Gian­car­lo Maz­zan­ti Ar­qui­tec­to

El ba­rran­qui­lle­ro fue de­cla­ra­do miem­bro ho­no­ra­rio de la AIA por su apor­te al desa­rro­llo so­cial y ar­qui­tec­tó­ni­co en el mun­do. Des­de Ve­ne­cia, don­de ha­ce par­te de una iniciativa pa­ra la re­cons­truc­ción de Si­ria, ha­bló de su tra­ba­jo.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ale­jan­dro Rosales Mantilla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FOTOS Cortesía An­drés Val­bue­na y Ro­dri­go Dá­vi­la

Gian­car­lo Maz­zan­ti es en la ac­tua­li­dad uno de los ar­qui­tec­tos con más pres­ti­gio en el pla­ne­ta. Se pu­die­sen dar mu­chos ejem­plos que sus­ten­ten la an­te­rior afir­ma­ción. Ejem­plos co­mo que el pasado 26 de abril el Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano de Ar­qui­tec­tos (Ame­ri­can Ins­ti­tu­te of Ar­chi­tects) lo de­cla­ró miem­bro ho­no­ra­rio de su or­ga­ni­za­ción. Ca­da año la AIA, co­mo se co­no­ce al Ins­ti­tu­to en sus si­glas, des­ta­ca la obra de ar­qui­tec­tos no re­si­den­tes en Es­ta­dos Uni­dos que con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad. Co­mo lo des­cri­be la So­cie­dad Colombiana de Ar­qui­tec­tos, la AIA, “fun­da­da en 1857, es una or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se que pro­mue­ve la ar­qui- tec­tu­ra co­mo pro­fe­sión, equi­va­len­te” a la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de la Len­gua.

La Bi­blio­te­ca Es­pa­ña, en lo más al­to del ce­rro San­to Do­min­go, en Me­de­llín; el Par­que del Bi­cen­te­na­rio, en Bo­go­tá; el di­se­ño de 31 prees­co­la­res en el de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, la am­plia­ción de la Fun­da­ción San­ta Fe, en Bo­go­tá; el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Ba­rran-

qui­lla, que “se eri­ge co­mo un edi­fi­cio que par­ti­ci­pa de la con­fi­gu­ra­ción del Par­que Cul­tu­ral del Ca­ri­be”; el Co­le­gio Pies Des­cal­zos, en Car­ta­ge­na; y la re­mo­de­la­ción del Es­ta­dio Ro­me­lio Mar­tí­nez, en la Are­no­sa; son al­gu­nas de sus obras más em­ble­má­ti­cas. Ade­más, va­rias de sus ma­que­tas han si­do ex­pues­tas en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York. Sin exa­ge­rar, ha­blar de los lo­gros, pre­mios y ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas en las que es­te ba­rran­qui­lle­ro ha par­ti­ci­pa­do, re­que­ri­ría de va­rias pá­gi­nas.

Des­de Ve­ne­cia, en don­de se en­cuen­tra por es­tos días, Gian­car­lo Maz­zan­ti ha­bló con Gen­te Ca­ri­be.

¿Qué ha­ce en Ve­ne­cia? P R Ha­go par­te del cur­so de ve­rano de la Uni­ver­si­dad de Ve­ne­cia (IUAV), que se lla­ma WA­VE 2017, el cual es­tá tra­ba­jan­do con Na­cio­nes Uni­das pa­ra la re­cons­truc­ción de Si­ria, es un pro­yec­to edu­ca­ti­vo y a su vez co­la­bo­ra­ti­vo. Hay apro­xi­ma­da­men­te 1.000 es­tu­dian­tes tra­ba­jan­do en dis­tin­tas ciu­da­des de Si­ria y te­má­ti­cas. El cur­so es has­ta el 14 de ju­lio (ayer).

¿Cuál es la ciu­dad que más lo P se­du­ce por su ar­qui­tec­tu­ra? R Me se­du­ce, más que la be­lle­za, la vi­da de las ciu­da­des, su di­ná­mi­ca y for­ma de vi­vir.

En un mun­do en el que la arP qui­tec­tu­ra es par­te de la hue­lla de las ci­vi­li­za­cio­nes, que des­cri­be la his­to­ria del ser hu­mano, ¿có­mo de­fi­ne su es­ti­lo? R Nos in­tere­sa pen­sar que el va­lor de la ar­qui­tec­tu­ra no es­tá so­lo en sí mis­ma sino en lo que es ca­paz de ge­ne­rar o pro­pi­ciar, nos in­tere­sa lo que pro­du­ce la ar­qui­tec­tu­ra, las re­la­cio­nes so­cia­les, su rol en la cultura, có­mo se cons­tru­ye pen­sa­mien­to y, so­bre to­do, có­mo cons­trui­mos in­clu­sión so­cial.

Ba­rran­qui­lla se cons­tru­yó desP de la di­ver­si­dad, co­mo en al­gún mo­men­to us­ted lo di­jo. ¿Si­gue sien­do la ca­pi­tal del Atlán­ti­co su prin­ci­pal in­fluen­cia? R Sí, Ba­rran­qui­lla mi­ra al mun­do y nues­tra re­la­ción es­tá en ese rum­bo. Soy pro­duc­to de la mez­cla de mu­chos in­mi­gran­tes que lle­ga­ron a es­ta ciu­dad y nues­tro ADN es la di­ver­si­dad y la in­no­va­ción, que son ca­rac­te­rís­ti­cas de Ba­rran­qui­lla, mi ori­gen es de una fa­mi­lia íta­lo-fran­ce­sa que lle­gó en 1923 pa­ra fun­dar el Ban­co Fran­cés e Ita­liano, soy hi­jo de la di­ver­si­dad y de un con­cep­to de ciu­dad de bra­zos abier­tos y mul­ti­cul­tu­ral.

¿Tie­ne en cuen­ta la crí­ti­ca de P sus con­tra­dic­to­res o los ha­la­gos de los que ven en su obra la más re­vo­lu­cio­na­ria en Co­lom­bia, des­pués de Ro­ge­lio Sal­mo­na? R La crí­ti­ca me in­tere­sa cuan­do cons­tru­ye re­fle­xión so­bre lo que ha­ce­mos y nos per­mi­te cons­truir un con­cep­to que de­fi­nía Octavio Paz co­mo “la ra­zón crí­ti­ca”. Una crí­ti­ca que obli­ga a mi­rar­se, pa­ra así cre­cer y cons­truir un cam­bio cons­tan­te en lo que ha­ce­mos.

¿Có­mo re­ci­bió la de­ci­sión del P ju­ra­do del Ame­ri­can Ins­ti­tu­te of Ar­chi­tects (AIA) de pre­sen­tar­lo den­tro de los ocho ar­qui­tec­tos in­ter­na­cio­na­les que re­ci­bie­ron la Ho­no­rary Fe­llows­hip 2017? R Es un ho­nor y un com­pro­mi­so ha­cer par­te del Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano de Ar­qui­tec­tos, ya que nos obli­ga a se­guir por una lí­nea in­ves­ti­ga­ti­va y crí­ti­ca ca­da vez más fuer­te. Más que la ar­qui­tec­tu­ra so­cial no­so­tros di­se­ña­mos es­pa­cios que ge­ne­ran com­por­ta­mien­tos sin im­por­tar el es­tra­to so­cial. El impacto y trans­for­ma­ción que bus­ca­mos va más allá del edi­fi­cio, im­pli­ca cons­truc­ción de co­mu­ni­dad y un apor­te a la so­cie­dad y sus ciu­da­des.

¿Qué ran­go de im­por­tan­cia P ocu­pan en su rea­li­za­ción co­mo ar­qui­tec­to y ser hu­mano los co­le­gios y prees­co­la­res que ha di­se­ña­do? R A tra­vés de los co­le­gios nos apro­xi­ma­mos a en­ten­der có­mo el es­pa­cio es­co­lar es en sí mis­mo un me­ca­nis­mo de en­se­ñan­za, co­mo el va­lor no es­tá so­lo en la be­lle­za sino en lo que se ge­ne­ra en tér­mi­nos de com­por­ta­mien­tos y edu­ca­ción. Es­ta­mos, a tra­vés de la Fun­da­ción Ho­ri­zon­tal- que es una iniciativa pa­ra el desa­rro­llo de pen­sa­mien­to y tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio de la que ha­ce­mos par­te con un gru­po in­ter­dis­ci­pli­nar- es­cri­bien­do un li­bro so­bre edu­ca­ción y am­bien­tes es­co­la­res que re­su­mi­rá nues­tra ex­pe­rien­cia y po­si­ción so­bre la edu­ca­ción.

¿Có­mo ve la ar­qui­tec­tu­ra coP lom­bia­na con­tem­po­rá­nea? R El país es hoy en día uno de los re­fe­ren­tes más im­por­tan­tes en La­ti­noa­mé­ri­ca y una gran in­cu­ba­do­ra de ideas.

¿Có­mo es­tá con­for­ma­da su P fa­mi­lia? R Me acom­pa­ñan mis tres hi­jas y Lau­ra, mi es­po­sa.

¿Qué es ser Gen­te Ca­ri­be? P R Es ser pio­ne­ro, in­no­va­dor en cual­quier co­sa que se ha­ce, es la es­ce­na de Ba­rran­qui­lla que no se nos pue­de ol­vi­dar. GC

SU PASADO EN BA­RRAN­QUI­LLA... “Mi ori­gen es de una fa­mi­lia íta­lo-fran­ce­sa que lle­gó en 1923 pa­ra fun­dar un ban­co, soy hi­jo de la di­ver­si­dad”.

Gian­car­lo en su ofi­ci­na, en Bo­go­tá, don­de ca­da vez pa­sa me­nos tiem­po por sus com­pro­mi­sos en otras ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.