Ma­dre, ac­triz, es­cri­to­ra y pro­fe­so­ra, las fa­ce­tas de Maribel Abe­llo

Des­de Vir­gi­nia, Es­ta­dos Uni­dos, la barranquillera ha­bló con Gen­te Ca­ri­be sobre sus pla­nes ac­tua­les, los mis­mos que hoy lle­va en pro de brin­dar­le la me­jor ca­li­dad de vi­da a su hi­jo.

Gente Caribe - - Qué Ha Pasado Con... - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Cortesía Jaime Zú­ñi­ga Abe­llo

Atra­vés de una vi­deo­lla­ma­da, y des­de la co­mo­di­dad de su ho­gar en Vir­gi­nia, Es­ta­dos Uni­dos, la re­cor­da­da ac­triz Maribel Abe­llo con­tó có­mo es su es­ti­lo de vi­da hoy. Ha­bló de su nue­vo rol co­mo es­cri­to­ra de un fu­tu­ro libro, de su pre­pa­ra­ción co­mo pro­fe­so­ra de es­pa­ñol en el país an­glo­sa­jón y del rol que más le apa­sio­na, ser ma­dre.

Es es­te úl­ti­mo por el que, real­men­te, vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce cua­tro años, un país don­de –con­si­de­ra– pue­de brin­dar­le un me­jor es­ti­lo de vi­da a su hi­jo Jaime, de 16 años.

“Fue un cam­bio po­si­ti­vo no so­lo pa­ra mi hi­jo, sino pa­ra mí tam­bién”, con­fie­sa Maribel de la de­ci­sión que to­mó de mu­dar­se, en el 2013.

LA AC­TUA­CIÓN. Con esa fra­se, la barranquillera re­cor­dó sus épo­cas de co­le­gia­la cuando se sen­tía ‘ ha­ri­na de otro cos­tal’, pues lo de ella no eran ni las ma­te­má­ti­cas ni la cien­cia.

“Mi for­ma de ver la vi­da no era de­trás de las ma­te­má­ti­cas y cuando el pro­fe­sor Guillen lle­vó el tea­tro al co­le­gio, y vi que a tra­vés de es­te me po­día ex­pre­sar, des­cu­brí que no era la bru­ta que me ima­gi­na­ba que era”, cuen­ta en­tre ri­sas.

Fue a tra­vés del ar­te que Maribel vio un fu­tu­ro. Pri­me­ro de­ci­dió es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, en Bogotá. Y aun­que sus de­seos de ser ac­triz se­guían la­tien­do fuer­te en ella, veía una po­si­bi­li­dad ma­yor de ser pe­rio­dis­ta, lue­go de ha­ber cur­sa­do Tea­tro y Re­crea­ción Ar­tís­ti­ca en Flo­ren­cia, Ita­lia. Fi­nal­men­te se le die­ron las co­sas, y co­men­zó a ac­tuar co­mo tal, fa­ce­ta en la que mu­chos la re­cuer­dan, en pro­duc­cio­nes co­mo La Cos­te­ña y el ca­cha­co, En cuer­po ajeno, en­tro otras.

Hoy, tie­ne esa fa­ce­ta en pau­sa, pues es­tá de­di­ca­da a su vi­da co­mo ma­dre, a cer­ti­fi­car­se co­mo pro­fe­so­ra de es­pa­ñol pa­ra co­le­gios y a re­co­pi­lar re­la­tos fe­me­ni­nos de su tie­rra en un libro. Sin em­bar­go, cree que su ex­pe­rien­cia ac­to­ral le sir­vió pa­ra abrir la men­te y así en­ten­der las di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes en las que el mun­do es­tá yen­do, có­mo va cam­bian­do cons­tan­te­men­te y qué de nue­vo trae día a día, tec­no­ló­gi­ca y glo­bal­men­te. Em­pe­zan­do des­de ca­sa, en su re­la­ción con su hi­jo.

“Ser ac­triz es po­ner­se en los pies del otro. Y pa­ra mí, de pron­to, eso

pu­do ha­ber si­do una de las he­rra­mien­tas que he te­ni­do pa­ra en­ten­der a mi hi­jo”, ad­mi­te.

SU FA­CE­TA MA­TER­NAL. Ha­ce dos años, el 26 de ju­nio de 2015 pa­ra ser exac­tos, el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo sexo fue le­ga­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos. Ese mis­mo día Maribel con­fir­mó que su hi­jo, Jaime Zú­ñi­ga Abe­llo, era gay. No hu­bo ne­ce­si­dad de que él mis­mo se lo ad­mi­tie­ra, ella ya lo sa­bía.

“Re­cuer­do que él se pu­so fe­liz con la no­ti­cia de la le­ga­li­za­ción, fue en­ton­ces cuando le di­je que sal­dría­mos a ce­le­brar por­que eso sig­ni­fi­ca­ba que to­do el mun­do te­nía de­re­chos. Em­pe­zan­do por al­go tan mí­ni­mo co­mo es ser acep­ta­do le­gal­men­te co­mo pa­re­ja”, con­tó, la tam­bién es­cri­to­ra, de aquél día.

Si bien, la ar­tis­ta se con­si­de­ra de men­te abierta, re­co­no­ce que en un prin­ci­pio dar­se cuen­ta fue du­ro, pe­ro que en­tre me­jor en­ten­die­ra, me­jor su hi­jo se en­ten­de­ría y ex­pre­sa­ría. “Yo ten­go que acep­tar­lo, no fue fá­cil. Pe­ro la ma­ne­ra en que tú acep­tes (a tu hi­jo) él va acep­tar­se así mis­mo. Esa acep­ta­ción de­pen­de de có­mo los pa­dres se la es­tén dan­do”.

Lo ha­bla, aho­ra, sin ta­pu­jos. De he­cho, cree que es ha­blan­do del te­ma el me­jor ca­mino pa­ra que el men­sa­je lle­gue a di­fe­ren­tes ma­sas. En es­te ca­so, a pa­dres que no sa­ben có­mo abor­dar un te­ma co­mo es­te, que tie­nen miedo, o que aún no creen que –se­gún Abe­llo– “las co­sas van cam­bian­do”. “Pien­so que no­so­tros, las per­so­nas que es­ta­mos en una si­tua­ción de guía, te­ne­mos que abrir nues­tras men­tes y punto. To­do em­pie­za por ahí, por la edu­ca­ción”.

Su pen­sa­mien­to va tam­bién en con­tra de lo que cree que la sociedad pro­fe­sa, sobre to­do la his­pa­na. Di­ce que es­te ti­po de te­mas to­da­vía si­guen sien­do fo­cos de ma­to­neo, y ha­ce én­fa­sis en que el ac­to de dis­cri­mi­nar no es­tá es­tra­ti­fi­ca­do por nú­me­ros, “es al­go cul­tu­ral”.

“Yo le com­pra­ba mu­ñe­cas a mi hi­jo a es­con­di­das y has­ta una em­plea­da que tu­ve me cues­tio­na­ba. Una vez le di­je a ella, con to­do mi ca­ri­ño, que si no es­ta­ba de acuer­do en­ton­ces no po­día tra­ba­jar con­mi­go, pe­ro es pa­ra que te des cuen­ta que la dis­cri­mi­na­ción no tie­ne es­tra­to. Y se sien­te mu­cho más de nues­tro la­do his­pano, los grin­gos lo en­tien­den me­jor”.

BA­RRAN­QUI­LLA. Ac­tual­men­te Maribel vi­ve con su hi­jo de 16 años a una ho­ra y me­dia de la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se. Dis­fru­ta la tran­qui­li­dad de la ciu­dad en don­de re­si­de, año­ra siem­pre su cos­ta ca­ri­be­ña, don­de vi­ve su ma­má y tres de sus her­ma­nos. Uno de ellos es­tá en Nicaragua. Pe­ro, co­mo ella mis­ma di­ce, “el ca­ri­be se lle­va es por den­tro”.

Su ale­gría, in­tac­ta, y car­ca­ja­das cons­tan­tes en­tre ca­da co­men­ta­rio dan fe de eso. Ella es barranquillera 100%.

Sa­be que Co­lom­bia y Ba­rran­qui­lla si­guen sien­do es­pa­cios “muy con­ser­va­do­res” en mu­chos as­pec­tos. Pe­ro pien­sa que así co­mo eso se ol­vi­da du­ran­te los cua­tro días más fies­te­ros del año, de­be­ría ser siem­pre.

“En Car­na­val la gen­te se ex­pre­sa, se li­be­ra, se des­in­hi­be, y en eso hay una au­ten­ti­ci­dad. Ahí sí hay res­pe­to, por­que es par­te del ba­rran­qui­lle­ro. Eso sí es lo que me gus­ta de don­de ven­go, y así de­be­ría ser, siem­pre”.

Ese res­pe­to es el que cree en el que se de­be en­fo­car la sociedad, en cual­quier país, y en cual­quier ciu­dad. Es res­pe­to lo que pi­de por par­te de los pa­dres hacia sus hi­jos, por eso no se guar­da na­da, y com­par­te su his­to­ria.

“Me sien­to con­ten­ta de com­par­tir lo que he vi­vi­do con mi hi­jo, ayu­dan­do de al­gu­na ma­ne­ra a los pa­dres que es­tán ca­lla­dos, que tie­nen miedo, por­que sí, no es fá­cil, a uno le da sus­to”.

Pa­ra Maribel lo más im­por­tan­te es su fa­mi­lia y el bie­nes­tar que ella pue­da brin­dar. Es­tu­vo en Geor­ge­town to­man­do unas va­ca­cio­nes con su her­ma­na Bea­triz, a la que no veía ha­ce dos años. Y fue ahí mis­mo don­de de­ci­dió po­sar pa­ra el len­te de su hi­jo, su fo­tó­gra­fo fa­vo­ri­to, mien­tras él lle­va­ba ma­qui­lla­je, pues así qui­so de­mos­trar lo que en pa­la­bras se pue­de que­dar.

Com­par­te que no le im­por­ta el qué di­rán. Y que si la cri­ti­can por esa fo­to, di­ce con se­gu­ri­dad, “que lo ha­gan, que se den el gus­to, a mí me tie­ne sin cui­da­do. El cues­tio­na­mien­to em­pie­za con uno mis­mo, y en la me­di­da en que uno acep­ta, pue­den acep­tar los de­más”. GC

LAS DI­FE­REN­CIAS... “Si ne­ga­mos cier­tos te­mas la sociedad se va a ce­rrar, y así nos vol­ve­mos enemi­gos en­tre no­so­tros”.

Con su hi­jo de 16 años, con quien vi­ve en Vi­ri­gi­nia, Es­ta­dos Uni­dos, des­de 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.