Ma­ría El­vi­ra Cue­llo Di­se­ña­do­ra in­dus­trial

Ma­ría El­vi­ra Cue­llo com­par­te có­mo ha lo­gra­do sa­nar po­co a po­co la pér­di­da de su es­po­so, al cum­plir­se un año de su fa­lle­ci­mien­to, mien­tras cría cua­tro hi­jos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Comas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les AGRA­DE­CI­MIEN­TOS @isaac­ma­keup

Ma­ría El­vi­ra Cue­llo Na­va­rro es ba­rran­qui­lle­ra, di­se­ña­do­ra in­dus­trial y ma­dre de cua­tro. Tie­ne 32 años y di­ce que aun­que pa­re­ce te­ner me­nos, sien­te que ha ex­pe­ri­men­ta­do co­sas de per­so­nas con más edad.

Ella, co­mo to­dos, ha pa­sa­do por ad­ver­si­da­des, pe­ro ase­gu­ra que “la ac­ti­tud que uno tie­ne pa­ra afron­tar las co­sas, es lo más im­por­tan­te”.

El 3 de ju­lio de 2016, pa­ra ser exac­tos, per­dió al amor de su vi­da, el pa­dre de sus hi­jos. Y hoy, a dos días de su pri­mer aniver­sa­rio de fa­lle­ci­do, com­par­te có­mo ha lo­gra­do te­ner la fuer­za pa­ra se­guir su vi­da día a día y le­van­tar a sus cua­tro hi­jos sin él.

Cuen­ta des­de la sa­la de su ca­sa que Abel Carbonell, su es­po­so co­mer­cia­li­za­dor de car­bón, te­nía cálcu­los y que es­ta­ba lis­to pa­ra rea­li­zar­se una ci­ru­gía y re­mo­ver­se uno de ellos. Fue en la es­pe­ra a ser ope­ra­do que su­frió un pa­ro res­pi­ra­to­rio jun­to con un de­rra­me ce­re­bral. Con es­to, su cuer­po se blo­queó, de­jó de res­pi­rar y de in­me­dia­to fue lle­va­do a la UCI (Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos) de la clí­ni­ca Por­toa­zul. Allí vol­vió a pre­sen­tar otro de­rra­me, con Ma­ría El­vi­ra a su la­do. Le hi­cie­ron un dre­na­je, pe­ro él ya es­ta­ba dor­mi­do. Ha­bía en­tra­do en co­ma.

Ali­men­tar­se y dor­mir era lo úl­ti­mo en lo que pen­sa­ba Ma­ría El­vi­ra du­ran­te esos días. Ella so­lo que­ría es­tar cer­ca de Abel. Tan­to que bus­có las ma­ne­ras de po­der es­tar en una ha­bi­ta­ción cer­ca, en la clí­ni­ca, mien­tras él se­guía en UCI. Pe­ro fue el quin­to día, un sá­ba­do 2 de ju­lio, que su­po que al­go no es­ta­ba bien.

Esa no­che vien­do el mo­ni­tor, que ya ha­bía apren­di­do a leer, se dio cuen­ta que los ni­ve­les de oxi­ge­na­ción en la san­gre de Abel es­ta­ban em­pe­zan­do a ba­jar, y que ahí em­pe­za­rían los pro­ble­mas. Se des­pi­dió de él y fue sa­ca­da de UCI, por emer­gen­cia de otro pa­cien­te.

Al día si­guien­te, 3 de ju­lio de 2016, de­ci­dió ir a mi­sa en ho­ras de la ma­ña­na y, arro­di­lla­da, se des­pren­dió de él, en­tre­gán­do­se­lo a Dios, y pi­dién­do­le que hi­cie­ra lo que era me­jor pa­ra su es­po­so. Al sa­lir de mi­sa y lle­gar a ca­sa, su pa­pá que es mé­di­co, le dio la no­ti­cia. Abel ha­bía fa­lle­ci­do, a sus 44 años.

“A pe­sar del do­lor y la tris­te­za, sen­tí una paz, una tran­qui­li­dad, por­que se lo ha­bía en­tre­ga­do a Dios. Pe­ro me ha­ce mu­cha fal­ta, lo llo­ro to­da­vía”, ase­gu­ra muy cal­ma­da Ma­ría El­vi­ra.

EL DUE­LO. Sin sol­tar lá­gri­ma al­gu­na Ma­ría El­vi­ra con­tó que la pri­me­ra se­ma­na sin la pre­sen­cia de su es­po­so fue muy di­fí­cil. Dur­mió en ca­sa de sus pa­dres, pe­ro sa­bía que “la reali­dad” la es­pe­ra­ba, que ten­dría que vol­ver a ella tar­de o tem­prano. Por eso a los ocho días de due­lo vol­vió a dor­mir en su ca­sa, en su ca­ma, pe­ro sin él.

“Pen­sa­ba que te­nía que lo­grar ha­cer­lo en al­gún mo­men­to y en­tre más rá­pi­do, me­jor pa­ra to­dos. Y lo lo­gré. Y en­tre más rá­pi­do yo les en­se­ña­ra a mis hi­jos que la vi­da con­ti­núa, era me­jor”.

Por su­pues­to, su vi­da se vol­vió en un pro­ce­so dia­rio, una lu­cha cons­tan­te. En re­to­mar su ru­ti­na po­co a po­co, vis­tien­do con otros co­lo­res y ha­cer su pa­pel de ma­dre. De he­cho, nun­ca le ocul­tó lo que pa­sa­ba a sus hi­jos. Des­de que es­tu­vo en co­ma has­ta que Abel fa­lle­ció ellos su­pie­ron qué pa­sa­ba.

“A ellos les dio muy du­ro, el pro­ce­so fue lar­go. Te­nían ra­bia, so­bre to­do Abel Eduar­do (su úni­co hi­jo hom­bre), por­que sen­tía que si él llo­ra­ba es­ta­ba ha­cien­do al­go ma­lo, por­que no me veía llo­rar a mí. En­ton­ces me to­có de­jar­me ver una que otra vez es­tan­do con ellos. Hoy ya to­do es di­fe­ren­te”, di­ce la ma­dre de cua­tro.

HOY. La son­ri­sa radiante de Ma­ría El­vi­ra no se ve apa­ga­da en lo más mí­ni­mo. Suel­ta una que otra ri­sa con al­gún co­men­ta­rio y, aun­que la his­to­ria que re­la­ta tie­ne una ba­se un po­co tris­te, ex­pli­ca que es la re­si­lien­cia la que la ha­ce po­ner­se de pie to­dos los días.

Eso, y la es­cri­tu­ra. Creó un blog ha­ce po­co ( me­con­li­ne.blog) en el que ha ido con­tan­do por par­tes los acon­te­ci­mien­tos de su “nue­va vi­da”, co­mo ella di­ce. So­lo lle­va cua­tro en­tra­das, pe­ro es­cri­be tal cual pa­sa­ron las co­sas, sin­tién­do­se uno, al leer­la, vi­vien­do con ella to­do.

“Ca­da vez que con­ta­ba mi his­to­ria le da­ba fuer­za a mu­chas per­so­nas. Al- gu­nas has­ta me han di­cho que las he ayu­da­do con su ma­tri­mo­nio”, ex­pre­sa la hoy blo­gue­ra, con has­ta cua­tro mil vi­si­tas, y que es­pe­ra tra­du­cir al in­glés sus pu­bli­ca­cio­nes pron­to.

Ade­más, cree que su for­ma de ser, su ca­rác­ter y sus hi­jos tam­bién la ayu­da­ron. Pe­ro di­ce con­ven­ci­da que “es la for­ma co­mo afron­te­mos las si­tua­cio­nes que sa­li­mos de ellas. Por eso hay que dar gra­cias por to­do, por­que has­ta las co­sas ma­las traen co­sas bue­nas”.

Aho­ra se de­di­ca a or­ga­ni­zar lo que le de­jó su es­po­so, ha­ce de­co­ra­cio­nes pa­ra fies­tas (su hobby) y es­cri­be en el blog.

Sien­te que que­bró el mol­de de las viu­das, pues con­si­de­ra que “aquí creen que es ves­tir de ne­gro pa­ra siem­pre y llo­rar, llo­rar y llo­rar. Pe­ro yo no. Yo di­je: ten­go que se­guir vi­vien­do”. GC

LA VI­DA SI­GUE... “La ac­ti­tud es lo más im­por­tan­te. En es­to no se pue­de echar pa’ trás, so­lo que­da echar pa’ lan­te”.

EL DUE­LO... “Se va­len los mo­men­tos de de­bi­li­dad, pe­ro hay que sa­car la fuer­za de don­de sea y sa­cu­dir­se”.

Vi­ve en el nor­te de la ciu­dad con sus cua­tro hi­jos: Es­te­fa­nía, de 10, Abel Eduar­do, de 7, Emi­lia, que hoy cum­ple 4, y Ma­ría, de 2.

Lue­go de sie­te me­ses Ma­ría El­vi­ra de­ci­dió co­men­zar a usar co­lor, aun­que con­fie­sa que to­da­vía se sien­te in­có­mo­da con el ro­jo. Una de las úl­ti­mas fo­tos con Abel fue el día de la pri­me­ra co­mu­nión de su hi­ja ma­yor, Es­te­fa­nía, de 10 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.