Cla­ves pa­ra no ser ma­ni­pu­la­do

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

To­dos te­ne­mos sin ex­cep­ción re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y en ellas a me­nu­do nos en­con­tra­mos con per­so­nas ‘abu­sa­do­ras’. De­no­mi­na­mos así a aque­llas que nos agre­den, tra­tan de pi­so­tear­nos, trai­cio­nan los com­pro­mi­sos he­chos, nos en­ga­ñan. Mu­chas ve­ces es­tas per­so­nas es­tán vin­cu­la­das a nues­tros círcu­los más cer­ca­nos (fa­mi­lia, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, de es­tu­dio), de allí la im­por­tan­cia de mar­car los lí­mi­tes, pa­ra que no abu­sen de no­so­tros. Par­tien­do de la pre­mi­sa de que no po­de­mos dar a na­die el per­mi­so pa­ra que nos pi­so­tee, nos mal­tar­te o jue­gue con nues­tra dig­ni­dad, te­ne­mos que sos­te­ner re­la­cio­nes que nos ha­gan cre­cer co­mo se­res hu­ma­nos y nos den po­si­bi­li­da­des de ser ca­da día me­jo­res en la li­ber­tad y au­to­no­mía que Dios quie­re. So­lo de Él de­pen­de­mos, co­mo lo ha­ce la ra­ma del tron­co (Juan 15, 1-15); de na­die más. To­do es cir­cuns­tan­cial, me­nos aquel que me­re­ce nues­tra fe.

Los ‘abu­sa­do­res’ co­mo los he­mos de­no­mi­na­do po­seen al­gu­nas cua­li­da­des, una de ellas es sa­ber ele­gir so­lo con la mi­ra­da a una per­so­na de ba­ja au­to­es­ti­ma a quien abu­sar y ma­ni­pu­lar –co­mo ha­ría el buen de­pre­da­dor en la selva, de­tec­ta al más dé­bil de un gru­po y ata­ca– ellos bus­can y uti­li­zan cual­quier can­ti­dad de re­cur­sos pa­ra ha­cer­te sen­tir cul­pa­ble, co­mo por ejem­plo “fuis­te tú quien oca­sio­nó mi reac­ción agre­si­va” o “si tú no hu­bie­ses he­cho lo que hi­cis­te, no ha­bría su­ce­di­do na­da de lo que pa­só”, y co­mo es­tos, mi­les de ejem­plos más. Hay que es­tar a la ex­pec­ta­ti­va an­te es­tos per­so­na­jes y es­tar aten­tos a no dar­le per­mi­so a na­die pa­ra que abu­se y nos ma­ni­pu­le con el sen­ti­mien­to de cul­pa.

Te pro­pon­go 4 ideas pa­ra ser más fuer­tes y me­nos vul­ne­ra­bles an­tes quie­nes se por­tan así: 1- HA­CER UN OB­JE­TI­VO ANÁLISIS DE LAS SI­TUA­CIO­NES. De­te­ner­te un mo­men­to y de­di­car­te a en­ten­der qué es lo que ha su­ce­di­do, tus ac­cio­nes, las de los de­más, las cau­sas y efec­tos de las mis­mas. De­jar que ca­da quien car­gue con las con­se­cuen­cias de sus de­ci­sio­nes y ac­cio­nes, evi­tan­do que tú asu­mas pe­sos que no te co­rres­pon­den.

2- TE­NER UNA AU­TO­ES­TI­MA ADE­CUA­DA. Una con­cep­ción de ti mis­mo que te lle­ve a amar­te, a va­lo­rar­te y a creer en ti a pe­sar de los erro­res co­me­ti­dos. So­mos va­lio­sos y te­ne­mos mu­chos mo­ti­vos pa­ra con­fiar en no­so­tros mis­mos. Es bueno es­cu­char a las per­so­nas que nos aman de ver­dad, que nos com­par­ten su bue­na per­cep­ción de no­so­tros.

3- CO­MU­NI­CAR­SE ASERTIVAMENTE. Ma­ni­fes­tar lo que sien­tes, pien­sas y crees, sin pa­sar por en­ci­ma del otro, pe­ro de­jan­do cla­ra tu apre­cia­ción, ha­cién­do­le sa­ber al otro que com­pren­des su sen­tir, pe­ro que no ne­ce­sa­ria­men­te acep­tas sus ar­gu­men­tos. No es­tás obli­ga­do a ha­cer lo que no quie­res, ni a com­pla­cer en to­do a los de­más. Pue­des de­cir que no y po­ner lí­mi­tes ne­ce­sa­rios pa­ra pro­te­ger­te. Es im­por­tan­te ha­blar con cla­ri­dad, fir­me­za, pe­ro sin ofen­sas in­ne­ce­sa­rias. 4- RES­PAL­DAR CON AC­CIO­NES EQUI­LI­BRA­DAS TUS PA­LA­BRAS. Si di­ces que no, que tus ac­cio­nes res­pal­den ese no. En al­gu­nos ca­sos ha­brá que to­mar dis­tan­cia fí­si­ca y exis­ten­cial de esa per­so­na, y no de­be tem­blar­te el pul­so pa­ra ha­cer­lo. De­bes ser el pri­me­ro en apo­yar lo que de­ci­des, no só­lo por cohe­ren­cia en ese mo­men­to, sino por el men­sa­je que te en­vías a ti mis­mo cuan­do trai­cio­nas tus pla­nes, pro­me­sas y elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.