Je­ró­ni­mo Can­ti­llo y lo más di­fí­cil de ser Ka­leth Mo­ra­les

EL AC­TOR VALDUPARENSE CUEN­TA IN­TI­MI­DA­DES DE SU PA­PEL EN ‘LOS MO­RA­LES’, Y EL SUE­ÑO QUE TIE­NE DE HA­CER CI­NE CON SU PRO­DUC­TO­RA CO­MAR­CA FILMS.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS John Ro­ble­do y archivo par­ti­cu­lar

Si hay al­go que tie­ne en co­mún el ac­tor Je­ró­ni­mo Can­ti­llo con el fa­lle­ci­do can­tan­te Ka­leth Mo­ra­les es que los dos na­cie­ron en Va­lle­du­par, Ce­sar.

Aun­que so­lo es­tu­vo has­ta la edad de un año, Je­ró­ni­mo re­co­no­ce que en su me­mo­ria es­tá in­mor­ta­li­za­do el re­cuer­do de es­ta tie­rra por su na­ci­mien­to y por­que allí su fa­mi­lia y él fue­ron víc­ti­mas de un aten­ta­do.

“En 1995 mi pa­pá Mil­cia­des Can­ti­llo era con­gre­sis­ta y mi ma­má fis­cal. Los dos iban en el vehícu­lo de mi pa­pá y tres des­co­no­ci­dos les dis­pa­ra­ron; mi pa­pá mu­rió y mi ma­dre re­sul­tó he­ri­da. Fue un cri­men po­lí­ti­co. A raíz de es­to sa­li­mos de la ciu­dad y lle­ga­mos a Ca­li, pe­ro las ame­na­zas con­ti­nua­ron, así que mi her­mano, quien hoy día es can­tan­te, se fue pa­ra Ba­rran­qui­lla y yo pa­ra Bo­go­tá”, cuen­ta.

Con­ti­núa con su re­la­to y ma­ni­fies­ta que a los cua­tro años lle­gó a San­ta Mar­ta. Cum­pli­dos los nue­ve re­gre­só a Bo­go­tá jun­to a su ma­má pa­ra con­ti­nuar con sus es­tu­dios. En es­te mo­men­to de su vi­da el ser ar­tis­ta lo se­du­jo, así que por de­ci­sión pro­pia, a los 11 años lle­gó a San­ta Mar­ta, ciu­dad don­de re­ci­bió su pri­mer acor­deón.

“Cuan­do re­ci­bí el acor­deón em­pe­cé a to­car y a par­ti­ci­par en con­cur­sos de mú­si­ca, a com­po­ner can­cio­nes y a can­tar en el co­le­gio; tam­bién apren­dí a to­car gui­ta­rra. Vol­ví a San­ta Mar­ta a cur­sar dé­ci­mo y on­ce gra­do, re­gre­sé a Bo­go­tá a los 16 años y me que­dé pa­ra es­tu­diar ac­tua­ción”, se­ña­la Can­ti­llo.

CO­MO AC­TOR. Afir­ma que al ini­ciar su for­ma­ción ac­to­ral, hi­zo sus pi­ni­tos en la no­ve­la Amor de Car­na­val, en la que per­so­ni­fi­có al an­ta­go­nis­ta en la eta­pa de ni­ñez. Es­ta ex­pe­rien­cia le dio la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a per­so­nas del me­dio, en­tre esos a Ka­rol Már­quez, ac­tor con el que se unió pa­ra to­car acor­deón en dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes mu­si­ca­les y re­cau­dar re­cur­sos pa­ra cos­tear su ca­rre­ra de ac­tua­ción.

Tam­bién par­ti­ci­pó en pro­yec­tos pe­que­ños co­mo Tu voz es­té­reo y Mu­je­res al lí­mi­te, en­tre otros.

Ha­ce dos años gra­bó una te­le­no­ve­la de Fox Te­le­co­lom­bia lla­ma­da Tor­men­ta de amor, una pro­duc­ción pa­ra RCN y Te­le­mun­do.

“En es­te pro­yec­to mi per­so­na­je se lla­ma Lean­dro Cár­de­nas, un mu­cha­cho enamo­ra­do que tie­ne una his­to­ria de amor, la cual se ve trun­ca­da por unas fuer­zas an­ta­gó­ni­cas que no quie­ren que flu­ya. Aún no se ha es­tre­na­do aquí, pe­ro ya es­tá vi­gen­te en El Sal­va­dor. La gra­bé du­ran­te seis me­ses en el in­te­rior del país”, ex­pli­ca el jo­ven cos­te­ño.

Lue­go, en enero de 2016 em­pren­dió via­je a Nue­va York y al trans­cu­rrir seis me­ses, re­ci­bió la lla­ma­da de su má­na­ger, quien le con­ver­só so­bre el per­so­na­je de Ka­leth Mo­ra­les.

‘LOS MO­RA­LES’. De­bi­do a que los cas­ting pa­ra la pro­duc­ción serían en Co­lom­bia, Can­ti­llo ate­rri­zó en Bo­go­tá.

“Cuan­do me en­te­ré del per­so­na­je me in­tere­sé mu­cho. Me pre­sen­té e hi­ce to­das las au­di­cio­nes y des­pués de dos me­ses re­ci­bí la no­ti­cia de que se­ría Ka­leth Mo­ra­les en la no­ve­la de RCN. Es­to sig­ni­fi­có mu­cho pa­ra mí, fue mi pri­mer pro­ta­gó­ni­co ya gran­de”, da a co­no­cer.

Ex­pli­ca que el per­so­na­je de Ka­leth Mo­ra­les exi­gió ser in­ter­pre­ta­do por un ac­tor, pues pa­ra él, la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca de Ka­leth no fue la su­fi­cien­te pa­ra que exis­tie­ran jui­cios cer­te­ros de có­mo era con exac­ti­tud.

“Por lo tan­to, de­bía ha­ber una in­ter­pre­ta­ción y un tra­ba­jo ac­to­ral que le die­ra vi­da al per­so­na­je y que cons­tru­ye­ra, a par­tir de al­gu­nos re­gis­tros au­dio­vi­sua­les, el ima­gi­na­rio de có­mo po­dría ser él co­mo per­so­na. Fue un re­to”, afir­ma el jo­ven ac­tor.

Al re­ci­bir el pa­pel, di­ce que tu­vo cla­ri­dad de que su par­ti­ci­pa­ción se­ría in­ter­pre­tar y no imi­tar. Fue ne­ce­sa­rio, pa­ra aper­so­nar­se del pa­pel, pre­gun­tar­se ¿có­mo pu­do ha­ber si­do un mu­cha­cho que fue ído­lo de la nue­va ge­ne­ra­ción? ¿Có­mo pu­do ha­ber si­do un jo­ven que a sus 22 años fue mé­di­co, ar­tis­ta exi­to­so y pa­dre de dos ni­ñas?

Es­ti­ma que el per­so­na­je le per­mi­tió ex­plo­tar to­dos sus ta­len­tos: can­tar, ac­tuar y to­car gui­ta­rra, tres uni­ver­sos di­fe­ren­tes pa­ra él, pe­ro que al fi­nal se sim­pli­fi­ca­ron en la ac­tua­ción.

Ade­más, pu­do ha­cer una in­mer­sión y ex­plo­rar el uni­ver­so des­co­no­ci­do del Ka­leth hu­mano, más que del ar­tis­ta. Pu­do ren­dir­le un ho­me­na­je a la me­mo­ria del can­tan­te y a su fa­mi­lia, más allá de mos­trar su muer­te. Lo­gró re­cor­dar­le a su fa­na­ti­ca­da que el co­no­ci­do co­mo ‘Rey de la nue­va ola’ de­jó un le­ga­do con su mú­si­ca.

“Con el per­so­na­je siem­pre se qui­so ser un bál­sa­mo pa­ra el do­lor y no un limón pa­ra una he­ri­da (...) En es­te tra­ba­jo me di cuen­ta que ten­go pa­re­ci­do con Ka­leth por­que él fue ar­tis­ta y yo lo soy. Ade­más, es­tá el he­cho de que nues­tros pa­dres se opu­sie­ron a nues­tro sue­ño, por­que creían que nos íba­mos a mo­rir de ham­bre. Tam­bién a ni­vel de pa­re­ja, que la fa­mi­lia no acep­ta­ba que uno fue­ra ar­tis­ta; fue un ta­bú que él vi­vió y yo tam­bién”.

Re­co­no­ce que sus ha­bi­li­da­des de to­car gui­ta­rra, ac­tuar y can­tar, fue­ron los ele­men­tos prin­ci­pa­les que lo hi­cie­ron me­re­ce­dor del pa­pel. Y aun­que el can­to no lo ha ejer­ci­do co­mo pro­fe­sión, afir­ma que siem­pre ha es­ta­do la­ten­te en to­do lo que ha rea­li­za­do, de he­cho, ma­ni­fies­ta que des­de que tie­ne uso de ra­zón es ar­tis­ta.

EN LA AC­TUA­LI­DAD. El pro­yec­to de Los Mo­ra­les se ha ven­di­do a va­rios paí­ses, en­tre esos a Pa­na­má. Por lo tan­to, a me­dia­dos de ju­lio, via­ja­rá ha­cia es­te país pa­ra com­par­tir con la gen­te y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Tam­bién es­tá pre­pa­ran­do la obra tea­tral Romeo y Ju­lie­ta, un clá­si­co de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, que se­rá pre­sen­ta­da en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre.

Pa­ra fi­na­li­zar, el valduparense re­ve­la que ha­ce seis me­ses creó su pro­duc­to­ra Co­mar­ca Films, con la que desea pro­yec­tar con­te­ni­do pro­pio, dis­tin­tos per­so­na­jes, cor­to­me­tra­jes y lar­go­me­tra­jes in­de­pen­dien­tes, con el fin de for­ta­le­cer su mar­ca co­mo ac­tor.

Tam­bién tra­ba­ja pa­ra se­guir ex­plo­ran­do des­de su ca­nal de You­tu­be y to­das sus re­des so­cia­les.

“La idea es sem­brar en to­dos mis se­gui­do­res el le­ga­do de los sue­ños. Yo bus­co fo­men­tar la idea de que los sue­ños sí se pue­den cum­plir. En el pre­sen­te ten­go 22 años y hay mu­chos ni­ños que me es­cri­ben que desean ser ac­to­res. Por lo tan­to, quie­ro ser el lí­der de un mo­vi­mien­to, me­dian­te el cual yo pue­da de­mos­trar­les que así co­mo yo pu­de con­se­guir lo que me pro­pu­se, ellos tam­bién pue­den lo­grar­lo”. GC

CO­MO KA­LETH MO­RA­LES... “Con el per­so­na­je siem­pre se bus­có ser bál­sa­mo pa­ra el do­lor y no el limón pa­ra una he­ri­da”.

UN PRO­PÓ­SI­TO... “Yo bus­co sem­brar en to­dos mis se­gui­do­res la idea de que los sue­ños sí se pue­den cum­plir”.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Ma­ría El­vi­ra Cue­llo Or­lan­do Se­gu­ra Car­los Vi­ves Gladys Or­te­ga Ins­ti­tu­to Se­cu­lar Fie­les Sier­vas de Je­sús y nues­tro co­la­bo­ra­dor el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Je­ró­ni­mo po­sa al en el res­tau­ran­te Va­ra­de­ro, en una vi­si­ta que hi­zo a Ba­rran­qui­lla con otros ac­to­res de la no­ve­la ‘Los Mo­ra­les’.

En la foto, Je­ró­ni­mo per­so­ni­fi­ca al can­tan­te fa­lle­ci­do Ka­leth Mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.