Luz María Do­ria Pe­rio­dis­ta De­co­ra­ción con ‘el co­lor de la mu­jer’

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Una ado­les­cen­te de 16 años fue la que de­jó atrás en Car­ta­ge­na pa­ra per­se­guir su sue­ño de pe­rio­dis­ta. Vo­ló, li­te­ral­men­te, a Mia­mi y allá se co­men­zó a pre­pa­rar. Al po­co tiem­po co­no­ció a su ído­lo de la épo­ca, Cris­ti­na Sa­ra­le­gui, pa­ra quien tra­ba­jó mo­men­tos des­pués y la que la ayu­dó con su vi­sa de tra­ba­jo.

Hoy, con ca­si 52 años, esa mu­jer cuen­ta la his­to­ria con ale­gría, unas cuan­tas lá­gri­mas, y or­gu­llo pro­fun­do por lo que ha con­se­gui­do has­ta el día de hoy, ser la mu­jer de sus sue­ños.

“De na­da va­le que tú sien­tas pa­sión por al­go, o que seas per­sis­ten­te, si no te atre­ves, o si a la ho­ra de que te atre­vas sa­les con un cho­rro de ba­bas”, di­ce Luz María Do­ria, la pro­ta­go­nis­ta de es­ta entrevista.

Ha­ce unos me­ses, su nom­bre en­ca­be­zó va­rios ti­tu­la­res en los me­dios de comunicación, pues es­cri­bió un li­bro, La mu­jer de mis sue­ños, que vino a pro­mo­cio­nar en Co­lom­bia. Por eso, de pron­to, ya mu­chos sa­brán que de­ci­dió es­tu­diar pe­rio­dis­mo por ser fan de la re­vis­ta Cos­mo­po­li­tan, que fue co­rres­pon­sal de un pe­rió­di­co co­lom­biano du­ran­te sus es­tu­dios de Comunicación de las ar­tes en la uni­ver­si­dad Barry, en Mia­mi, y que al gra­duar­se fue con­tra­ta­da pa­ra re­dac­tar en la edi­to­rial de su ado­ra­da re­vis­ta.

Así co­men­zó el cuen­to so­ña­do de Luz María, uno que sí se hi­zo reali­dad.

“De Cris­ti­na apren­dí que uno to­do lo que quie­re en la vi­da lo pue­de con­se­guir, y que lo más im­por­tan­te es to­mar ac­ción”, ase­gu­ra la car­ta­ge­ne­ra. “Yo de­ci­dí to­mar ac­ción, com­ba­tir mis mie­dos, mis in­se­gu­ri­da­des, y tra­ba­jar mu­cho”.

Fue el mie­do lo pri­me­ro que de­jó a un la­do al cam­biar de país de re­si­den­cia. Co­mo ella mis­ma di­ce “es el enemi­go nú­me­ro uno de los sue­ños”. La jo­ven que ha­bía lle­ga­do a La ciu­dad del sol des­de la cos­ta Ca­ri­be co­lom­bia­na, con­tó con fe­li­ci­dad, co­mo si lo di­je­ra por pri­me­ra vez, que tu­vo que qui­tar­se la ti­mi­dez de en­ci­ma y atre­ver­se a co­sas nue­vas. Co­mo ser la di­rec­to­ra de una nue­va pu­bli­ca­ción (Cris­ti­na La re­vis­ta), cuan­do so­lo te­nía 24 años. Car­go que lle­gó a su vi­da por ha­ber desem­pe­ña­do un buen pa­pel fren­te a Sa­ra­le­gui.

La per­se­ve­ran­cia la adop­tó. Y cuan­do creía que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de de­cir­le adiós a su sue­ño, su ángel, de nue­vo, la ayu­dó. “Cris­ti­na me pi­dió la vi­sa de tra­ba­jo. Que­ría que si­guie­ra tra­ba­jan­do con ella, me di­jo que con­si­guie­ra un abo­ga­do, y a los 3 o 4 me­ses re­ci­bí la car­ta de apro­ba­ción”, cuen­ta de una de sus ma­yo­res ben­di­cio­nes. La que hoy, es­tá se­gu­ra, no se­ría tan fá­cil de dis­fru­tar.

Su re­to ma­yor fue lle­gar a Uni­vi­són. Ahí se desem­pe­ña co­mo la vi­ce­pre­si­den­ta y pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va del ma­ña­ne­ro Des­pier­ta Amé­ri­ca, el pro­gra­ma his­pa­noa­me­ri­cano con más au­dien­cia en ese país. Sin em­bar­go di­ce que no ha si­do fá­cil, al me­nos no des­de es­te año. “Nun­ca an­tes ha­bía exis­ti­do un ín­di­ce de ma­yor es­trés en­tre los hi­jos de in­mi­gran­tes que aho­ra, por­que creen que Trump los se­pa­ra­rá de sus fa­mi­lias. Pe­ro ahí es­tá Des­pier­ta Amé­ri­ca, pa­ra de­cir­les có­mo ayu­dar­los”.

Ade­más de crear un ho­gar jun­to a su es­po­sos ecua­to­riano, que dis­fru­tan jun­to a su hi­ja de 20 años, Luz María se de­di­ca a com­par­tir su fór­mu­la pa­ra el éxi­to, a tra­vés de su pri­mer li­bro. “Siem­pre he pen­sa­do que los pro­fe­sio­na­les te­ne­mos una obli­ga­ción con la ge­ne­ra­ción que nos si­gue, de com­par­tir la fór­mu­la que nos da re­sul­ta­do. Eso

Luz María Do­ria cuen­ta por qué de­ci­dió es­cri­bir ‘La mu­jer de mis sue­ños’, y com­par­te lo que le de­jó su na­tal Car­ta­ge­na an­tes de apos­tar­le al pe­rio­dis­mo en Mia­mi, EE.UU.

fue lo que hi­ce”, ad­mi­te, la aman­te a la es­cri­tu­ra y lec­tu­ra, con más de 10 li­bros en su me­si­ta de no­che. “Soy lo que so­ñé ser, y eso te­nía que con­tar­lo”.

CAR­TA­GE­NA. No po­de­mos se­guir ha­blan­do de Luz María sin con­tar có­mo La He­roi­ca, hi­zo, y aún ha­ce, par­te de su vi­da. Re­la­to que ha­ce lue­go de una pau­sa, pro­duc­to de unas cuan­tas lá­gri­mas que le re­cuer­dan de dón­de vie­ne y cuán­to ex­tra­ña su ciu­dad.

Con la voz en­tre­cor­ta­da, ex­pre­só có­mo aún la man­tie­ne cer­ca, de la ma­ne­ra que pue­da. Y que la si­gue vi­si­tan­do, co­mo el pa­sa­do di­ciem­bre que el Al­cal­de le dio un re­co­no­ci­mien­to. “Siem­pre es­tá pre­sen­te. En mi ca­rro ten­go mú­si­ca de Co­lom­bia, en mi ca­sa se co­me pa­ta­cón con que­so, an­do con are­tes co­lom­bia­nos pues­tos, siem­pre ten­go al­go co­lom­biano en mano, así que ¡cla­ro que me ha­ce mu­cha fal­ta! Y vi­vo muy or­gu­llo­sa de ha­ber na­ci­do allí”, ex­cla­ma.

“Lo me­jor que Car­ta­ge­na me de­ja es ese ‘ no te preo­cu­pes’, el ‘ có­ge­la sua­ve’. De una ciu­dad tu­rís­ti­ca con ce­ro es­trés. Eso es lo que trai­go en la san­gre”, y es sin du­da lo que apli­ca en su día a día es­ta mu­jer, ma­dre, hi­ja y pe­rio­dis­ta exi­to­sa, que no se de­jó ven­cer por la in­se­gu­ri­dad pa­ra po­der al­can­zar sus me­tas.

LO QUE LE DE­JÓ CAR­TA­GE­NA... “Creo que es ese ‘to­do va a es­tar bien’, o el ‘có­ge­la sua­ve’ lo que trai­go en la san­gre car­ta­ge­ne­ra”.

Es­ta pe­rio­dis­ta es la vi­ce­pre­si­den­ta y pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va del pro­gra­ma ‘Des­pier­ta Amé­ri­ca’, del ca­nal Uni­vi­són.

Luz María du­ran­te la gi­ra de lan­za­mien­to de su pri­mer li­bro, ‘La mu­jer de mis sue­ños’. Aquí en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.