Lo ‘in’ y lo ‘out’ del di­se­ño in­te­rior, en cli­mas cá­li­dos

El di­se­ña­dor de in­te­rio­res Fer­nan­do García, con 30 años de ex­pe­rien­cia en la in­dus­tria de la de­co­ra­ción, da en el cla­vo con los con­se­jos que les su­gie­re a las ma­más en es­ta edi­ción, sobre los acier­tos y ten­den­cias del mo­men­to en las ca­sas ca­ri­be­ñas.

Gente Caribe - - Ambientes - TEX­TO Y FO­TOS Fer­nan­do García

En cli­mas calientes de­be­mos uti­li­zar to­nos fres­cos co­mo gris per­la, blan­co, bei­ge; y ma­te­ria­les en al­go­dón, co­mo che­nil, vel­vet, cam­brian, li­nos y lo­nas crudas. Tam­bién de­be­mos te­ner en cuen­ta que la ilu­mi­na­ción sea fres­ca pa­ra que en la no­che los in­te­rio­res de nues­tras ca­sas no sean calientes.

Otro punto a re­sal­tar es la ca­li­dad de los ma­te­ria­les pa­ra que se pue­dan la­var, res­tre­gar y ten­gan una muy bue­na apa­rien­cia des­pués, es de­cir, que se

la­ven y que­den per­fec­tos. Es­tos ma­te­ria­les de­ben ser re­sis­ten­tes al sol, por­que con el tiem­po y la ex­po­si­ción al mis­mo se van ama­ri­llan­do; tam­bién los cam­bios drás­ti­cos y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras ha­cen que la ma­de­ra de los mue­bles se re­vien­te. Es por eso que hay que te­ner en cuen­ta que es­ta ten­ga un se­ca­do e in­mu­ni­za­do pa­ra un cli­ma co­mo el de Ba­rran­qui­lla o Cartagena.

LO QUE ES­TÁ ‘IN’. Los so­fás en co­lor blan­co, ta­pi­za­dos en che­nil, vel­vet, lo­nas y li­nos, es­tán en fu­ror.

Por otro la­do, vuel­ven las cor­ti­nas de te­la de pa­red a pa­red, las per­sia­nas to­da­vía es­tán vi­gen­tes y las ven­ta­nas se cu­bren con un blac­kout. Tam­bién re­tor­nan los ve­los blan­cos, gri­ses y bei­ge. Nor­mal­men­te, los ve­los de­ben uni­fi­car­se con el co­lor de la pa­red.

En lo que a ta­pe­tes se re­fie­re, se im­po­nen los de un so­lo tono, en se­das y al­go­dón, en ca­li­bres li­via­nos. De igual for­ma se usan los ta­pe­tes na­tu­ra­les te­ji­dos a mano, en fi­que, yu­te y cue­ro, es­tos so­lo se usan en la sa­la prin­ci­pal.

En pi­sos es­tán in los por­ce­la­na­tos se­mi­ma­tes y sin mu­cho bri­llo, las

pie­dras na­tu­ra­les y már­mo­les rús­ti­cos. El bri­llo dis­mi­nu­ye.

En car­pin­te­ría es­tán de mo­da los co­lo­res blan­cos, gri­ses o bei­ge, to­dos los an­te­rio­res se­mi­ma­tes.

Los me­so­nes de los ba­ños y los sa­ni­ta­rios son blan­cos o bei­ge, igual que las pa­re­des de las ti­nas y las du­chas. Los he­rra­jes y ac­ce­so­rios son pla­tea­dos ma­ti­za­dos. Las ca­bi­nas de los ba­ños son en cris­tal sin nin­gún ti­po de di­se­ño, al igual que las puer­tas co­rre­di­zas.

Las lám­pa­ras col­gan­tes son en ace­ro o cris­tal de co­lo­res y de­ben dar sen­sa­ción de fres­cu­ra.

Es el mo­men­to de los pa­pe­les de col­ga­du­ra, es­tán de mo­da en ma­te­ria­les rús­ti­cos y na­tu­ra­les que le den cam­bio de co­lor a los am­bien­tes. So­lo se ta­pi­zan los es­pal­da­res de las ca­mas, el hall de en­tra­da y el ba­ño so­cial.

Los es­pe­jos en cris­tal flo­ta­do tam­bién se usan con mar­cos en­cha­pa­dos en ra­fias, cam­brian, y ma­de­ra na­tu­ral con ve­tas pro­nun­cia­das. Los es­pe­jos se usan en gran­des for­ma­tos de una so­la pie­za en cris­tal, es de­cir, que no sean por par­tes o re­pe­ti­dos en múl­ti­ples es­pa­cios.

La len­ce­ría es to­tal­men­te blan­ca o bei­ge, el cuar­to prin­ci­pal y las otras ha­bi­ta­cio­nes con sá­ba­nas blan­cas. Se pue­de ha­cer di­fe­ren­cia en los ba­ños con las toa­llas blan­cas o bei­ge, con de­ta­lles pe­que­ños en pla­tea­dos o do­ra­dos, pe­ro muy pe­que­ños, pa­ra dar­le a ca­da ele­men­to la im­por­tan­cia en el es­pa­cio. Los cu­bre­le­chos son blan­cos con po­cos di­se­ños y en co­lo­res pas­te­les.

Tam­bién se pue­den usar las flo­res sin­té­ti­cas de ca­li­dad ca­si real en se­da o fo­mi, se usan los cha­mi­zos, las ro­sas blan­cas y car­tu­chos, tam­bién se usan los fo­lla­jes ver­des y las ho­jas de pal­mas que se en­cuen­tran en mu­chas par­tes de nues­tro Ca­ri­be. Pa­ra cen­tros de me­sa, las fru­tas na­tu­ra­les, co­mo gra­na­di­llas, cocos, gua­mas y li­mo­nes, es lo más re­co­men­da­do.

LO QUE ES­TÁ ‘OUT’. Los so­fás no de­ben te­ner ni ara­bes­cos, flo­res, ani­mal print, pe­pas ni ra­yas. Las for­mas clá­si­cas es­tán out, ni ta­pi­za­dos en te­las o ma­te­ria­les bri­llan­tes.

No se usa el ex­ce­so de los co­ji­nes de­co­ra­ti­vos de di­fe­ren­tes di­se­ños. Muy out, los ta­pe­tes chi­nos, los persas con mu­cho di­se­ño y los de pe­los bri­llan­tes que imi­tan la se­da. No se usan las imi­ta­cio­nes de los ta­pe­tes an­ti­guos.

No se usan tam­po­co las lu­ces de co­lo­res en in­te­rio­res, ni las flo­res plás­ti­cas de co­lo­res.

Es­tán por fue­ra de las ten­den­cias ac­tua­les las cor­ti­nas con di­se­ño, las ca­mas con lu­ces, los pi­sos imi­ta­ción de mármol en ce­rá­mi­ca, las co­ci­nas de co­lo­res ro­jas, ama­ri­llas y ca­fés.

Tam­po­co se usan los ja­rro­nes bri­llan­tes con di­se­ños ela­bo­ra­dos, los te­chos en ma­de­ra y los aca­ba­dos rús­ti­cos. Mu­cho menos las mol­du­ras de ye­so ni los fres­cos pin­ta­dos.

No se usan toa­llas con di­se­ños de pá­ja­ros o de co­lo­res, ni sa­ba­nas de di­fe­ren­tes co­lo­res y, ojo, las plan­tas ar­ti­fi­cia­les en las te­rra­zas o ex­te­rio­res.

Tam­po­co con­tem­ple las por­ce­la­nas clá­si­cas y las car­pe­tas en las me­sas de cen­tro o co­me­dor que tan­to le gus­ta­ban a nues­tras abue­las.

Por úl­ti­mo, y no menos im­por­tan­te, los pa­pe­les de col­ga­du­ra no se usan en co­lo­res lla­ma­ti­vos y por na­da del mun­do las imi­ta­cio­nes de cua­dros de ar­tis­tas fa­mo­sos co­mo Bo­te­ro, Man­zur o Ra­yo.

Un clá­si­co out, que es muy co­mún y le re­co­mien­do no te­ner­lo en cuen­ta, son los por­ta­rre­tra­tos ma­ri­nos que se ha­cen con con­chas de mar. GC

UN DE­TA­LLE QUE ILU­MI­NA... “Las lám­pa­ras col­gan­tes son en ace­ro o cris­tal de co­lo­res y an­te to­do de­ben dar sen­sa­ción de fres­cu­ra”.

UNA ZO­NA FUN­DA­MEN­TAL... “Los me­so­nes de los ba­ños y los sa­ni­ta­rios son blan­cos o ‘ bei­ge’, al igual que las pa­re­des de las ti­nas y las du­chas”.

Muy ‘out’. En lo po­si­ble evi­te ara­bes­cos, flo­res, ‘ani­mal print’, pe­pas y ra­yas. Tam­bién los ma­te­ria­les bri­llan­tes y los co­ji­nes de­co­ra­ti­vos de di­fe­ren­tes di­se­ños.

Se pue­den usar las flo­res sin­té­ti­cas de ca­li­dad ca­si real, en se­da o fo­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.