lom­bia­na de Bi­llar el 20 de oc­tu­bre de 1995.

Nun­ca des­cui­dó su ho­gar por ju­gar bi­llar, pa­ra él lo más im­por­tan­te fue su fa­mi­lia y sus hi­jos.

De ese even­to el hom­bre tie­ne in­con­ta­bles aven­tu­ras, co­mo las de aque­llas en las que le de­cían ‘El Diablo del Ta­co’.

“El bi­llar es una dis­ci­pli­na que exi­ge pre­pa­ra­ción in­te­gral (...). Yo re­pre­sen­to el bi­llar con dig­ni­dad, dis­ci­pli­na y a la al­tu­ra en cual­quier ám­bi­to. Es­te de­por­te no es si­nó­ni­mo de ser al­guien to­ma­dor de al­cohol”, ex­pre­sa.

Re­cuer­da que co­no­ció el bi­llar cuan­do cur­só su co­le­gio en Mom­pox, Bo­lí­var, des­de ter­ce­ro ele­men­tal.

Tam­bién fue beis­bo­lis­ta e in­te­gró el De­por­ti­vo Ca­ri­be e hi­zo par­te de la Se­lec­ción de Ma­gan­gué.

“El de­por­te que más me gus­tó jun­to al bi­llar”, se­ña­la. Con el jue­go de pe­lo­ta re­ci­bió múl­ti­ples re­co­no­ci­mien­tos que aún con­ser­va en la pa­red de la sa­la de su ca­sa. Al mi­rar­las él son­ríe. Cen­te­na­res de no­ti­cias re­cor­ta­das que­dan co­mo el re­cuer­do de sus tan­tas ex­pe­rien­cias. PER­SO­NAS QUE LES RO­DEAN. Los in­te­gran­tes de su fa­mi­lia sa­ben que ha te­ni­do un buen mo­de­lo pa­ra edi­fi­car sus pa­sos. De he­cho, su hi­jo ma­yor, que tie­ne su mis­mo nom­bre, ad­mi­ra el amor de sus pa­dres. “Han ma­ne­ja­do muy bien la to­le­ran­cia, apren­dien­do ca­da uno a acep­tar las fa­llas del otro”. Él apun­ta que fue él quien le en­se­ñó a no per­der de vis­ta el ob­je­ti­vo tra­za­do, sea cual sea, y el te­ner los mo­ti­vos fres­cos aun­que pa­se el tiem­po. Eso —ase­gu­ra— lo man­tie­ne sano, tan­to así que pue­de es­cri­bir sin po­ner­se len­tes.

“Él no ha ti­ra­do la toa­lla y siem­pre tie­ne sus idea­les, me­tas a se­guir o por las que lu­char (…). Es que nun­ca se rin­de”, son­ríe Sal­va­dor Ju­nior.

El pe­rio­dis­ta Faus­to Pé­rez, que tra­ba­jó en EL HE­RAL­DO y Al Día, es­cri­bió re­cien­te­men­te un libro que cuen­ta su his­to­ria, la que me­re­ce ser co­no­ci­da por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

“Es un ejem­plo de vi­da, de su­pera­ción y amor por sus hi­jos. A pe­sar de no lle­gar a es­tu­diar en una uni­ver­si­dad y te­ner un ori­gen hu­mil­de lo­gró im­por­tan­tes ha­za­ñas que me­re­cen ser destacadas”. GC

DEL DÍA EN QUE SE CO­NO­CIE­RON... “Yo lo mi­ra­ba a él y él a mí, pe­ro no ha­blá­ba­mos. La pri­me­ra con­ver­sa­ción la li­de­ró mi ma­dre”.

LA PE­TI­CIÓN DE SU PA­DRE... “Mi pa­dre que­ría que me ca­sa­ra con al­guien de la co­mu­ni­dad ára­be, pe­ro a mí no me gus­ta­ban”.

La pa­re­ja son­rien­te en la sa­la de su apar­ta­men­to, ubi­ca­do en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Los ocho hi­jos jun­to a sus pa­dres en la ce­le­bra­ción de sus Bo­das de Oro.

Sal­va­dor y Oli­va se ca­sa­ron el 12 de no­viem­bre de 1949, en Ma­gan­gué.

En 1999, Oli­va y Sal­va­dor fes­te­ja­ron sus 50 años de ma­tri­mo­nio.

La ima­gen de la pa­re­ja al po­co tiem­po de ca­sar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.