Or­lan­do Se­gu­ra Periodista

Es ba­rran­qui­lle­ro y ha­ce cin­co años ha­ce par­te del gru­po de periodistas de ‘Des­pier­ta Amé­ri­ca’. ‘Có­di­go Se­gu­ra’ es el nom­bre de su sec­ción en ese pro­gra­ma.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Li­li­beth Her­nán­dez Gar­cía Twit­ter: @ @soy­li­li­beth FO­TOS Cor­te­sía Uni­vi­sion y Je­sús Pé­rez

Es­pon­tá­neo, op­ti­mis­ta, per­se­ve­ran­te, pe­ro an­te to­do disciplinado. Así es Or­lan­do Se­gu­ra. Y son pre­ci­sa­men­te es­tas cua­li­da­des las que lo han he­cho me­re­ce­dor de sus lo­gros pro­fe­sio­na­les. In­te­gra la des­ta­ca­da nó­mi­na de ta­len­tos de Des­pier­ta Amé­ri­ca del Ca­nal Uni­vi­sión, en Es­ta­dos Uni­dos.

Na­ció y se crió en Ba­rran­qui­lla. Es­tu­dió en el Li­ceo de Cervantes “to­da la vi­da” pe­ro el úl­ti­mo año lo reali­zó en el Se­mi­na­rio Con­ci­liar San Luis Bel­trán. Co­mo él lo afir­ma unas “tra­ve­su­ras” le cos­ta­ron la sa­li­da del Li­ceo, pe­ro el Se­mi­na­rio “mar­có” su vi­da po­si­ti­va­men­te.

Ha­blan­do un po­co acer­ca de sus ini­cios pro­fe­sio­na­les cuen­ta que pri­me­ra­men­te es­tu­dió cua­tro se­mes­tres de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, sin em­bar­go, con los días con­fir­mó que es­to no era lo su­yo. Con de­ter­mi­na­ción se lo hi­zo sa­ber a sus

SU ES­TI­LO... “Soy más periodista de ‘ti­ming’ que de per­so­na­jes. Me gus­ta en­tre­vis­tar al que ocu­pa el te­ma del día, no al que fue fa­mo­so”.

pa­dres y se fue a Bo­go­tá a la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na pa­ra es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción So­cial. Ati­nó y se gra­duó en el año 2000, hoy en día es una per­so­na rea­li­za­da. “Ya son 20 años de ex­pe­rien­cia”. Con pa­cien­cia ha ido lo­gran­do sus me­tas. Aún le fal­ta, pe­ro por el mo­men­to dis­fru­ta el pro­ce­so, co­mo él mis­mo lo re­pi­te una y otra vez.

Or­lan­do se des­pier­ta cuan­do aún es de ma­dru­ga­da y se acues­ta an­tes de las 8 p.m. Es muy fa­mi­liar y su hi­jo Jos­hua es su prio­ri­dad. Ca­da mo­men­to vi­vi­do con él lo lle­va a te­ner pre­sen­te su in­fan­cia en su na­tal Ba­rran­qui­lla.

Aho­ra sus días trans­cu­rren en Mia­mi, so­lea­dos y en me­dio del trá­fi­co ace­le­ra­do de esa ciu­dad de la Flo­ri­da. Ama vi­vir allí, siem­pre lo an­he­ló. Así lo de­ja sa­ber a tra­vés de es­ta anéc­do­ta: “Cuan­do te­nía co­mo ocho años, es­tan­do hos­pe­da­do en un ho­tel en Va­lle­du­par (Ce­sar), por el te­le­vi­sor vi a Don Fran­cis­co, por Uni­vi­sión, y so­ñé al­gún día tra­ba­jar en es­te ca­nal y, por qué no, te­ner un show”.

Lo que en su mo­men­to pu­do ser un sim­ple de­seo pa­ra Or­lan­do fue el ini­cio de uno de sus pro­pó­si­tos, por el que si­gue tra­ba­jan­do a dia­rio. Ya es­tá en ese ca­nal, uno de los más im­por­tan­tes de ha­bla his­pa­na en EEUU. Pe­ro aún sus re­tos pro­fe­sio­na­les no se de­tie­nen. Tal cual, co­mo en su in­fan­cia, si­gue so­ñan­do con te­ner su pro­pio show. No es fá­cil, pe­ro Or­lan­do no se que­da con lo jus­to. No cree en los im­po­si­bles.

Inevi­ta­ble no traer a co­la­ción su tran­si­ción co­mo in­mi­gran­te la­tino. Esos pa­sa­jes los des­cri­be co­mo “muy du­ros”. “No sé si lo vol­ve­ría a ha­cer, pa­sé mu­cho tra­ba­jo, no te­nía cer­te­za de na­da y me­nos de que al­gún día po­dría lle­gar a ejer­cer mi pro­fe­sión en Es­ta­dos Uni­dos. Lo úni­co que sa­bía era que de­bía per­se­ve­rar. Siem­pre su­pe que na­da en el mun­do po­día to­mar el lu­gar de la per­sis­ten­cia”.

En la bús­que­da de sus sue­ños na­da lo de­te­nía. “Siem­pre hay que pre­gun­tar­se qué nos ha­ce real­men­te fe­li­ces. Cuan­do te­ne­mos un por qué pa­ra al­go, las ga­nas de lu­char son in­fi­ni­tas. Siem­pre su­pe que que­ría es­tar en la te­le y de­bía lu­char­lo”, en­fa­ti­za el ba­rran­qui­lle­ro. Agre­ga que “la for­tu­na so­lo fa­vo­re­ce al va­lien­te”.

Es el “afortunado” pa­pá de Jos­hua. Or­lan­do Se­gu­ra y la ac­triz co­lom­bia­na Ca­ta­li­na Me­sa se es­tre­na­ron co­mo pa­dres ha­ce un año y cua­tro me­ses. El pe­que­ño Jos­hua re­fle­ja ter­nu­ra. Or­lan­do se des­bor­da en ha­la­gos pa­ra ha­blar de él. En su Ins­ta­gram dos de ca­da 10 fo­tos son de mo­men­tos que com­par­te con el pe­que­ño. Su na­ci­mien­to lo de­fi­ne así: “La ma­yor lec­ción es que la fe­li­ci­dad nos lle­ga llo­ran­do, em­pa­pa­do y des­pués de nue­ve me­ses de re­zar por él. Con Jos­hua la vi­da ya me pre­mió lo po­co o mu­cho que ha­ya he­cho bien. Aho­ra me sien­to muy afortunado y agra­de­ci­do”.

Re­to­man­do el hi­lo de la con­ver­sa­ción, acer­ca de su ca­rre­ra co­mo periodista, Or­lan­do afir­ma que ha te­ni­do mu­chas ‘chi­vas’, pe­ro nin­gu­na ha si­do más es­pe­cial que la otra. Así de sen­ci­llo, lo sus­ten­ta en una so­la fra­se: “A to­das les pon­go el al­ma”.

Ca­da ma­ña­na se pre­pa­ra pa­ra pre­sen­tar en Des­pier­ta Amé­ri­ca su seg­men­to Có­di­go Se­gu­ra, que ha­ce alu­sión a su ape­lli­do pe­ro tam­bién a no­tas pre­via­men­te con­fir­ma­das, con­tras­ta­das con la fuente, con un tra­ba­jo de cam­po ri­gu­ro­so, cui­dan­do ca­da de­ta­lle. No dan­do es­pa­cio a la bur­la ni al ru­mor y mu­cho me­nos a la ca­lum­nia.

To­do lo vi­vi­do lo agra­de­ce. No ol­vi­da que en su eta­pa ini­cial siem­pre con­tó con el apo­yo de su fa­mi­lia y de va­rios ami­gos que “siem­pre han so­ña­do des­pier­tos” con él en “esa ilu­sión de te­ner un es­pa­cio en la te­le”. Hoy es­ta es su reali­dad, la vi­ve día tras día, sin afán pe­ro con un nor­te, fe­liz, exi­to­so y siem­pre muy Gen­te Ca­ri­be. GC

SU HI­JO... “To­dos los días, mí­ni­mo, le de­di­co dos ho­ras a Jos­hua. El tra­ba­jo no es ex­cu­sa ni lo se­rá pa­ra no de­di­car­le tiem­po a mi hi­jo”.

Or­lan­do Se­gu­ra en el set de gra­ba­ción de ‘Des­pier­ta Amé­ri­ca’, don­de la­bo­ra de lu­nes a vier­nes.

Or­lan­do po­sa con Ka­te del Cas­ti­llo, des­pués de una en­tre­vis­ta a la me­xi­ca­na. Or­lan­do y el ita­liano Gian­lu­ca Vac­chi, fe­nó­meno de las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.