Siham Sa­bagh Pin­to­ra

La vi­vien­da es­tá ubi­ca­da al nor­te de Ba­rran­qui­lla y se ca­rac­te­ri­za por te­ner ma­ti­ces de nues­tra re­gión. El ar­te plas­ma­do en sus pa­re­des, es­ca­le­ras y te­chos per­mi­ten que sus vi­si­tan­tes dis­fru­ten de ar­te abs­trac­to con mu­cho co­lor.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ete­chos

Tras­la­dar los co­lo­res de la re­gión Ca­ri­be a los rin­co­nes de una vi­vien­da no re­sul­ta im­po­si­ble. Pa­ra mues­tra un bo­tón, la ca­sa mu­seo de la ar­tis­ta li­ba­ne­sa Siham Sa­bagh ‘res­pi­ra y trans­pi­ra’ ar­te co­lo­ri­do. En­trar aquí sig­ni­fi­ca su­mer­gir­se en un uni­ver­so abs­trac­to con to­na­li­da­des frías y cá­li­das. Sus pa­re­des, es­ca­le­ras y te­chos pin­ta­dos son crea­ción de su pro­pie­ta­ria.

“Di­cen que cuan­do uno pa­sa por un tran­ce co­mo el que tu­ve, uno lle­ga a pin­tar co­sas do­lo­ro­sas, pe­ro yo me le­van­té pen­san­do en mu­chos co­lo­res que son los que plas­mé. Sien­to que des­pués de ese he­cho mi ar­te flo­re­ció y mi al­ma cam­bió. No sé de dón­de vi­nie­ron las imá­ge­nes que hi­ce”, in­di­ca la ar­tis­ta so­bre un gra­ve ac­ci­den­te que su­frió años atrás.

Su ar­te, ela­bo­ra­do con pin­tu­ras a ba­se de agua en las que pre­do­mi­nan co­lo­res co­mo el vio­le­ta, ro­jo, azul, ama­ri­llo, ver­de y sal­món, lo sus­ten­ta ba­jo la idea de que es “un vol­cán de co­lo­res que ex­plo­tó pe­ro no le hi­zo da­ño a na­die. So­la­men­te flo­re­ció”.

Las fi­gu­ras, pun­tos y tra­zos lar­gos, com­bi­na­dos con ma­ri­po­sas y bar­cos pro­ta­go­ni­zan sus pin­tu­ras. Sa­bagh, quien a los 15 años de edad lle­gó a la ca­pi­tal del Atlán­ti­co, ase­gu­ra que ca­da tra­zo que rea­li­za obe­de­ce a su ima­gi­na­ción.

LA AR­TIS­TA. Siham Sa­bagh es­tu­dió en la Aca­de­mia de Ar­tes Plás­ti­cas de Mar­cel Lom­ba­na en 1986, du­ran­te tres años. Allí ad­qui­rió las téc­ni­cas bá­si­cas pa­ra plas­mar su ta­len­to. Ma­ni­fies­ta que a la ho­ra de ha­cer ar­te, es vi­tal que el ser hu­mano de­je que la ima­gi­na­ción y la crea­ti­vi­dad flu­yan.

Por úl­ti­mo, re­me­mo­ra y di­ce que des­de que tie­ne uso de ra­zón, to­ma un pin­cel pa­ra ex­pre­sar­se. GC

LA DE­FI­NI­CIÓN DE SU OBRA... “Mi ar­te es un vol­cán de co­lo­res que ex­plo­tó y no le hi­zo da­ño a na­die, so­la­men­te flo­re­ció”.

NO PUE­DEN FAL­TAR... “En mis pin­tu­ras siem­pre de­ben es­tar los to­nos vio­le­ta, ro­jo, azul, ama­ri­llo, ver­de y sal­món”.

La pin­tu­ra ti­tu­la­da ‘Mi án­gel mu­sul­mán’ le da la bien­ve­ni­da a to­do aquel que lle­ga a la ca­sa mu­seo de Siham Sa­bagh.

La ar­tis­ta Siham Sa­bagh po­sa en la en­tra­da de su ca­sa mu­seo, lu­gar don­de re­si­de y plas­ma su ar­te.

Con mu­cho co­lor. Las pin­tu­ras en los te­chos de la co­ci­na y ha­bi­ta­ción se ti­tu­lan ‘No te­mo a na­die sino a mí mis­ma’ y ‘Alas so­ña­do­ras’. En es­tas crea­cio­nes pre­va­le­cen los pun­tos y las ra­yas.

Un con­cep­to en ca­sa. Es­ca­le­ras, pa­re­des y te­chos pin­ta­dos ha­cen par­te de las crea­cio­nes de Sa­bagh. Sin du­da al­gu­na, los to­nos vi­vos de­mues­tran su in­fluen­cia por el Ca­ri­be y el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla.

Las co­lum­nas de mo­ne­das y bi­lle­tes, he­chas a ba­se de are­na, de­co­ran el rin­cón de la sa­la. Es­tas tar­je­tas, crea­ción de Siham Sa­bagh, ador­nan la en­tra­da de las es­ca­le­ras de su ha­bi­ta­ción.

El ro­jo, ver­de, azul, ama­ri­llo y sal­món, ha­cen par­te de es­ta co­lec­ción lla­ma­da ‘Big bang’. Es­ta le da ‘vi­da’ a la pa­red de la ha­bi­ta­ción de Sihan Sa­bagh.

La sa­la azul es­tá ins­pi­ra­da en el mar Ca­ri­be. Su de­co­ra­ción con­tie­ne obras y es­cul­tu­ras con to­nos fríos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.