Ni­na García y su re­to de ser una ma­má a la mo­da

LA BARRANQUILLERA, JU­RA­DO DEL REALITY PRO­JECT RUNWAY, HA­BLÓ SOBRE SU ES­TI­LO DE VI­DA EN NUE­VA YORK, DON­DE NO SO­LO ES UNA “AU­TO­RI­DAD DE LA MO­DA”, TAM­BIÉN ES UNA MA­DRE CON MU­CHO ES­TI­LO.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Anubys De la Asunción AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Ho­tel So­fi­tel Le­gend San­ta Cla­ra Cartagena

Re­ci­bí una lla­ma­da ha­ce un mes, un sá­ba­do a las cin­co de la tar­de. Me di­je­ron que ha­bía una opor­tu­ni­dad de ha­cer­le fo­tos ex­clu­si­vas a Ni­na García al día si­guien­te, do­min­go, en Cartagena, y a las 8 de la ma­ña­na.

Días pre­vios ha­bía que­da­do en en­viar un cues­tio­na­rio a su má­na­ger y es­pe­rar unas fo­tos que le ha­rían en Bogotá du­ran­te su vi­si­ta al país. Es­tu­vo en la ca­pi­tal co­mo em­ba­ja­do­ra de Ame­ri­can Ex­press en el Bogotá Fas­hion Week pa­ra ele­gir al me­jor di­se­ña­dor emer­gen­te del mo­men­to. Allí ga­lar­do­nó a la mom­po­si­na Fa­ri­de Ra­mos con el Pre­mio a la In­no­va­ción.

De­bo re­co­no­cer que lo pen­sé más de dos ve­ces. No ha­bía si­do fá­cil con­se­guir un fo­tó­gra­fo que tra­ba­ja­ra do­min­go a esa ho­ra, y yo ne­ce­si­ta­ba arre­glar­me. Te­nía que ir pre­sen­ta­ble an­te el ojo de una “au­to­ri­dad de la mo­da”, co­mo ella se de­fi­ne en su pá­gi­na web, y a las sie­te de la no­che aún no en­con­tra­ba una pe­lu­que­ría que pu­die­ra aten­der­me. Fi­nal­men­te re­sol­ví, y el do­min­go es­ta­ba en el ho­tel San­ta Cla­ra, en Cartagena, a las 8 de la ma­ña­na en punto.

Ha­cía ca­lor, mu­cho ca­lor. No ha­bía luz en el Cen­tro his­tó­ri­co de la He­roi­ca. La bri­sa no se aso­ma­ba tam­po­co. Las ho­jas de los ár­bo­les no se mo­vían y el aba­ni­co po­co ser­vía.

Pe­ro to­do eso pa­só a se­gun­do plano cuando Ni­na apa­re­ció a las 8:30 de la ma­ña­na. Por­ta­ba un ves­ti­do ro­jo es­tam­pa­do, san­da­lias ne­gras, su ca­be­llo suel­to, y ma­qui­lla­da al na­tu­ral, co­mo so­le­mos ver­la en las pri­me­ras fi­las

Con­si­de­ra­da una de las vo­ces más im­por­tan­tes de la mo­da en el mun­do, la barranquillera com­par­tió en ex­clu­si­va có­mo se desen­vuel­ve con es­ti­lo sin ol­vi­dar su fa­ce­ta más im­por­tan­te, la de ma­má.

de las pa­sa­re­las más im­por­tan­tes del mun­do, o en los epi­so­dios del reality Pro­ject Runway, del que es ju­ra­do des­de ha­ce 16 tem­po­ra­das.

“Ten­go po­co tiem­po, pe­ro ¡po­de­mos ha­cer­lo!”, fue lo que me di­jo son­rien­te lue­go de sa­lu­dar­me y pre­sen­tar­se (co­mo si ne­ce­si­ta­ra ha­cer­lo). Y así fue.

Fue­ron tres ho­ras don­de la barranquillera, ra­di­ca­da en Nue­va York, pa­só de di­ri­gir las por­ta­das de la re­vis­ta Ma­rie Clai­re a ser fo­to­gra­fia­da pa­ra la de Gen­te Ca­ri­be. “Es­to so­lo lo ha­ce por­que sien­te un amor pro­fun­do por su Ba­rran­qui­lla”, de­cía la má­na­ger mien­tras trans­cu­rría el tiem­po.

Por su­pues­to, sus án­gu­los los co­no­ce a la per­fec­ción, ra­zón por la que to­do flu­yó na­tu­ral­men­te, con su es­ti­lo, fres­co y có­mo­do. Y mien­tras sus hi­jos, Lu­cas, de 10 años, y Ale­xan­der, de 6, ju­ga­ban cer­ca de ella, de­jó cla­ro que an­tes de ser un re­fe­ren­te de mo­da Ni­na García no de­ja de ser ma­má.

¿Ha si­do di­fí­cil pa­ra us­ted ser P ma­má y una mu­jer de éxi­to? R ¡En lo ab­so­lu­to! Mis hi­jos sa­ben que su ma­dre es tra­ba­ja­do­ra e in­de­pen­dien­te y lo res­pe­tan. Ser ma­má ha si­do una de las co­sas más ma­ra­vi­llo­sas que me ha pa­sa­do, mi fa­mi­lia es mi mo­tor. La ma­ter­ni­dad cam­bió la ma­ne­ra de en­ten­der mi vi­da y mi pro­fe­sión. Me ayu­dó a ser más en­fo­ca­da y efi­cien­te ya que la mo­da se mue­ve a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go con mu­chos via­jes. Pe­ro no soy la úni­ca ma­má que tra­ba­ja y lle­va una ca­sa, hay mi­llo­nes de ma­más que lu­chan y se es­fuer­zan pa­ra ha­cer com­pa­ti­ble el tra­ba­jo y la fa­mi­lia. ¡Las mu­je­res so­mos su­per­po­de­ro­sas!

¿Có­mo ma­ne­ja el he­cho de ser P una fi­gu­ra pú­bli­ca y pro­te­ger la pri­va­ci­dad de su vi­da fa­mi­liar? R Con mu­cha na­tu­ra­li­dad. Mi es­po­so y mis hi­jos com­pren­den que soy una fi­gu­ra pú­bli­ca y lo que es­to con­lle­va.

¿Qué pien­sa de las ma­dres que P tra­ba­jan en el mun­do de la mo­da? ¿Cree que ser ma­má in­flu­ye en las ten­den­cias que uti­li­zan?

SU ES­TI­LO... “El es­ti­lo es una ex­pre­sión per­so­nal de quién eres. La ele­gan­cia vie­ne de sen­tir­se có­mo­do con uno mis­mo”.

R Me en­can­ta ver la unión y co­ne­xión con sus hi­jos sin per­der el en­fo­que de su ca­rre­ra, co­mo Vic­to­ria Beckham, al igual que Heidi Klum. Mu­chas ve­ces (Heidi) los lle­va al set de Pro­ject Runway so­lo pa­ra com­par­tir más con ellos, las gra­ba­cio­nes son muy in­ten­sas. Por otro la­do, ser ma­má nos obli­ga a es­tar ca­si siem­pre en mo­vi­mien­to, lo que im­pli­ca ves­tir de ma­ne­ra más prác­ti­ca y có­mo­da. Mez­clar co­mo­di­dad con es­ti­lo es un re­to, pe­ro no es im­po­si­ble.

¿Qué opi­na de las mo­de­los y P ar­tis­tas que son ma­más y que, qui­zás por su rol, quie­ren se­guir pa­re­cien­do unas jo­ven­ci­tas? R En­ve­je­cer es un re­to pa­ra to­das las mu­je­res. Yo con­si­de­ro que no hay na­da me­jor que sen­tir­se có­mo­do con uno mis­mo. La fe­li­ci­dad con­sis­te en que­rer­se, acep­tar­se, y acep­tar el pa­so del tiem­po. Su­mar años es una ben­di­ción, quie­re de­cir que es­ta­mos vi­vos y po­de­mos dis­fru­tar de to­do lo bueno y lo ma­lo que la vi­da nos de­pa­ra.

¿Qué cos­tum­bre de las ma­más P ba­rran­qui­lle­ras apli­ca y cuá­les no? ¿Qué le apren­dió a su ma­dre? R En mi ca­sa les ha­blo en es­pa­ñol y se les co­ci­na co­si­tas de Co­lom­bia de vez en cuando. Y creo que lo más im­por­tan­te, y que siem­pre ad­mi­ré en ella, fue su amor in­con­di­cio­nal e in­fi­ni­to por su fa­mi­lia, y su gran fuer­za y en­te­re­za an­te cual­quier ti­po de si­tua­ción. De mis co­sas fa­vo­ri­tas que apren­dí de ella es que el es­ti­lo es una ex­pre­sión per­so­nal de quien eres. Que la ele­gan­cia vie­ne de sen­tir­se có­mo­da con uno mis­mo.

En una en­tre­vis­ta di­jo que el P cló­set de su ma­dre era cui­da­do por ella co­mo un te­so­ro. ¿Le si­gue los pa­sos en eso? R ¡Ab­so­lu­ta­men­te! Siem­pre di­go que te­ner un buen cló­set es una co­sa ma­ra­tó­ni­ca. An­tes de com­prar pien­so real­men­te qué ne­ce­si­to y qué pren­das de la tem­po­ra­da se­gui­rán vi­gen­tes en unos años. En épo­ca de fast fas­hion (mo­da ase­qui­ble, en tiem­po y costo), en la que es­ta­mos, el pre­cio que pa­ga el medio am­bien­te es al­tí­si­mo por eso con­si­de­ro que de­be­mos ser más cons­cien­tes de có­mo com­pra­mos ro­pa. De­be­ría­mos desechar menos y re­ci­clar más. Ese se­ría un buen le­ma pa­ra el 2017, y en ade­lan­te.

¿Cuá­les son esos mo­men­tos enP tre ma­dre e hi­jo que más dis­fru­ta? R Me en­can­ta lle­gar a ca­sa y ha­cer las ta­reas de la es­cue­la jun­tos, po­der con­tar­les un cuen­to an­tes de dor­mir. Los fi­nes de se­ma­na son más de aven­tu­ra y pa­seo, mis hi­jos son aman­tes de la na­tu­ra­le­za. En ge­ne­ral, pro­cu­ro no de­jar de ha­cer na­da que lue­go me pue­da arre­pen­tir de no ha­ber com­par­ti­do.

¿Qué dis­fru­ta ha­cer en sus P ra­tos li­bres? ¿Ca­da cuán­to vie­ne a Co­lom­bia? R Me fas­ci­na el ar­te, me en­can­ta la gas­tro­no­mía y en Man­hat­tan, por ser tan cos­mo­po­li­ta, hay mu­cha va­rie­dad y ca­li­dad. Cuando ven­go a Co­lom­bia, a Ba­rran­qui­lla, me gus­ta des­can­sar, re­en­con­trar­me con mis ami­gos, pa­sear por Cartagena y, por su­pues­to, ¡co­mer are­pas!

¿Cuá­les son las ten­den­cias, seP gún su opi­nión, que se im­pon­drán pa­ra las ma­dres en es­te 2017? R Una ten­den­cia cla­ra tie­ne que ver con el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer. Vuel­ve el tra­je de pan­ta­lón con mu­chos co­lo­res y pro­por­cio­nes, sin de­jar de la­do lo fe­me­nino.

¿Qué pren­das cree que las maP más de­ben sa­car de su ar­ma­rio? R Aquí yo se­gui­ría el consejo de Ma­rie Kon­do. “Su­je­te una pren­da y pien­se: ¿me trae fe­li­ci­dad?, ¿la ne­ce­si­to?, si no te di­ce na­da es me­jor re­ci­clar­la o re­ga­lar­la”. Lo ideal se­ría que la com­pra fue­ra un ac­to fru­to de una re­fle­xión. GC

MO­DA Y MA­DRES... “Ser ma­má nos obli­ga a es­tar ca­si siem­pre en mo­vi­mien­to, lo que im­pli­ca ves­tir de ma­ne­ra más prác­ti­ca y có­mo­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.