Ver fe­li­ces a sus hi­jos, el prin­ci­pal desafío de Ro­chi Ste­ven­son

La pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión car­ta­ge­ne­ra y su es­po­so, Al­fre­do Va­re­la, re­cuer­dan có­mo na­ció el amor en­tre los dos, ese que los ha con­ver­ti­do en pa­dres con­sen­ti­do­res, cien por cien­to com­pro­me­ti­dos con su fa­mi­lia.

Gente Caribe - - Así Nos Conocimos - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce FO­TOS Or­lan­do Amador y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Ro­chi Ste­ven­son vio por pri­me­ra vez a Al­fre­do Va­re­la en 2006, du­ran­te la gra­ba­ción de El desafío. Se vie­ron de le­jos y sin dar­se la ma­yor im­por­tan­cia. El ba­rran­qui­lle­ro, co­mo par­ti­ci­pan­te del reality, te­nía prohi­bi­do ha­blar con los miem­bros de la pro­duc­ción. A la car­ta­ge­ne­ra so­lo le in­tere­sa­ba cu­brir el de­trás de cá­ma­ras de los con­cur­san­tes pa­ra el no­ti­cie­ro del ca­nal Ca­ra­col.

Dos me­ses des­pués de fi­na­li­za­do el pro­gra­ma, Al­fre­do lla­mó la aten­ción de Ro­chi, y no por sen­tir una atrac­ción. Al con­tra­rio, en el medio cre­cie­ron los ru­mo­res de que Al­fre­do con­trae­ría ma­tri­mo­nio con Carolina Án­gel, otra ex­par­ti­ci­pan­te del show. Así que, en su fun­ción pe­rio­dís­ti­ca, ella de­bía con­fir­mar aque­lla in­for­ma­ción.

“Yo en­se­gui­da le di­je que no, que de dón­de sa­lió ese cuen­to. Sí es­tá­ba­mos sa­lien­do, pe­ro no me iba a ca­sar”, re­cuer­da Al­fre­do lo que le res­pon­dió a Ro­chi an­tes de col­gar y re­gis­trar su te­lé­fono.

De ahí en ade­lan­te las con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas no se hi­cie­ron es­pe­rar, ca­da vez eran más fre­cuen­tes, ha­bla­ban “mu­chí­si­mo” y sin nin­gún ti­po de com­pro­mi­so.

“Ro­chi es­ta­ba sa­lien­do de un no­viaz­go y yo es­ta­ba en mi cuen­to con Carolina. Am­bos ha­blá­ba­mos de eso co­mo si na­da. Sim­ple­men­te hi­ci­mos mu­cha li­ga por­que so­mos cos­te­ños”, agre­ga él.

El 31 de di­ciem­bre de ese mis­mo año, los dos coin­ci­die­ron en Cartagena. Des­pués de pi­tos de­ci­die­ron ce­le­brar la lle­ga­da del 2007 en la Ciu­dad Amu­ra­lla­da, pa­ra en­ton­ces, con la sos­pe­cha de que ese año ini­cia­ría su his­to­ria.

“Co­mo ha­blá­ba­mos tan ri­co nos di­mos cuen­ta que te­nía­mos quí­mi­ca, que ha­bían mu­chas co­sas en co­mún —co­men­ta Ro­chi—. En esas va­ca­cio­nes, él hi­zo ‘clic’ con mi fa­mi­lia, eso me en­can­tó, por­que pa­ra mí la fa­mi­lia es su­per­im­por­tan­te. Les ca­yó bien a mis her­ma­nos, a mi ma­má, y vi­ce­ver­sa”.

Co­mo coin­ci­den­cia, re­sul­tó que la fa­mi­lia ma­ter­na de Al­fre­do cre­ció en la mis­ma cua­dra don­de vi­vió la ma­má de Ro­chi, en Cartagena. Am­bas ma­dres hoy com­par­ten re­cuer­dos de su ju­ven­tud. “De­fi­ni­ti­va­men­te to­do se dio”.

LA FA­MI­LIA PRI­ME­RO. El 24 de di­ciem­bre del 2007, Ro­chi de­bió que­dar­se en Bogotá pa­ra cum­plir con su tra­ba­jo en el no­ti­cie­ro. Al­fre­do de­ci­dió via­jar has­ta la ca­pi­tal pa­ra acom­pa­ñar­la en esa fe­cha, aun­que pa­ra ella ya era cos­tum­bre pa­sar la Na­vi­dad a so­las.

“Ese día lle­gué al apar­ta­men­to y él te­nía la me­sa ser­vi­da con la co­mi­da que a mí me gus­ta­ba: pes­ca­do, lan­gos­ti­nos, en fin. Nos sen­ta­mos a co­mer y a la ho­ra de en­tre­gar­nos los re­ga­los, yo le di el su­yo y cuando fui a abrir el mío, des­cu­brí que era el ani­llo”, evo­ca Ro­chi, ex­hi­bien­do su anu­lar iz­quier­do, don­de por­ta aquel de­ta­lle de com­pro­mi­so, que se­lló el 12 de oc­tu­bre del 2008.

“Mi prio­ri­dad es la fa­mi­lia y eso lo tu­ve cla­ro des­de que Al­fre­do me pro­pu­so ma­tri­mo­nio, yo de­ci­dí ve­nir­me pa­ra Ba­rran­qui­lla y de­jé mi tra­ba­jo, to­do. Mi je­fe no le apos­ta­ba ni cin­co a mi ve­ni­da pa­ra acá, me de­cía que es­ta­ba re­tro­ce­dien­do en mi ca­rre­ra, por­que es­ta­ba en un muy buen mo­men­to. Pe­ro yo di­je: quie­ro for­mar un ho­gar co­mo el que yo vi­ví”, agre­ga.

Sin pla­ni­fi­car, Ro­chi ha lo­gra­do te­ner tres hi­jos y to­dos por par­to na­tu­ral. “Yo soy muy cre­yen­te y pien­so que la vía na­tu­ral es esa, to­do se fue dan­do, yo sien­to que pa­pá Dios y la vir­gen­ci­ta siem­pre me van guian­do”, di­ce la ma­má de Al­fre­do (7), Esteban (5) y la pe­que­ña Ma­ria­na, de 4 me­ses.

“Cuando me en­te­ré que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de Esteban, pen­sé: ¡Dios mío, no aca­bo de sa­lir de un em­ba­ra­zo cuando ya me me­tí en otro! Pe­ro hoy día pien­so que es lo me­jor que me pu­do pa­sar, por esa amis­tad que ellos dos tie­nen”.

Con­for­me pa­só el tiem­po, los Va­re­la Ste­ven­son sen­tían la au­sen­cia de una ni­ña en ca­sa. “Un día le di­je a Ro­chi que ave­ri­guá­ra­mos si ha­bía al­gu­na me­to­do­lo­gía, al­go cien­tí­fi­co que nos pu­die­ra ayu­dar a te­ner una ni­ña. Fí­ja­te, las co­sas de Dios, a los dos días de te­ner esa con­ver­sa­ción es­ta­ba em­ba­ra­za­da”, cuen­ta Al­fre­do.

“Y nun­ca hi­ci­mos na­da ra­ro —acla­ra Ro­chi— pe­ro sen­tí que iba a ser una ni­ña des­de que me en­te­ré del em­ba­ra­zo, ca­si a los tres me­ses. Sí, me en­te­ré tar­de, y eso, por­que me em­pe­cé a sen­tir mal mien­tras cu­bría la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio”.

Hoy, Al­fre­di­to, el hi­jo ma­yor, cree que tie­ne a la “ma­má más her­mo­sa”. Esteban sien­te que “es la me­jor ma­má” del mun­do. Pa­ra su es­po­so, “lo que so­bran son cua­li­da­des en Ro­chi”. Ella es la más con­sen­ti­do­ra de la fa­mi­lia y so­lo vi­ve agra­de­ci­da. “No te­ne­mos que­ja con la vi­da ni con Dios, por­que sí nos ha acom­pa­ña­do bas­tan­te”. GC

Ro­chi y Al­fre­do con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio el 12 de oc­tu­bre del 2008. Al año na­ció su pri­mer hi­jo, Al­fre­do, y ha­ce cua­tro me­ses cum­plie­ron el de­seo de te­ner una ni­ña en su ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.