Ma­da­me Va­ci­le Cu­ra­do­ra mu­si­cal

En dos años se ha da­do a co­no­cer con su sa­bor pa­cí­fi­co y ca­ri­be, has­ta fi­gu­rar en­tre los pro­gra­ma­do­res de mú­si­ca del mo­men­to con una lis­ta de re­pro­duc­ción que in­clu­ye más de tres mil can­cio­nes pro­ve­nien­tes de Áfri­ca.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Ha­ce dos años, Ve­ró­ni­ca Vi­lle­gas Mar­tí­nez se con­vir­tió en Ma­da­me Va­ci­le. Des­de en­ton­ces, sin pro­po­nér­se­lo, es­tá “ayu­dan­do a que la cul­tu­ra ‘pu­pi’ se po­pu­la­ri­ce”, a que la sa­bro­su­ra pi­co­te­ra si­ga as­cen­dien­do ha­cia los es­tra­tos más al­tos y, so­bre to­do, a que los so­ni­dos afri­ca­nos aquí si­gan so­nan­do.

Tie­ne unos ojos ver­des que re­sal­tan en­tre su piel tri­gue­ña y su pe­lo afro, dos ca­rac­te­rís­ti­cas que, a lo lar­go de sus 30 años, han si­do un mis­te­rio en su fa­mi­lia de ra­za blan­ca, pe­ro que han re­sul­ta­do, a su vez, una bue­na ex­te­rio­ri­za­ción de su sa­bor pa­cí­fi­co y ca­ri­be, de su ser ca­le­ño cria­do en Ba­rran­qui­lla.

Cre­ció en la Are­no­sa a rit­mo de cham­pe­ta y te­ra­pia crio­lla has­ta que sa­tu­ró sus sen­ti­dos de es­tos me­ros rit­mos. En­ton­ces qui­so ex­plo­rar qué otros so­ni­dos es­con­día Áfri­ca. Una lis­ta de re­pro­duc­ción con más de tres mil can­cio­nes afri­ca­nas re­ve­lan el re­sul­ta­do de su ar­dua bús­que­da y sus­ten­ta por qué es una de las pro­gra­ma­do­ras mu­si­ca­les del mo­men­to, la que atrae al pú­bli­co a más de un even­to.

En me­dio de su la­bor co­mo di­se­ña­do­ra grá­fi­ca (egre­sa­da de Uniau­tó­no­ma), Ve­ró­ni­ca se ha de­di­ca­do a in­ves­ti­gar a los ar­tis­tas afri­ca­nos. Ape­nas da con un nom­bre, se con­vier­te en su me­jor stal­ker, no des­can­sa has­ta ha­llar sus vi­deos, re­vi­sar cuan­to pu­bli­ca y com­par­te en re­des, des­cu­brir to­da su dis­co­gra­fía y sa­ber cuá­les son sus ami­gos mú­si­cos. Un ar­tis­ta la con­du­ce a otro.

“Pa­sé (mu­si­cal­men­te) por Ke­nia, su­bí a Ugan­da y me re­gre­sé a Su­dá­fri­ca, que es lo que me­nos oí­mos de allá, por­que aquí sue­na lo que se ha­ce del Con­go ha­cia arri­ba”, di­ce quien fue­ra la di­se­ña­do­ra grá­fi­ca ofi­cial de Mi­che Pro­duc­cio­nes y quien se en­car­gó de la ade­cua­ción, en tér­mi­nos grá­fi­cos, de La Puer­ta de Aba­jo.

Ma­da­me –co­mo po­co a po­co se acos- tum­bran a lla­mar­la has­ta sus más alle­ga­dos– di­se­ña pa­ra una mar­ca que pro­du­ce ro­pa afri­ca­na en San Se­bas­tián, Es­pa­ña. Por las no­ches es nor­mal ver­la en cual­quier dis­co­te­ca o en un fes­ti­val de mú­si­ca co­mo Dj se­lec­ta.

“No ten­go nin­gún co­no­ci­mien­to mu­si­cal, sim­ple­men­te la can­ción que me ha­ce bai­lar, esa va. El tra­ba­jo mío es, pre­ci­sa­men­te, po­ner a bai­lar a la gen­te con can­cio­nes que no co­no­cen, que nun­ca han es­cu­cha­do”, ex­pre­sa la pro­gra­ma­do­ra que con su mi­nu­cio­sa se­lec­ción ha for­ma­do la rumba en Bo­go­tá, Ca­li, Ma­ni­za­les, Pe­rei­ra, San­ta Mar­ta y Car­ta­ge­na, in­clu­so, ha pues­to a bai­lar a los asis­ten­tes de El Pa­tio Wyn­wood y El Bem­bé, dis­co­te­cas de mo­da en Mia­mi, así co­mo al pú­bli­co del fes­ti­val afro­la­tino en Nue­va York.

“En Nue­va York ha­bía afri­ca­nos y a ellos les en­can­tó el play­list, te­nía mu­chas can­cio­nes que ni ellos ha­bían es­cu­cha­do, pe­ro sí de ar­tis­tas que ya co­no­cían, en­ton­ces fue ba­cano, por­que ver­los bai­lar co­mo las co­reo­gra­fías de los vi­deos que yo des­car­go era co­mo: ¡ wow! ¡Lo es­toy ha­cien­do bien!”.

Pro­gra­man­do, Ma­da­me no com­pla­ce a na­die. Que le pi­dan las mis­mas can­cio­nes de mo­da la frus­tran. Lo su­yo es el kam­ba mu­sic, de Ke­nia, “lo más pa­re­ci­do a una te­ra­pia crio­lla por la ra­pi­dez de su rit­mo”, o el li­be­rian mu­sic, que sue­na “co­mo el son de ne­gro”. “Es­toy evan­ge­li­zan­do nue­va mú­si­ca y es pa­ra mos­trar­te co­sas di­fe­ren­tes”.

Fun­cio­na. Mu­chos se acer­can a pre­gun­tar­le el nom­bre de las can­cio­nes y ahí sí ac­ce­de. “No es pre­po­ten­cia”, ac­túa co­mo gri­tan sus pla­cas al es­ti­lo pi­co­te­ro, co­mo “cu­ra­do­ra mu­si­cal del va­ci­le”. Si no mi­ra a na­die en ta­ri­ma, es por­que los ner­vios es­tán ata­can­do, pe­ro le bas­tan unos ci­ga­rros. Al fi­nal dis­fru­ta con su pú­bli­co de un “cham­pú mu­si­cal”, co­mo el que al­gún día se da­rá en Áfri­ca sien­do to­da una Ma­da­me.

SO­BRE LA SE­LEC­CIÓN DE CAN­CIO­NES... “No ten­go nin­gún ti­po de co­no­ci­mien­to mu­si­cal, so­lo es­co­jo lo que me ha­ce mo­ver, bai­lar, go­zar”.

En pri­mer plano, Ma­da­me Va­ci­le mues­tra uno de los sie­te ta­tua­jes que lle­va en su piel tri­gue­ña con su esen­cia tro­pi­cal.

Ve­ró­ni­ca po­sa fren­te al mu­ral que pin­tó una de sus ami­gas ar­tis­tas du­ran­te el re­cien­te fes­ti­val de ar­te ur­bano Ki­llart.

Ma­da­me se ha pre­sen­ta­do en seis ciu­da­des co­lom­bia­nas y en EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.