Una mi­ra­da que nos ve y nos re­co­no­ce

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

En es­tos días es­toy im­pre­sio­na­do con las mi­ra­das de Jesús. Me con­mue­ve re­vi­sar los tex­tos de los evan­ge­lios y des­cu­brir que so­lo fi­ján­do­me en las mi­ra­das del Se­ñor, en la for­ma co­mo ve a las per­so­nas con las que se en­cuen­tra, po­dría apren­der mu­chas co­sas que no ha­bía no­ta­do pre­via­men­te. Jesús en los evan­ge­lios es el hom­bre que mi­ra, es el que se fi­ja en lo que los otros no, es el que ve a ca­da uno co­mo es, con lo que trae, con lo que le fal­ta, con lo que ca­da uno no pue­de ver de sí mis­mo, pe­ro Él sí.

Pien­so en el epi­so­dio en la ori­lla del la­go, jus­to an­tes de lla­mar a Pe­dro. El Se­ñor ve las bar­cas, y al ver­las le da ini­cio a la his­to­ria de amis­tad más im­pre­sio­nan­te que ha­ya­mos po­di­do co­no­cer: La de Jesús con Pe­dro. Bas­tó con ver las bar­cas pa­ra en­trar en su mun­do, en su mar, en sus re­des y en sus mie­dos. Jesús no mi­ra por mi­rar, él quie­re des­cu­brir lo que so­mos, lo que vi­vi­mos, quie­re dar­se cuen­ta y a la vez ha­cer que po­da­mos dar­nos cuen­ta de nues­tra esen­cia, nues­tra pro­fun­di­dad, la ver­dad de nues­tra exis­ten­cia, esa que a tan­tos le he­mos ocul­ta­do o dis­fra­za­do, pe­ro que a él no po­de­mos ne­gar­le.

¡Pa­sa­mos inad­ver­ti­dos pa­ra tan­tas per­so­nas! Son mu­chos los que nun­ca se da­rán por en­te­ra­dos de nues­tro pa­so por la tie­rra, otro tan­to los que sa­brán pe­ro no les im­por­ta­rá de­ma­sia­do, sin em­bar­go, Jesús nos ve. Pa­ra Él so­mos esen­cia­les, vi­ta­les pa­ra su ca­mino. Jesús no sa­be se­guir de lar­go, siem­pre mi­ra, siem­pre se fi­ja, siem­pre se de­tie­ne, y cuan­do lo ha­ce nos ve­mos en sus ojos, so­mos al­guien pa­ra Jesús, y él nos tie­ne en cuen­ta. Su mi­ra­da nos ha­ce SER.

Pien­so en la es­ce­na, de nue­vo con Pe­dro, cuan­do han cap­tu­ra­do a Jesús y en me­dio del ini­cio de su tor­tu­ra lo in­te­rro­gan, tam­bién afue­ra de allí al­gu­nos cria­dos in­te­rro­gan a Pe­dro y él di­ce tres ve­ces que no co­no­ce a aquel hom­bre. Jesús mi­ra a Pe­dro, Pe­dro mi­ra a Jesús y se apar­ta de allí a llo­rar. Pien­so en la amis­tad, en la cer­ca­nía, en la ne­ce­si­dad que los se­res hu­ma­nos tenemos del otro, de su leal­tad, de su cum­pli­mien­to de lo pro­me­ti­do. Nues­tra fra­gi­li­dad siem­pre se­rá res­ca­ta­da por la mi­ra­da de Jesús, nues­tra de­bi­li­dad siem­pre se­rá sal­va­da por su for­ma de ver­nos, siem­pre com­pa­si­va, siem­pre lle­na de mi­se­ri­cor­dia, siem­pre con la es­pe­ran­za pues sa­be que po­de­mos ser más, que po­de­mos ser me­jo­res.

Du­ran­te mu­cho tiem­po se nos ha­bló de un Dios que “to­do lo ve” co­mo una ma­ne­ra de ad­ver­tir so­bre la vigilancia, ca­si co­mo una au­di­to­ría, que des­de el cie­lo se ejer­ce so­bre nues­tros com­por­ta­mien­tos, pe­ro cuan­do me en­cuen­tro con la mi­ra­da de Jesús, que es el ros­tro vi­si­ble de Dios Pa­dre, me doy cuen­ta que Dios “to­do lo ve” con una mi­ra­da de bon­dad, y eso sig­ni­fi­ca que no es­tá ca­li­fi­can­do nues­tra vi­da, sino ha­cien­do lo po­si­ble por­que la vi­va­mos ple­na­men­te, por­que no es­te­mos con­de­na­dos a la me­dio­cri­dad, a la so­le­dad, al va­cío, por el con­tra­rio su ma­ne­ra de ver­nos es ins­pi­ra­ción pa­ra que no­so­tros po­da­mos te­ner la con­vic­ción de que es po­si­ble vi­vir de una ma­ne­ra dis­tin­ta y ser fe­li­ces.

De­je­mos que nos en­cuen­tre esa mi­ra­da de Jesús, y de­je­mos que nues­tra mi­ra­da se en­cuen­tre con la su­ya. En­ton­ces po­dre­mos dar­nos cuen­ta que so­mos más de lo que sa­be­mos de no­so­tros mis­mos, so­mos lo que Dios hi­zo, so­mos lo que Jesús ve. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.