Ama lo que ha­ces

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

¿Es us­ted fe­liz con su pro­fe­sión? Le pre­gun­ta­ron al es­cri­tor es­pa­ñol En­ri­que Jar­diel, a lo que él con­tes­ta de ma­ne­ra en­vi­dia­ble: “Si, me di­vier­te es­cri­bir, y me pa­gan pa­ra que lo ha­ga. En­ton­ces re­sul­ta que me pa­gan pa­ra que me di­vier­ta”. Al­go pa­re­ci­do di­jo Ste­ve Jobs, el ge­nio de Ap­ple en su fa­mo­so dis­cur­so en la uni­ver­si­dad de Stan­ford, sus pa­la­bras fue­ron exac­ta­men­te es­tas: “El tra­ba­jo va a lle­nar gran par­te de sus vi­das, y la úni­ca for­ma de es­tar real­men­te sa­tis­fe­cho es ha­cer lo que con­si­de­ran un tra­ba­jo ge­nial. Y la úni­ca for­ma de te­ner un tra­ba­jo ge­nial es amar lo que ha­cen. Si aún no lo han en­con­tra­do, si­gan bus­can­do. No se con­for­men”.

No es otra co­sa lo que de­seo pa­ra to­dos us­te­des. Que lo­gren en de­ter­mi­na­do mo­men­to de su vi­da en­con­trar exac­ta­men­te eso que les pa­re­ce el me- jor tra­ba­jo que po­drían te­ner. Por su­pues­to que no es fá­cil, vi­vi­mos en una par­te del pla­ne­ta en la que mu­chas per­so­nas tie­nen que tra­ba­jar en co­sas que no en­cuen­tran sa­tis­fac­to­rias por la ne­ce­si­dad de con­se­guir di­ne­ro. Su­pon­go que mu­chas de ellas lo­gran en­con­trar es­ta­bi­li­dad en otras áreas de su vi­da y no les im­por­ta sa­cri­fi­car su rea­li­za­ción la­bo­ral pa­ra con­se­guir otras rea­li­za­cio­nes, me pa­re­ce al­go per­fec­ta­men­te res­pe­ta­ble, pe­ro en reali­dad no es lo que de­seo pa­ra la gen­te.

Creo que hay ma­ne­ras de lu­char, de ir bus­can­do, de ir en­con­tran­do co­mo ubi- car­se me­jor en los lu­ga­res en los que po­dría­mos dar lo me­jor de no­so­tros mis­mos, de la me­jor ma­ne­ra, y en lu­ga­res que nos re­sul­ten se­duc­to­res, que nos atra­pen. No se­rá fá­cil en­con­trar­los y pro­ba­ble­men­te ten­drán que pa­sar por mu­chos lu­ga­res pa­ra en­con­trar­lo, pe­ro con se­gu­ri­dad exis­te y con se­gu­ri­dad po­drán lle­gar has­ta él. Hay per­so­nas que tie­nen la for­tu­na y la di­cha de apos­tar por lo que quie­ren y lo­grar­lo pron­to, re­cuer­do a Os­car un mu­cha­cho que co­no­cí ha­ce años en Bo­go­tá y que es­tu­dia­ba en el co­le­gio gra­cias a las em­pa­na­das que ven­día su ma­má en un pues­to jun­to a la plaza, así lle­gó has­ta la uni­ver­si­dad y se pro­pu­so ser uno de los me­jo­res de su ca­rre­ra, no pa­sa­ron mu­chos años des­pués de gra­duar­se, 4 ó 5 y es­te hom­bre ya es­ta­ba en un tra­ba­jo in­creí­ble co­mo di­se­ña­dor de pá­gi­nas web en Ca­na­dá, ex­plo­tan­do al má­xi­mo su ta­len­to y su po­ten­cial.

Pe­ro pien­so tam­bién en las per­so­nas que se tar­dan tiem­po, que bus­can, que lu­chan, que en­cuen­tran des­pués de lar­gos re­co­rri­dos, co­mo el es­cri­tor Jo­sé Sa­ra­ma­go, que des­pués de mu­chos ti­pos de tra­ba­jo, a los 56 años en­con­tró que lo que que­ría ha­cer era es­cri­bir no­ve­las. No im­por­ta cuan­do, lo im­por­tan­te es no ren­dir­se en la lu­cha, es des­cu­brir qué es lo que quie­res ha­cer, qué es lo que me­jor harías, y có­mo lo harías me­jor. No aban­do­nar la pa­sión. No aban­do­nar la idea de que el tra­ba­jo es nues­tra ma­ne­ra de apor­tar pa­ra dar­le for­ma al pla­ne­ta en el que exis­ti­mos, no so­lo una for­ma de ob­te­ner re­cur­sos.

¿Es­tás ha­cien­do lo que te gus­ta? ¿Dis­fru­tas tu tra­ba­jo? No ol­vi­des que lo más im­por­tan­te es ser fe­liz. A eso le de­be­mos de­di­car nues­tros ma­yo­res es­fuer­zos. Cuí­da­te de acos­tum­brar­te a la in­fe­li­ci­dad. El di­ne­ro y la co­mo­di­dad no lo son to­do. Aun­que en una so­cie­dad co­mo la nues­tra sea muy di­fí­cil de creer. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.