Ale­jan­dra Or­tiz, el ros­tro ba­rran­qui­lle­ro en las no­ti­cias de Los Án­ge­les

CON SO­LO 29 AÑOS YA TIE­NE TRES PRE­MIOS EMMY Y HA EN­TRE­VIS­TA­DO A PER­SO­NA­JES DE LA PO­LÍ­TI­CA EN EE.UU. CO­MO EL EX­VI­CE­PRE­SI­DEN­TE JOE BI­DEN. RE­CO­NO­CE EN ERNESTO MCCAUSLAND A LA PER­SO­NA QUE MÁS LA INFLUENCIÓ PA­RA QUE FUE­RA PE­RIO­DIS­TA.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 12-13

Tres pre­mios Emmy en las ca­te­go­rías Me­jor pre­sen­ta­do­ra de no­ti­cias, Me­jor no­ti­cie­ro de la re­gión su­r­oes­te de Es­ta­dos Uni­dos y Me­jor pro­gra­ma es­pe­cial cor­to con el ca­nal Te­le­mun­do Las Ve­gas, son ape­nas el preám­bu­lo en la ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca de es­ta ba­rran­qui­lle­ra. Ale­jan­dra Or­tiz Cha­gín se su­ma a los ta­len­tos co­lom­bia­nos que se des­ta­can en Es­ta­dos Uni­dos. Es la pre­sen­ta­do­ra del no­ti­cie­ro Te­le­mun­do 52, en Los Án­ge­les (Ca­li­for­nia) y du­ran­te la semana tam­bién ha­ce re­por­te­ría.

Na­ció en el ho­gar de Luis Car­los Or­tiz Bou­de y Mart­ha Lu­cía Cha­gín. Es egre­sa­da del Mary­mount. “En esa épo­ca des­cu­brí que te­nía una pa­sión por in­for­mar y tam­bién por el ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad y por eso de­ci­dí es­tu­diar co­mu­ni­ca­ción”. Así fue co­mo al gra- duar­se del co­le­gio de­ci­dió es­tu­diar es­ta ca­rre­ra en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, en Bo­go­tá.

De sus días en la tie­rra que la vio na­cer re­cuer­da que eran “sin afán, fe­li­ces”. Se go­za­ba los car­na­va­les “o las na­vi­da­des en el me­jor vi­vi­de­ro del mun­do, dis­fru­ta­ba de las abuelas, los pri­mos y el man­go bi­che con sal y li­món”.

Con esa mis­ma es­pon­ta­nei­dad con la que ha­bla es con la que ha ido con­quis­tan­do a los te­le­vi­den­tes que la si­guen.

Ale­jan­dra cuen­ta que sus pi­ni­nos los hi­zo des­de ter­cer se­mes­tre, cuan­do

te­nía 19 años. “Tra­ba­jé cua­tro años en ra­dio, en Ja­ve­ria­na Es­té­reo, co­mo lo­cu­to­ra de pro­gra­mas cul­tu­ra­les y de mú­si­ca la­ti­na, jazz y de la Cos­ta colombiana. Mien­tras ha­cía mi te­sis y a po­cos meses de gra­duar­me de la uni­ver­si­dad, es­tu­ve en Ba­rran­qui­lla co­mo di­rec­to­ra de pro­to­co­lo y re­la­cio­nes pú­bli­cas del mun­dial Sub-20 de la FIFA Co­lom­bia 2011. Ahí tam­bién pu­de tra­ba­jar unos meses co­mo pe­rio­dis­ta de EL HERALDO, gra­cias a la con­fian­za que me dio Ernesto Mccausland. Sin du­da él fue la per­so­na que más me mo­ti­vó pa­ra es­tu­diar periodismo”.

Es­pec­ta­cu­lar. Es­ta es la pa­la­bra con la que de­fi­ne su es­ta­día en Es­ta­dos Uni­dos. “Aun­que ob­vio, no to­do es co­lor de ro­sa cuan­do se vi­ve en el ex­te­rior so­la, sin la fa­mi­lia, no­vio y ami­gos. Se ha­cen mu­chí­si­mos es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios, pe­ro al fi­nal se ven re­com­pen­sa­dos. Aquí, a di­fe­ren­cia de Co­lom­bia, soy ‘Soi­la’: soy la que la­vo, co­cino, plan­cho, or­ga­ni­zo y lim­pio”, di­ce en­tre ri­sas.

Ale­jan­dra lle­gó pri­me­ro a Te­le­mun­do Las Ve­gas. En me­nos de 365 días la lla­ma­ron al mis­mo me­dio pe­ro en Los Án­ge­les. Con tan so­lo 29 años lle­gó al pues­to que os­ten­ta­ba otra pe­rio­dis­ta des­de ha­cía más de dos dé­ca­das. Co­mo era de es­pe­rar­se la res­pon­sa­bi­li­dad era do­ble, pe­ro Ale­jan­dra di­ce que el vo­to de con­fian­za no le que­dó gran­de.

En su cor­ta tra­yec­to­ria en es­te país ha lo­gra­do mu­chas pri­mi­cias y es­pe­cia­les pe­rio­dís­ti­cos. Ci­ta una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va en in­glés con el que era en ese en­ton­ces el vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Joe Bi­den.

“Fal­ta­ban tres se­ma­nas pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y ata­có fuer­te­men­te a Do­nald Trump du­ran­te la en­tre­vis­ta. Te­le­mun­do Las Ve­gas fue el úni­co me­dio lo­cal que pu­do en­tre­vis­tar­lo en su vi­si­ta a Ne­va­da. La ob­tu­ve con la ayu­da de mi pro­duc­to­ra y con la gen­te de la cam­pa­ña de Clin­ton. Y tam­bién la en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con la fór­mu­la vi­ce­pre­si­den­cial de Hi­llary Clin­ton, Tim Kai­ne, es­ta sí fue en es­pa­ñol y fue trans­mi­ti­da a ni­vel na­cio­nal”.

Des­pués de es­to los ha­la­gos y las mi­ra­das de mu­chos ex­per­tos en periodismo se cen­tra­ron en el ta­len­to de Ale­jan­dra, es­te fue uno de los mo­ti­vos por los que rá­pi­da­men­te lle­gó a la es­ta­ción de LA, el mer­ca­do te­le­vi­si­vo la­tino más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Su res­pon­sa­bi­li­dad y en­tre­ga aho­ra son ma­yo­res. Quie­re se­guir con­quis­tan­do te­le­vi­den­tes. Co­mo ella mis­ma lo di­ce quie­re ser “por­ta­voz de los que no tie­nen voz”, y a tra­vés de su me­dio lo ha ido lo­gran­do. Se sien­te afor­tu­na­da y ben­de­ci­da de ha­cer par­te de Te­le­mun­do. Les agra­de­ce la opor­tu­ni­dad y con­fian­za. Con­fie­sa que desea en­tre­vis­tar al pre­si­den­te Do­nald Trump. “En­tre mu­chos te­mas de su Go­bierno, tam­bién le pre­gun­ta­ría ¿pa­ra qué sir­ve el po­der?”.

SU VI­DA FA­MI­LIAR. Ale­jan­dra ya ve­nía de vi­vir so­la en Bo­go­tá, así que es­ta­ba acos­tum­bra­da, pues “des­de pe­que­ña ha­bía via­ja­do mu­cho a Es­ta­dos Uni­dos y ya ha­bía he­cho prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les en te­le­vi­sión (en el no­ti­cie­ro na­cio­nal de Te­le­mun­do Mia­mi, en el 2009; y en NY1 No­ti­cias de Ti­me War­ner Ca­ble Nue­va York, en el 2010; y ta­lle­res y ca­pa­ci­ta­cio­nes con CNN en Es­pa­ñol), al fi­nal to­do eso me sir­vió pa­ra que no me die­ra du­ro el cam­biar de país en tér­mi­nos cul­tu­ra­les”.

Sin em­bar­go, ad­mi­te que extraña te­ner le­jos a sus pa­pás, a su her­ma­na Da­nie­la, a su no­vio Sergio Ro­drí­guez y a sus ami­gos de to­da la vi­da. “Gra­cias a Dios los veo bas­tan­te, ellos vie­nen mu­cho. Co­mo he es­ta­do es­tre­nan­do tra­ba­jo el año pasado y es­te no he po­di­do ir a Co­lom­bia, sino una so­la vez en un año y cua­tro meses, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te to­dos los sa­cri­fi­cios han va­li­do la pe­na. Me di cuen­ta el día que ga­né los Emmy. Sé que es­toy aquí pa­ra lo­grar gran­des co­sas y de­jar el nom­bre de Ba­rran­qui­lla y Co­lom­bia en al­to y eso me mo­ti­va ca­da ma­ña­na pa­ra se­guir dán­do­le al mun­do de la te­le­vi­sión, un mun­do di­fí­cil pe­ro apa­sio­nan­te”.

La pre­sen­ta­do­ra ba­rran­qui­lle­ra cree en ella. Esa es su ma­yor for­ta­le­za, pe­ro igual­men­te es muy aca­dé­mi­ca, le en­can­ta leer, ca­pa­ci­tar­se y apren­der de los de­más. “Ape­nas ter­mi­né el ba­chi­lle­ra­to me fui a vi­vir a Fran­cia pa­ra es­tu­diar fran­cés. En un mun­do tan com­pe­ti­ti­vo sa­bía que dos idio­mas ya no eran su­fi­cien­tes. Quie­ro ser po­lí­glo­ta, por eso he es­ta­do en cla­ses de man­da­rín, ára­be e ita­liano”.

A me­diano pla­zo se vi­sua­li­za pre­sen­tan­do a ni­vel na­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos y más ade­lan­te con su pro­pio pro­gra­ma de en­tre­vis­tas. No hay du­da: otra ba­rran­qui­lle­ra se abre ca­mino en el ex­te­rior. De cer­ca de­ja ver lo que vie­ne de­trás de ella. No de­ja de la­do su ca­ris­ma, be­lle­za y áni­mo al sen­tar­se fren­te a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. Des­de cual­quier lu­gar, Ba­rran­qui­la si­gue sien­do su ca­sa y el periodismo su ra­zón de ser. GC

SUS CO­LE­GAS NA­CIO­NA­LES... “Los pe­rio­dis­tas co­lom­bia­nos son muy ape­te­ci­dos en EE.UU, por­que la ma­yo­ría te­ne­mos un acen­to neu­tro, so­mos per­fec­cio­nis­tas y tra­ba­ja­mos con pa­sión”.

FOTO: AN­DRÉS ESPINOSA

“La pa­la­bra im­po­si­ble de­be des­apa­re­cer del dic­cio­na­rio de la gen­te que cree en sí mis­ma, que sue­ña en gran­de y que tie­ne fe en Dios”, opi­na.

Ale­jan­dra es egre­sa­da del co­le­gio Mary­mount. Des­pués de­ci­dió es­tu­diar Periodismo en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, en Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.