Ma­ría El­vi­ra Sie­rra Di­se­ña­do­ra

Ha­ber na­ci­do en una fa­mi­lia de ju­ris­tas no fre­nó sus ga­nas de ser di­se­ña­do­ra. Re­cien­te­men­te lan­zó una co­lec­ción en la que los ca­ba­llos son los pro­ta­go­nis­tas.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

La fa­mi­lia de Ma­ría El­vi­ra Sie­rra, en su ma­yo­ría, son ju­ris­tas. Su ma­má, El­vi­ra Pacheco Or­tiz fue ma­gis­tra­da, y su pa­dre, Li­bar­do Sie­rra Ro­drí­guez, ha os­ten­ta­do im­por­tan­tes car­gos pú­bli­cos en Car­ta­ge­na y la Cos­ta en ge­ne­ral. Sus her­ma­nos son abo­ga­dos al igual que sus pri­mas más cer­ca­nas. Co­mo ella lo ex­pre­sa “son po­qui­tos” los que han de­ser­ta­do de las le­yes. Ase­gu­ra que na­ció di­se­ña­do­ra, aun­que sue­ne cli­ché. Por eso, sen­tar­se y di­bu­jar un bo­ce­to, ha­cer un pa­trón, co­ser e ima­gi­nar un es­tam­pa­do le vie­ne siem­pre na­tu­ral, es su há­bi­tat.

“Na­cí di­se­ña­do­ra, to­das las ni­ñas jue­gan con los ves­ti­dos de las mu­ñe­cas, pe­ro yo los trans­for­ma­ba, les ha­cía otros y des­pués se los po­nía. Más ade­lan­te, en el úl­ti­mo año de co­le­gio (es­tu­dió en cin­co) to­das mis ami­gas se gra­dua­ron con ves­ti­dos que yo les di­se­ñé, una por una lle­ga­ban a mi ca­sa, les pin­ta­ba el bo­ce­to y des­pués iban don­de su res­pec­ti­va mo­dis­ta. Eso fue en Co­le­gio el Car­me­lo”, re­cuer­da.

En­tre ires y ve­ni­res Ma­ría El­vi­ra cum­ple 18 años en el mun­do de la mo­da. Ella tie­ne 43 y una her­mo­sa hi­ja, Sa­bi­na Ma­ru­lan­da Sie­rra, de 17.

Por su tra­yec­to­ria, re­cien­te­men­te fue la di­se­ña­do­ra ho­me­na­jea­da en el Car­ta­ge­na Fas­hion Week y sus di­se­ños en­ga­la­na­ron la úl­ti­ma pa­sa­re­la. Ase­gu­ra que sin­tió una gran res­pon­sa­bi­li­dad so­bre sus hom­bros por el al­to ni­vel que exis­te en el di­se­ño bo­li­va­ren­se, sin em­bar­go, sus crea­cio­nes im­pac­ta­ron por el buen gus­to y lo no­ve­do­sos que son.

Afir­ma que le gus­ta ma­ne­jar el con­cep­to de tú­ni­cas y bue­na par­te de sus clien­tas la iden­ti­fi­can por ellas. Se­gún su con­cep­to, es­tas “en­ca­jan per­fec­to con to­do el en­torno de nues­tro tró­pi­co ca­ri­be­ño”.

“Me he iden­ti­fi­ca­do mu­cho con esa lí­nea porque la mu­jer siem­pre se ve ele­gan­te, pa­re­cen dio­sas, co­mo se ven las mu­je­res en el cine épi­co (…) Este es un mo­men­to im­por­tan­te pa­ra mi ca­rre­ra, me es­toy reac­ti­van­do y en­fo­can­do en pre­sen­tar lo que ha­go en pa­sa­re­las. Aho­ra hay una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te de per­so­nas ta­len­to­sas, el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción por las re­des, hay que ir a la van­guar­dia, po­ner­se a tono, eso no es fá­cil. Este no es el mo­men­to cum­bre de mi ca­rre­ra, pe­ro sí fun­da­men­tal, es­ta co­lec­ción que ten­go es­tá de­di­ca­da a los ca­ba­llos”.

Su amor por es­tos ani­ma­les na­ció con ella igual que su pa­sión por la mo­da. De he­cho es ca­ba­llis­ta, pe­ro nun­ca se le ha­bía ocu­rri­do jun­tar esas dos afi­cio­nes. “Creo que hu­bo una chis­pa di­vi­na que me ins­pi­ró, es un re­ga­lo de Dios. El ca­ba­llo vi­sual­men­te me pa­re­ce her­mo­so, es una cria­tu­ra im­pre­sio­nan­te que te asom­bra siem­pre. Tie­ne una fuer­za muy grande, pe­ro se de­ja do­mes­ti­car, po­see una no­ble­za in­men­sa”.

Así, Ma­ría El­vi­ra plas­ma en sus tú­ni­cas es­tam­pa­dos de ca­ba­llos. Tam­bién pa­sa en sus ves­ti­dos de ba­ño, pan­ta­lo­nes, blu­sas y ves­ti­dos, siem­pre de for­ma de­li­ca­da, con na­tu­ra­li­dad.

SU TRA­YEC­TO­RIA. Ma­ría El­vi­ra es­tu­dió Di­se­ño de Mo­das en la Es­cue­la Ar­tu­ro Te­ja­da Cano, en Bo­go­tá. Afir­ma que no es­co­ger el De­re­cho co­mo ca­rre­ra era al­go que su fa­mi­lia es­pe­ra­ba por su na­tu­ra­le­za crea­ti­va.

Sostiene que su for­ma­ción co­mo di­se­ña­do­ra es­tá muy en­fo­ca­da a ma­ne­jar el ne­go­cio, ha­cer­lo pro­duc­ti­vo, “no so­la­men­te ha­cer la ro­pa, los pa­tro­nes y co­ser”. El ma­ne­jo eco­nó­mi­co, que la ca­ja re­gis­tra­do­ra sue­ne, es fun­da­men­tal pa­ra que la pro­duc­ción y la crea­ti­vi­dad va­yan de la mano.

“Mis pa­pás siem­pre han si­do mi apo­yo. Em­pe­cé con dos má­qui­nas, a pun­ta de tro­pie­zos ya ten­go 18 años ejer­cien­do la ca­rre­ra con al­gu­nas in­te­rrup­cio­nes, pe­ro aquí es­toy”, ex­cla­ma.

Con­fie­sa que no es mu­jer de coc­te­les, fies­tas o aga­sa­jos. Ella pre­fie­re ma­ne­jar un “per­fil ba­jo”, siem­pre pen­san­do en có­mo me­jo­rar e in­no­var en un muy com­pe­ti­ti­vo ám­bi­to de di­se­ña­do­res del Ca­ri­be que po­nen en lo más al­to el di­se­ño co­lom­biano. A ga­lo­pe, len­to pe­ro se­gu­ro, Ma­ría El­vi­ra se­gui­rá mos­tran­do su tre­men­do ta­len­to. GC

La di­se­ña­do­ra po­só pa­ra Gen­te Ca­ri­be en las ins­ta­la­cio­nes del ho­tel Ar­me­ría Real, en el his­tó­ri­co ba­rrio de Get­se­ma­ní.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.