CA­RI­BE

Ai­da Bos­sa, la voz que re­vi­vió a ‘la Ni­ña’ Emi­lia

Gente Caribe - - Portada - Págs. 14-15

LA CAR­TA­GE­NE­RA PRO­TA­GO­NIS­TA DE ‘DÉ­JA­LA MO­RIR’ AFIR­MA QUE SU PA­PEL LE PER­MI­TIÓ CUM­PLIR DOS SUE­ÑOS: IN­TER­PRE­TAR A EMI­LIA Y CAN­TAR FOLCLOR.

La his­to­ria de Jua­na Emi­lia He­rre­ra Gar­cía es la de una lu­cha­do­ra, la de una gue­rre­ra ca­ri­be. Así lo ex­pre­sa Ai­da Bos­sa, la car­ta­ge­ne­ra que se en­car­gó de in­ter­pre­tar­la en Dé­ja­la mo­rir, la se­rie del ca­nal re­gio­nal Te­le­ca­ri­be que por es­tos días es­tá en la men­te del pú­bli­co de la Cos­ta con su tra­di­cio­nal “Co­ron­co­ro se mu­rió tu mae”. Pa­ra la ac­triz bo­li­va­ren­se era el mo­men­to de con­tar la his­to­ria de Emi­lia, un re­la­to de re­sis­ten­cia con el que se iden­ti­fi­can mi­llo­nes de mu­je­res de nues­tra re­gión. Es la vi­da de “nues­tras ma­más, nues­tras abue­las, a las que les to­có so­li­tas sin un ma­ri­do al la­do”, y que lo­gra­ron sa­car ade­lan­te a sus hi­jos, a su fa­mi­lia. Es­to tie­ne con­ten­ta, fe­liz en lo ab­so­lu­to a Ai­da Bos­sa, la luz, voz, nor­te y ca­de­ras de una se­rie que re­vo­lu­cio­na la te­le­vi­sión co­lom­bia­na con su par­ti­cu­lar es­ti­lo. En es­ta, si aún no la ha vis­to, se na­rra la vi­da de ‘ la Ni­ña Emi­lia’ con ac­tua­ción, mú­si­ca y tes­ti­mo­nios do­cu­men­ta­les. Asi­mis­mo, con es­te pro­yec­to, Ai­da cum­plió dos sue­ños: can­tar folclor (otra de sus gran­des pa­sio­nes al la­do de la ac­tua­ción y ser ma­má de Mi­cae­la) e in­ter­pre­tar a Emi­lia, la can­ta­do­ra de Evi­tar.

Cuan­do le plan­tea­ron ha­cer P el pa­pel de ‘ la Ni­ña Emi­lia’ ¿qué pa­só por su men­te? R An­tes de ha­cer­me la pro­pues­ta de ser Emi­lia me ha­bla­ron del pro­yec­to, tu­ve una reunión con An­drés Sal­ga­do, que es el es­cri­tor, él me ha­bla de es­ta ini­cia­ti­va de Te­le­ca­ri­be. De en­tra­da me emo­cio­né, le de­cía a An­drés la ma­ra­vi­lla que sig­ni­fi­ca con­tar la his­to­ria de vi­da de es­ta mu­jer, sin sa­ber to­da­vía que yo iba a ser ‘ la Ni­ña Emi­lia’ (...) Me en­te­ro que Nelly iba a in­ter­pre­tar a ‘ la Ni­ña Emi­lia’, en prin­ci­pio. Des­pués, de un mo­men­to a otro, em­pe­zó a cam­biar la co­sa, yo ha­go un cas­ting, An­drés me di­ce que lo gra­be pa­ra él mos­trar­lo. Fi­nal­men­te lo ha­go, mi es­po­so lo gra­ba en mi ca­sa. Me die­ron una se­ma­na pa­ra ha­cer­lo. Em­pe­cé a ver la entrevista de Er­nes­to Mc­caus­land, que es co­mo el úni­co ar­chi­vo que hay de ella, ya es­ta­ba co­mo en­fer­ma, muy del­ga­da, tam­bién hay por ahí al­gu­nas imá­ge­nes de ella can­tan­do, no en­con­tré na­da más, so­lo la entrevista. Bus­qué la pe­lu­ca, la ba­to­la, di­ga­mos que esos son los ador­nos, tam­po­co qui­se ver mu­cho la entrevista.

¿Por qué? P

Cuan­do tú em­pie­zas a in­ter­pre­tar R la vi­da, o a al­guien, pue­den caer fa­ci­li­to en la imi­ta­ción y eso no era lo que yo que­ría pro­po­ner. Ob­vio, ella po­see unas ca­rac­te­rís­ti­cas muy par­ti­cu­la­res, una voz, una ri­sa, su for­ma de can­tar, lo que can­ta­ba. An­drés me de­cía que me pin­ta­ra de ne­gro pa­ra que me vie­ra más mo­re­ni­ta, yo le di­je que no. Tam­bién me fui a com­prar mis uñas, yo mis­ma las pin­té, ella usa­ba uñas de oro, cuan­do em­pie­za la bo­nan­za (...) Man­do ese cas­ting y des­de ese mis­mo día em­pe­za­ron a lla­mar­me, An­drés me de­cía que que­da­ron muy fe­li­ces, ma­ta­dos. Me lla­mó el pro­duc­tor y me di­jo que yo era ‘la Ni­ña Emi­lia’. Ahí em­pe­zó de ver­dad el tra­ba­jo por­que cuan­do yo man­do el video to­da­vía no sa­bía na­da, ca­si que fue una pro­pues­ta, por­que la ini­cia­ti­va era que lo hi­cie­ra Nelly, el per­so­na­je lo cons­tru­yo cuan­do me ven­go a Ba­rran­qui­lla. El pri­mer pro­ce­so fue can­tar las can­cio­nes, an­tes de ir­me a ro­dar a Maha­tes yo es­tu­ve dos se­ma­nas can­tan­do. Yo can­to cin­co te­mas de Emi­lia y sie­te can­cio­nes más que se hi­cie­ron pa­ra mu­si­ca­li­zar.

A us­ted le gus­ta el tam­bor y P en al­gún mo­men­to to­có la gai­ta. ¿Tal vez por eso en el mo­men­to en el que le lle­gó la opor­tu­ni­dad de in­ter­pre­tar ese pa­pel no ca­yó en la imi­ta­ción? R Eso era lo que me­nos que­ría, mos­trar una ca­ri­ca­tu­ra o imi­tar un per­so­na­je, eso me pa­re­ce irres­pe­tuo­so. Que­ría in­ter­pre­tar, dar­le al­ma a es­ta mu­jer, pien­so que ha si­do un re­ga­lo ma­ra­vi­llo­so del uni­ver­so ha­cer es­to. Ha­cer a Emi­lia me per­mi­tió a mí can­tar lo que siem­pre he que­ri­do can­tar, folclor. Yo lo he he­cho, in­clu­so he can­ta­do con can­ta­do­ras, al­gu­na vez com­par­tí es­ce­na­rio en Bo­go­tá con la maes­tra Martina Ca­mar­go, ella es otra can­ta­do­ra de San Martín de Lo­ba. Es­to ha si­do al­go que siem­pre ha es­ta­do ahí, con­mi­go, nun­ca lo he desa­rro­lla­do por­que mi ofi­cio es de ac­triz, con Emi­lia se me dio el do­ble, in­ter­pre­tar­la a ella y can­tar yo. En la se­rie es­cu­chas a Emi­lia, que es in­ter­pre­ta­da por mí, y lo que mu­si­ca­li­za es mi voz.

P ¿Có­mo le fue cuan­do lle­gó a Evi­tar ( la tie­rra na­tal de Emi­lia) por pri­me­ra vez? R Cuan­do yo lle­go allá lo pri­me­ro que di­je era que que­ría co­no­cer a Nelly y así fue. Yo lle­gué, in­clu­so An­drés Sal­ga­do ( guio­nis­ta de la se­rie) me mi­ra­ba en el ca­rro, por­que en el ca­mino iba oran­do, pi­dién­do­le a Dios que me guia­ra, que ella me re­ci­bie­ra bien. Fue bo­ni­to el re­ci­bi­mien­to, tran­qui­lo, to­do fue po­co a po­co. Ella es­ta­ba muy pen­dien­te de to­do, ob­ser­ván­do­me ha­cia aden­tro, co­mo iden­ti­fi­can­do quién era yo (…) Ten­go en­ten­di­do que cuan­do a ella le di­cen que no iba a can­tar a su ma­má, ella di­ce: –có­mo así, si al­guien de­be can­tar a mi ma­má soy yo—. Pe­ro Nelly tam­bién can­ta y es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra que la es­cu­chen can­tar (...) yo tra­té de acer­car­me lo que más pu­de al co­lor de voz (de Emi­lia), y yo ten­go una voz ga­li­llúa, ron­qui­ta, eso sir­vió mu­cho. Era el mo­men­to de con­tar la his­to­ria y aquí es­ta­mos.

P ¿Te­ner co­mo es­po­so a un ex­ce­len­te ac­tor (Ju­lio Cé­sar He­rre­ra) ayu­da en al­go? R No­so­tros so­mos muy crí­ti­cos con el tra­ba­jo, de he­cho ha­ce cin­co o seis años él es mi má­na­ger y yo el de él. Nues­tro tra­ba­jo lo ma­ne­ja­mos no­so­tros. An­tes de eso, cuan­do hay una au­di­ción, un cas­ting, yo se lo pre­sen­to a él, siem­pre nos mos­tra­mos los ejer­ci­cios. In­clu­so, si no nos po­de­mos ver me man­da el video: bá­ja­le aquí, sú­be­le, es­tá bue­ní­si­mo, mán­da­lo. So­mos muy crí­ti­cos”.

P Des­pués de es­to ¿se vie­ne una Ai­da más mu­si­cal, la ve­re­mos can­tar en una No­che del Río? R Eso se­ría di­vino, oja­lá. De he­cho ya hi­ci­mos ca­si un ál­bum, ha­blan­do con el di­rec­tor mu­si­cal me de­cía eso, apar­te de lo que can­té de Emi­lia, hi­ci­mos has­ta una cham­pe­ta, don­de yo ha­go co­ros. Pa­ra Emi­lia to­do lo que se ha he­cho y se ha crea­do, ha si­do con un gru­po ma­ra­vi­llo­so, an­tes de via­jar nos reunía­mos en el es­tu­dio de Jo­sé Car­los María (di­rec­tor de mu­si­ca­li­za­ción y so­ni­do, ade­más ac­tor), con Ram­sés Ra­mos (di­rec­tor de ac­to­res), Alessandro Ba­si­le (di­rec­tor) y los mú­si­cos. Nos en­ce­rrá­ba­mos a can­tar, a com­po­ner la mú­si­ca pa­ra las es­ce­nas. To­qué tam­bor y otros ins­tru­men­tos afri­ca­nos que no co­no­cía.

P ¿Qué opi­na del ma­chis­mo? R Siem­pre es­tá, pe­ro a ve­ces sien­to que las mu­je­res son más ma­chis­tas que los mis­mos hom­bres, eso ya se vol­vió un cli­ché (...) En el ca­so de las ma­más con los hi­jos va­ro­nes, que hay una re­la­ción tan fuer­te de la ma­má con el va­rón, ese te­ma na­ce ahí. “Cui­da­do se va a po­ner a llo­rar, no se pon­ga con esas ma­ri­ca­das”, eso vie­ne de uno mis­mo. P ¿Y en el me­dio tam­bién se ve? Eso de­pen­de có­mo uno afron­te la R vi­da, el tra­ba­jo y to­do. Por­que pa­ra mí eso no se con­ci­be, a pe­sar de que soy de la Cos­ta y aquí se ve mu­cho el ma­chis­mo.

SU FOR­MA­CIÓN AC­TO­RAL... “Es­tu­dié dos años en la Aca­de­mia Char­lot. Des­pués me fui pa­ra la es­cue­la de for­ma­ción de ac­to­res del Tea­tro Li­bre de Bo­go­tá”.

FO­TO: OR­LAN­DO AMADOR

En es­ta ima­gen, Ai­da po­sa en el pa­tio de la ca­sa de la fa­mi­lia Lo­bo Llanos, ubi­ca­da en el ba­rrio Pra­do, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.