María Fer­nan­da Mo­ra­les Di­rec­to­ra Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be

La car­ta­ge­ne­ra di­ri­ge la Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be des­de el 2013. En el pre­sen­te con­ti­núa pro­mo­vien­do es­ce­na­rios de apre­cia­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do @lo­re013 FO­TOS Or­lan­do Amador

“El ci­ne es la he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va más po­de­ro­sa que pue­de exis­tir, por­que a tra­vés de una bue­na pues­ta en es­ce­na, se pue­den trans­for­mar per­so­nas, so­cie­da­des y co­mu­ni­da­des”. Así lo afir­mó María Fer­nan­da Mo­ra­les Angulo, quien ha­ce cua­tro años di­ri­ge la Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be en Ba­rran­qui­lla.

Es­ta car­ta­ge­ne­ra ex­pre­só que des­de la di­rec­ción ha vi­vi­do una ex­pe­rien­cia úni­ca, pues, pa­ra ella, el ci­ne pro­yec­ta­do en es­te ti­po de es­ce­na­rio es in­de­pen­dien­te y al­ter­na­ti­vo, pro­pi­cio pa­ra mos­trar his­to­rias de otro mundo.

Re­cor­dó que su gus­to por el sép­ti­mo ar­te sur­gió cuan­do era ni­ña, a tra­vés de las pe­lí­cu­las que veía jun­to a sus pa­dres y her­ma­na en los tea­tros Mi­ra­mar, Co­lón, Car­ta­ge­na, Bu­ca­ne­ro y tea­tro Ca­la­ma­rí, to­dos si­tua­dos en su tie­rra na­tal. Ha­ber na­ci­do en la ciu­dad don­de se ce­le­bra anual­men­te el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne le per­mi­tió a María Fer­nan­da es­tar, per­ma­nen­te­men­te, su­mer­gi­da en el mundo ci­ne­ma­to­grá­fi­co. In­di­có que en es­ta eta­pa de su vi­da pu­do to­par­se con ac­to­res y di­rec­to­res, lo que la hi­zo ca­ta­lo­gar al Co­rra­li­to de Pie­dra co­mo un es­ce­na­rio má­gi­co. Es­ta co­mu­ni­ca­do­ra so­cial y pe­rio­dis­ta, tam­bién es­pe­cia­lis­ta en mer­ca­deo, men­cio­nó que ha­ber rea­li­za­do su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en Bo­go­tá la en­fo­có aún más en el ci­ne, ya que “en es­ta ciu­dad ha­bía un desa­rro­llo y mo­vi­mien­to cul­tu­ral muy fuer­te, so­bre to­do en el sép­ti­mo ar­te”.

Al ter­mi­nar es­ta eta­pa en su vi­da, to­mó la de­ci­sión de par­tir a Es­ta­dos Uni­dos, don­de for­ta­le­ció su apren­di­za­je en in­glés. Lue­go, re­gre­só a Car­ta­ge­na a ejer­cer en la ofi­ci­na de pren­sa de la se­de del Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za, don­de re­con­fir­mó que sus gus­tos no es­ta­ban li­ga­dos con la fa­rán­du­la, sino con otras áreas de las co­mu­ni­ca­cio­nes.

EL CI­NE EN SU VI­DA. “El ci­ne lo en­con­tré yen­do a los fes­ti­va­les, co­no­cien­do per­so­na­li­da­des vin­cu­la­das al ci­ne que me im­pul­sa­ron a se­guir en esa ru­ta. Tam­bién cuan­do ve­nía a Ba­rran­qui­lla y yen­do a la Ci­ne­ma­te­ca con ami­gos”.

Pa­ra ella di­ri­gir la ci­ne­ma­te­ca ha si­do una la­bor ar­dua y per­ma­nen­te­men­te se en­cuen­tra en la bús­que­da de es­ce­na­rios que sean atrac­ti­vos pa­ra otro ti­po de pú­bli­co, de mo­do que ges­tio­na alian­zas con uni­ver­si­da­des y cen­tros cul­tu­ra­les.

Mo­ra­les des­ta­có que las nue­vas tec­no­lo­gías co­mo las re­des so­cia­les son im­por­tan­tes pa­ra lle­gar a nue­vos pú­bli­cos, así co­mo los me­dios de comunicación tra­di­cio­na­les, ya que a tra­vés de es­tas, las per­so­nas se per­mean de dis­tin­tos te­mas, in­clu­yen­do el ci­ne. Por lo an­te­rior, agre­gó que es­tán montados en el tren del uso del Twit­ter, Ins­ta­gram y Fa­ce­book, y men­cio­nó que en su la­bor lo­gró li­de­rar el pro­yec­to

SE­GÚN ELLA... “El ci­ne es una gran he­rra­mien­ta. A tra­vés de es­te po­de­mos trans­for­mar la vi­da de las per­so­nas”.

UNA REALI­DAD... “Ver­le la ca­ra a un ni­ño que no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de apre­ciar ci­ne, no tie­ne pre­cio”.

de la di­gi­ta­li­za­ción de la Ci­ne­ma­te­ca, el cual hoy es una reali­dad en la pro­yec­ción de ca­da cin­ta.

SU LA­BOR. María Fer­nan­da lle­gó a ocu­par el car­go gra­cias a una con­vo­ca­to­ria. Con­tó que “lle­var el li­de­raz­go de la Ci­ne­ma­te­ca ha si­do gra­ti­fi­can­te, so­bre to­do, al la­do de un equi­po com­pro­me­ti­do”. Des­ta­có que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal siem­pre ha si­do for­mar a las per­so­nas en apre­cia­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, mos­trar­les que no so­la­men­te exis­te el ci­ne co­mer­cial, sino que tam­bién exis­te otro ti­po de ci­ne, de his­to­rias y otras for­mas de con­tar­las.

Re­sal­tó que nun­ca ha bus­ca­do re­co­no­ci­mien­to pro­pio co­mo di­rec­to­ra, pues pa­ra ella va­le más tra­ba­jar por un pro­yec­to de ciu­dad que pue­da trans­for­mar la vi­da de una per­so­na y que los re­sul­ta­dos se vean. Des­de la Ci­ne­ma­te­ca, des­ta­có que en la ac­tua­li­dad ma­ne­jan el pro­gra­ma de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, de for­ma­ción de la ciu­dad y de la cos­ta, a tra­vés del ci­ne mó­vil y de los ci­ne fo­ro gra­tui­tos. El pro­yec­to que más lla­ma su aten­ción es el ci­ne mó­vil, pues “ver­le la ca­ra a un ni­ño que nun­ca ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de apre­ciar ci­ne, no tie­ne pre­cio”.

Se de­fi­nió co­mo una mu­jer sen­ci­lla, lu­cha­do­ra, per­sis­ten­te y apa­sio­na­da con lo que rea­li­za. “Cuan­do me enamo­ro de al­gún pro­yec­to doy 24/7, a pe­sar de que soy ma­má de dos ni­ños, ama de ca­sa y es­tu­dian­te de una maes­tría. La Ci­ne­ma­te­ca ha­ce par­te de mi pro­yec­to de vi­da”.

Con­tó que rea­li­zan con­cur­sos pa­ra realizadores de cor­tos. “Aquí le da­mos la po­si­bi­li­dad de ha­cer una mues­tra pa­ra que ellos vean su pro­duc­to fi­nal”.

María Fer­nan­da po­só en las ins­ta­la­cio­nes de la Ci­ne­ma­te­ca se­de Country, si­tua­da en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

María Fer­nan­da ha­ce cua­tro años di­ri­ge la Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be y ase­gu­ra que es­te tra­ba­jo ha­ce par­te de su pro­yec­to de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.