Ma­til­de Ar­tea­ga, la her­ma­na que cui­da de sus hi­jas es­pi­ri­tua­les

La san­tan­de­rea­na desafió la opi­nión de su pa­dre y to­mó los há­bi­tos en 1982. Hoy di­ri­ge el asi­lo San An­to­nio, ubi­ca­do en Ba­rran­qui­lla, don­de se en­car­ga de ve­lar por las ne­ce­si­da­des de 86 an­cia­nas.

Gente Caribe - - Invitada - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

El blan­co sin ma­cha de su há­bi­to y la son­ri­sa en su ros­tro, me per­mi­tie­ron iden­ti­fi­car a la her­ma­na Ma­til­de Ar­tea­ga, a tres me­tros de dis­tan­cia.

Se pre­sen­tó y su acen­to de­jó al des­cu­bier­to su de­par­ta­men­to de ori­gen: San­tan­der. Lue­go, co­mo na­rran­do un cuen­to, re­la­tó en qué mo­men­to de­ci­dió to­mar sus há­bi­tos re­li­gio­sos.

“Mi vo­ca­ción sur­gió en 1975, cuando te­nía 14 años. Los años pa­sa­ron y la idea cre­ció, mien­tras tan­to dis­fru­ta­ba mi vi­da. Es­tu­dié has­ta se­cun­da­ria, com­par­tí con ami­gos, has­ta lle­gué a te­ner mis no­vios. Pe­ro a los 19 años pen­sé en que que­ría ser di­fe­ren­te en­tre mis her­ma­nas que for­ma­li­za­ban su ho­gar, yo que­ría de­di­car­me a per­so­nas ne­ce­si­ta­das”, ex­pli­có.

Ar­tea­ga ma­ni­fes­tó que al prin­ci­pio su de­seo de con­sa­grar­se a Dios no fue apro­ba­do por par­te de su pa­dre, pe­ro por el con­tra­rio, su ma­dre res­pe­tó la de­ci­sión. En­fa­ti­zó en que al des­pren­der­se del seno de su fa­mi­lia, se pro­pu­so no aban­do­nar a sus pa­dres has­ta que fa­lle­cie­ran, plan que cum­plió sin re­pa­ro al­guno.

Agre­gó que en 1982 reali­zó sus pri­me­ros vo­tos y en 1988 lle­gó a Bo­lí­var, a una mi­sión al ser­vi­cio de va­rios afro­ame­ri­ca­nos que vi­vían en con­di­cio­nes la­men­ta­bles. Su la­bor, se­gún ex­pre­só, es­tu­vo en­fo­ca­da en com­par­tir su tiem­po, ca­pa­ci­da­des y vi­da re­li­gio­sa; una ex­pe­rien­cia en la que hi­zo las ve­ces de sa­cer­do­te, po­li­cía, en­fer­me­ra y par­te­ra, lo­gran­do aten­der 13 par­tos.

Así mis­mo, di­jo que es­tar cer­ca de la gen­te de al­gu­nos ca­se­ríos de Bo­lí­var, du­ran­te cin­co años, le sir­vió pa­ra dar­se cuen­ta que con po­co, tam­bién se pue­de ser fe­liz. “El se­cre­to es­tá en apro­ve­char y vi­vir el mo­men­to”.

“Fue una en­se­ñan­za fuer­te. Ha­bían per­so­nas que co­mían un día y el otro no. Ellos te­nían mo­men­tos efu­si­vos y otros de tris­te­za. Re­cuer­do una opor­tu­ni­dad en la que no llo­vía, que no te­nían acue­duc­to, ni la ayu­da de ca­rro­tan­ques y los pa­dres je­sui­tas ha­bían lle­va­do tan­ques de agua pa­ra los ali­men­tos y el ba­ño, se die­ron cuen­ta y lle­ga­ron más de 100 per­so­nas con ollas, llo­ran­do y pi­dien­do el lí­qui­do por­que se es­ta­ban mu­rien­do de sed. An­te es­to, nos uni­mos to­dos, ora­mos y al ca­bo de una ho­ra em­pe­zó a llo­ver”, con­tó con un bri­llo en sus ojos.

Sus vo­tos per­pe­tuos los reali­zó en Me­de­llín. Lue­go via­jó a Ca­ra­cas, re­tor­nó a Me­de­llín y pa­só a Ba­rran­qui­lla, des­pués lle­gó a Bogotá y re­gre­só a la Are­no­sa. Más tar­de vol­vió a ‘ la ciu­dad de la eter­na pri­ma­ve­ra’, has­ta asen­tar­se en Ba­rran­qui­lla, don­de se desem­pe­ña co­mo di­rec­to­ra del asi­lo San An­to­nio.

CO­MO DI­REC­TO­RA. En Bogotá es­tu­vo la­bo­ran­do en una ca­sa de even­tos so­cia­les, pa­rro­quia­les y em­pre­sa­ria­les, ex­pe­rien­cia que le per­mi­tió el nom­bra­mien­to co­mo di­rec­to­ra del asi­lo Ho­gar Gran­ja San Jo­sé, en Ba­rran­qui­lla, du­ran­te cua­tro años. En el 2013 lle­gó a ser su­pe­rio­ra pro­vin­cial y en el 2015, de­bi­do al cam­bio de la su­pe­rio­ra ge­ne­ral, pa­só a la di­rec­ción del asi­lo San An­to­nio.

“Tra­ba­jar con los an­cia­nos no tie­ne nom­bre. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­vir de cer­ca al­gu­nos ca­sos tris­tes, co­mo por ejem­plo las abue­li­tas que no tie­nen fa­mi­lia y lle­van mu­chos años en es­te ho­gar. Hay otras que tie­nen hi­jos, pe­ro no las vi­si­tan, es tris­te, por­que me ha to­ca­do ver­las llo­rar”, ex­pre­só.

Por lo an­te­rior, se di­ri­gió a los hi­jos que tie­nen a sus ma­dres vi­vas y di­jo que va­le la pe­na sa­car, por lo menos, me­dia ho­ra pa­ra vi­si­tar­las, pa­ra sa­ber có­mo es­tán y brin­dar­les ca­ri­ño, por­que “ma­dre so­lo hay una y lo que uno siem­bra, eso re­co­ge”.

Se­ña­ló que pe­se a no dar a luz hi­jos pro­pios, hoy cuen­ta con 86 hi­jas es­pi­ri­tua­les (an­cia­nas), de las que es­tá pen­dien­te pa­ra que no les fal­te na­da, “por­que los an­cia­nos son el te­so­ro de la igle­sia”.

Re­co­no­ció que en mu­chas oca­sio­nes ha sen­ti­do can­san­cio y preo­cu­pa­ción, pues no­ta que el apo­yo por par­te de la co­mu­ni­dad, e in­clu­so, de la Al­cal­día Dis­tri­tal, es in­ter­mi­ten­te. GC

UNA LEC­CIÓN DE VI­DA... “Al la­do de los más ne­ce­si­ta­dos en­ten­dí que con po­co, tam­bién se pue­de ser fe­liz”.

La re­li­gio­sa dis­fru­ta del tiem­po al la­do de las an­cia­nas. Afir­ma que pa­ra ella no exis­te na­da más gra­ti­fi­can­te en su vi­da, que ser­vir­le a los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.