Mi­re­ya Cis­ne­ros Ges­to­ra so­cial ve­ne­zo­la­na

La co­fun­da­do­ra de Ve­ne­zue­la Sin Lí­mi­tes y Uni­dos en Red es­tu­vo en Co­lom­bia en el fo­ro ‘Wo­men Wor­king for the World’. La voz no le tem­bló pa­ra ha­blar de su país.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Mi­re­ya Cis­ne­ros na­ció en Chi­le. A los ocho años su fa­mi­lia se tras­la­dó a Ve­ne­zue­la y hoy su mar­ca­do acen­to ca­ra­que­ño so­lo es una ca­rac­te­rís­ti­ca, un ras­go del pro­fun­do amor que sien­te por el país ve­cino que la adop­tó. Es­ta ca­sa­da con el em­pre­sa­rio ve­ne­zo­lano Os­wal­do Cis­ne­ros, Pre­si­den­te de Di­gi­tel. De he­cho, el pri­mer ape­lli­do de Mi­re­ya es Bla­via, so­lo que con el tiem­po adop­tó el de su es­po­so.

Re­cien­te­men­te Mi­re­ya es­tu­vo en Co­lom­bia en la IV edi­ción del fo­ro Wo­men Wor­king for the World, un es­pa­cio en el que se dis­cu­ten el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­clu­si­vo, los de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos de las mu­je­res, su rol en la fi­lan­tro­pía y la vio­len­cia en con­tra de mu­je­res y ni­ñas, en­tre otros. Mi­re­ya fue una in­vi­ta­da de lu­jo, so­bre to­do por su tra­ba­jo co­mo co­fun­da­do­ra de Ve­ne­zue­la Sin Lí­mi­tes, así co­mo de Uni­dos en Red, or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal sin áni­mo de lu­cro fun­da­da jun­to a Ale­jan­dro Sanz, Mi­guel Bo­sé y Jua­nes. Ac­tual­men­te su prin­ci­pal la­bor es co­nec­tar ins­ti­tu­cio­nes cla­ves de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial con el fin de crear alian­zas es­tra­té­gi­cas en­tre ellos, co­mo la Fun­da­ción Car­los Slim, el La­tin Grammy Cul­tu­ral Foun­da­tion, BCIU y la Se­gib, en­tre otros.

Co­mo to­dos los ve­ne­zo­la­nos ha su­fri­do por la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en su país y las de­ci­sio­nes del go­bierno ac­tual, que se­gún sus pa­la­bras, afec­tan a los más ne­ce­si­ta­dos. Sin pho­tos­hop Mi­re­ya ha­bló con Gen­te Ca­ri­be.

¿El ma­chis­mo obs­tru­ye el li­deP raz­go de las mu­je­res? R Sí, es la­ten­te. Tam­bién es la par­te cul­tu­ral, las mu­je­res no nos he­mos em­po­de­ra­do lo su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­le fren­te, es­ta­mos en una épo­ca en la que las mu­je­res nos es­ta­mos pre­pa­ran­do más, a pe­sar de que so­mos las mu­je­res me­nos pre­pa­ra­das con pro­ble­mas co­mo el del em­ba­ra­zo ado­les­cen­te. Pe­ro son mu­chas las que es­tán es­tu­dian­do ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias, mu­cho más que los hom­bres, y eso nos va a dar más opor­tu­ni­da­des.

¿Cuán­do cree que ese cam­bio P se pue­de em­pe­zar a con­cre­tar en La­ti­noa­mé­ri­ca? R En los pró­xi­mos 10 años eso va ir dan­do un vuel­co. Hoy hay más mu­je­res pre­pa­ra­das, lo que sí de­be­mos ha­cer ya es ser más so­li­da­rias en­tre no­so­tras, acom­pa­ñar­nos, so­li­ci­tar­nos más, ser más uni­das.

¿De qué for­ma se pue­den apoP yar más en­tre las mu­je­res? R Acom­pa­ñán­do­nos, hay mu­cho que dar de mu­jer a mu­jer, en co­no­ci­mien­to, ex­pe­rien­cia, de­di­cán­do­nos más a com­par­tir nues­tras ex­pe­rien­cias

unas con otras. Eso nos va a ayu­dar a ir su­peran­do las ba­rre­ras que se nos van a pre­sen­tar en la vi­da.

¿Por qué de­ci­dió te­ner la ini­ciaP ti­va de crear Ve­ne­zue­la Sin Lí­mi­te o Uni­dos en Red? R Yo me pla­neé la vi­da que que­ría, ser in­de­pen­dien­te tem­prano, que­ría te­ner mi fa­mi­lia y lue­go que­ría de­di­car­me a ayu­dar a la gen­te. Eso es al­go que que­ría ha­cer des­de los 15 años, era co­mo un plan de vi­da. Afor­tu­na­da­men­te fui ha­cien­do las co­sas co­mo en si­mul­tá­nea. Es­tu­dié Edu­ca­ción Es­pe­cial, me in­tere­sa­ba mu­cho ayu­dar a los ni­ños en con­di­cio­nes es­pe­cia­les, sa­car­los de los cuar­tos os­cu­ros, de las vi­vien­das. To­da­vía eso pa­sa mu­cho, las fa­mi­lias no sa­can a sus ni­ños cuan­do tie­nen ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. Sen­tí que mi va­lor agre­ga­do a la so­cie­dad, en la po­si­ción que es­ta­ba te­nien­do a tra­vés de unas em­pre­sa era con las fun­da­cio­nes, por­que pue­do es­tar en las dos reali­da­des: aten­dien­do los pro­ble­mas de la gen­te, ade­más de ha­blar con lí­de­res que pue­den co­la­bo­rar­les, crear esos puen­tes es al­go que me gus­ta ha­cer, me en­can­ta, soy bue­na ven­de­do­ra y me asig­né esa ta­rea.

La si­tua­ción po­lí­ti­ca de Ve­neP zue­la es com­pli­ca­da, ¿de al­gu­na ma­ne­ra esa cri­sis la ha afec­ta­do en su tra­ba­jo? R Nos ha afec­ta­do a to­dos, ahí no se sal­va na­die. Nos ha afec­ta­do en to­dos los sen­ti­dos. Ese es un pen­sa­mien­to y un re­pen­sa­mien­to per­ma­nen­te, lo que ha­cía­mos an­tes, que no era una ur­gen­cia hoy en día es una emer­gen­cia, te tie­nes que rein­ven­tar e in­ge­niar­te la for­ma de re­sol­ver tus pro­ble­mas y có­mo ayu­dar de una ma­ne­ra prác­ti­ca y ob­je­ti­va. No po­de­mos ha­cer pla­nes de lo que nos gus­ta­ría ha­cer sino de lo que hay que ha­cer. Hay que ser muy con­cre­to y ubi­ca­do en las ne­ce­si­da­des reales de la gen­te, la sa­lud y la ali­men­ta­ción, por no de­cir la edu­ca­ción y to­do lo de­más. Hoy es­ta­mos en emer­gen­cia en la sa­lud y la nu­tri­ción.

¿Qué ha­cer pa­ra que Ve­ne­zue­la P su­pere es­te mo­men­to?

R Se­guir apo­yán­do­nos los ve­ne­zo­la­nos con los ve­ne­zo­la­nos. Sien­to a ve­ces que los que es­ta­mos vi­vien­do en Ve­ne­zue­la, te­ne­mos to­dos esos mo­men­tos com­ple­jos con las re­gu­la­cio­nes, las nor­mas, las fal­tas, las ca­ren­cias, esos fac­to­res no te de­jan ver más allá de esa si­tua­ción. Los que es­tán afue­ra, que se es­tán ins­ta­lan­do y lle­van­do su vi­da, re­sol­vien­do sus pro­pios pro­ble­mas y los de sus fa­mi­lias so­lo tie­nen tiem­po pa­ra eso y más na­da

¿Ve­ne­zue­la se­ría me­jor sin el P go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro? R Ne­ce­si­ta­mos un go­bierno que nos es­cu­che y nos ayu­de a su­pe­rar­nos, que nos de opor­tu­ni­da­des. ¿Có­mo se han da­do esas alia­nP zas con re­co­no­ci­dos ar­tis­tas co­mo Jua­nes o Ale­jan­dro Sanz? R Eso ha si­do una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa en mi vi­da. Son per­so­na­li­da­des fan­tás­ti­cas con una gran sen­si­bi­li­dad y una ca­pa­ci­dad im­pre­sio­nan­te de lle­gar­le a mi­llo­nes de per­so­nas con su men­sa­je. Pa­ra mí ha si­do muy en­ri­que­ce­dor, por­que real­men­te el com­pro­mi­so que tie­nen esos ar­tis­tas con los que tra­ba­ja­mos re­ve­la una vo­ca­ción de ser­vi­cio de por vi­da.

LA CRI­SIS EN VE­NE­ZUE­LA... “Lo que ha­cía­mos an­tes, que no era una ur­gen­cia hoy en día es una emer­gen­cia”.

DEL PRE­SI­DEN­TE NI­CO­LÁS MA­DU­RO... “Ne­ce­si­ta­mos un go­bierno que nos es­cu­che y nos ayu­de a su­pe­rar­nos, que nos de opor­tu­ni­da­des”.

SO­BRE LA MU­JER LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NA... “De­be­mos ser más so­li­da­rias, acom­pa­ñar­nos, so­li­ci­tar­nos más, ser más uni­das”.

Mi­re­ya crea alian­zas con gran­des em­pre­sas y ar­tis­tas fa­mo­sos pa­ra bus­car fon­dos que ayu­den a po­bla­ción vul­ne­ra­ble.

En su vi­si­ta al país, Mi­re­ya afir­mó que es­cu­chó de bo­ca de las co­lom­bia­nas his­to­rias de su­pera­ción que le dan fuer­za pa­ra se­guir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.