Ni­co­le Fer­nán­dez Pe­rio­dis­ta

De pa­dres ba­rran­qui­lle­ros, es­ta pe­rio­dis­ta na­ci­da en Mia­mi creó ‘Ga­me Ti­me’, una fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro pa­ra ayu­dar a ni­ños del ca­ri­be co­lom­biano con im­ple­men­tos de­por­ti­vos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FOTOS Or­lan­do Ama­dor Rosales

Te­ner 27 años y vi­vir “en ca­sa de mami y papi” no acom­ple­ja a Ni­co­le Fer­nán­dez Va­re­la. Sa­be que en su país de na­ci­mien­to, Es­ta­dos Uni­dos, eso no es bien vis­to por los de su ge­ne­ra­ción. Pe­ro ella, de pa­dres ba­rran­qui­lle­ros, ha­ce ca­so omi­so a lo que pue­da pen­sar la gen­te, pues sien­te que “en la vi­da hay más que un tra­ba­jo”. No cuen­ta con un con­tra­to la­bo­ral fi­jo, no por­que no es­té ca­li­fi­ca­da pa­ra uno. Es­tu­dió Periodismo de­por­ti­vo en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de la Flo­ri­da (FIU), en Mia­mi e hi­zo prác­ti­cas en CNN. Ade­más tra­ba­jó pa­ra Uni­vi­sión en es­pa­ñol y el ca­nal 6.

De he­cho, ha­cien­do periodismo de­por­ti­vo fue que des­cu­brió su mo­ti­va­ción pa­ra el día a día: crear una fun­da­ción pa­ra ayu­dar a ni­ños de­por­tis­tas en la cos­ta Ca­ri­be. Con es­ta re­ci­be do­na­cio­nes pa­ra com­prar im­ple­men­tos de­por­ti­vos, y re­co­lec­ta usa­dos en buen es­ta­do, pa­ra traer­los a la re­gión Ca­ri­be y ayu­dar a fu­tu­ras es­tre­llas del béis­bol, soft­ball y fút­bol.

Su mi­sión, se­gún la pá­gi­na web de la fun­da­ción ( www.ga­me­ti­me­foun­da­tion. org) es “que ca­da ni­ño ten­ga ac­ce­so a al de­por­te, y usen esa pla­ta­for­ma pa­ra cre­cer co­mo per­so­na”.

‘GA­ME TI­ME’. En una vi­si­ta a Ba­rran­qui­lla Ni­co­le sin­tió “el lla­ma­do”. Vio a un gru­po de ni­ños ju­gar apa­sio­na­da­men­te béis­bol, com­par­tien­do los guan­tes y ba- tes. Eso la im­pac­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y al vol­ver a su país in­da­gó có­mo po­día ayu­dar a es­tos ni­ños.

Bus­can­do en in­ter­net en­con­tró que la ma­ne­ra ideal de ayu­dar es a tra­vés de una fun­da­ción, y sin im­por­tar­le la can­ti­dad de pa­pe­les y di­ne­ro que ne­ce­si­ta­ba pa­ra crear­la co­men­zó a ges­tio­nar­lo to­do. Al año de la ges­tión lo­gró re­gis­trar­la, en enero de 2014, dos meses an­tes de vol­ver a la ciu­dad. Esa vez lo hi­zo co­mo rei­na del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla en Mia­mi.

Du­ran­te su agen­da car­nes­to­lén­di­ca apro­ve­chó pa­ra ver equi­pos in­fan­ti­les de béis­bol y fút­bol. Se dio cuen­ta de lo que real­men­te ne­ce­si­ta­ban y al re­gre­sar a EEUU se pu­so en mo­do Ga­me Ti­me, nom­bre que hoy lle­va la fun­da­ción.

“Tra­té de ar­mar un equi­po pe­ro no pu­de por­que la gen­te pien­sa que es bo­ni­to ayu­dar, pe­ro no sa­ca el tiem­po, sino ex­cu­sas. Que el tra­ba­jo, el no­vio, la fa­mi­lia. Me frus­tré y de­ci­dí ha­cer­lo so­la, por­que cuan­do a uno le di­cen ‘no’ es cuan­do uno más quie­re ha­cer­lo, pa­ra pro­bar que sí se pue­de”, re­cuer­da Ni­co­le de ese pri­mer im­pul­so. “Mu­cha gen­te te va a de­cir que no pe­ro lo más im­por­tan­te es per­se­ve­rar”.

EL PRO­CE­SO. Por su­pues­to, ha te­ni­do al­tos y ba­jos, pe­ro ella si­gue. Es lo que la ha­ce fe­liz. “Yo em­pe­cé es­to con las uñas y en to­dos los even­tos de fút­bol o béis­bol a los que voy pa­so una tar­je­ti­ca y me van co­no­cien­do. Pue­de que va­yan mil per­so­nas y so­lo se me acer­can

tres, pe­ro son tres que sí me ayu­dan”. Tam­bién ven­de bo­le­tas pa­ra ver al equi­po de béis­bol de Mia­mi, los Mar­lins. En­tre más ven­da me­jor le va a la fun­da­ción.

De 2014 al pre­sen­te no ha te­ni­do ar­bo­li­to de Na­vi­dad en su ca­sa. Las ca­jas en las que guar­da los im­ple­men­tos su­plen el es­pa­cio don­de iría es­te. Po­co a po­co sus es­fuer­zos dan fru­tos, co­mo ella di­ce: “len­to, pe­ro se­gu­ro”. “A ve­ces me de­ses­pe­ro y pue­do lle­gar a no te­ner na­da, pe­ro mi ma­má me cal­ma y jus­to en la semana si­guien­te me lla­man per­so­nas y me lle­nan la ca­sa de ca­jas”.

En unos años es­pe­ra te­ner una bo­de­ga don­de or­ga­ni­ce me­jor las co­sas, lim­pie los ele­men­tos y los ca­te­go­ri­ce por eda­des, ta­llas y de­por­tes. Es ahí cuan­do di­ce que ten­dría “una bue­na ofi­ci­na”.

En­tre­tan­to, con esas ca­jas via­ja a Co­lom­bia dos o tres ve­ces al año. So­lo cuan­do lo­gra jun­tar al­go de lo que ga­na co­mo ni­ñe­ra, edi­to­ra de vi­deos o co­la­bo­ra­do­ra en fes­ti­va­les de mú­si­ca. Es­to, des­pués de pa­gar­se su ca­rro pro­pio. Pe­ro lo más bo­ni­to –di­ce– es cuan­do vie­ne y ve la son­ri­sa de los ni­ños. “Si me das 50 mil dó­la­res o ni­ños son­rien­do, yo pre­fie­ro a los ni­ños. El di­ne­ro va y vie­ne, pe­ro es­ta ex­pe­rien­cia es úni­ca”.

Y es ver­dad. Ha­ce unas se­ma­nas es­tu­vo en Ba­rran­qui­lla. En el par­que San­to Do­min­go, lu­gar de la en­tre­ga, se man­tu­vo son­rien­te to­do el tiem­po. “Mu­chas per­so­nas me di­cen que ten­go un gran co­ra­zón, pe­ro na­die me pre­gun­ta có­mo es­to me ha cam­bia­do a mí, y esa es la par­te lin­da que na­die ve”, di­ce una son­rien­te Ni­co­le.

Con sus im­ple­men­tos de­por­ti­vos ha ido a Cam­pe­che, Ba­ra­noa, Ma­lam­bo Puer­to Co­lom­bia, La Gua­ji­ra y Lo­ri­ca, ade­más de Ba­rran­qui­lla.

¿Por qué la cos­ta? Aquí fue don­de se ins­pi­ró. Tie­ne pri­mos y tíos en la ciu­dad que la ayu­dan, ade­más de sen­tir que así le de­vuel­ve a sus pa­pás al­go, por ser la tie­rra don­de na­cie­ron. A Car­ta­ge­na pien­sa ir pron­to, pe­ro en tres años a ayu­da­do a ca­si 900 ni­ños. Una la­bor que ha­ce po­co lo­gró ser pre­mia­da.

EL PRE­MIO. A prin­ci­pios de ju­nio Ni­co­le re­ci­bió una lla­ma­da de Bo­go­tá. Ella es­ta­ba en Mia­mi, com­par­tien­do con su abue­la, cuan­do le di­je­ron que que­rían te­ner­la en Was­hing­ton. Es­ta­ba no­mi­na­da a un pre­mio.

“Un día me lla­mó una ami­ga y me di­jo que me lla­ma­rían de RCN a de­cir­me que ha­bía si­do pos­tu­la­da a ‘Los 22 más’. Me di­je­ron que te­nía que ir a Was­hing­ton, y al lle­gar allá me di cuen­ta que era la úni­ca mu­jer ba­rran­qui­lle­ra, la más jo­ven y que no te­nía un in­ven­to tan im­por­tan­te. Ha­bían per­so­nas que crea­ron co­sas, co­mo una es­pe­cie de cu­ra pa­ra el as­ma o un ro­bot en la NA­SA. Y al fi­nal de to­dos es­ta­ba yo. Ha­bía ga­na­do el pre­mio a los 22 co­lom­bia­nos que po­nen al país en al­to en EEUU”.

De ese pre­mio no so­lo re­cal­ca el gran ho­nor que sin­tió. Re­cuer­da tam­bién el im­pul­so que el re­co­no­ci­mien­to le dio pa­ra se­guir ade­lan­te con su pro­gra­ma, pues ha­ce un año ha­bía pen­sa­do en re­nun­ciar.

Aho­ra, Ni­co­le se en­cuen­tra re­ci­bien­do ase­so­rías pa­ra pe­dir pa­tro­ci­nio, pa­ra mos­trar­les a las per­so­nas qué pue­den ga­nar mien­tras ayu­dan a Ga­me Ti­me. “Yo no sé de ne­go­cios, pe­ro he apren­di­do a que ten­go que ser una mu­jer de bu­si­ness”, di­ce en­tre ri­sas.

El compu­tador que usa en su cuar­to, sen­ta­da en un ca­fé o en una bi­blio­te­ca se con­vir­tió en su ofi­ci­na. Tra­ba­ja en la fun­da­ción a tra­vés de la pá­gi­na que ella creó, ase­gu­ran­do que del periodismo al­go le que­dó. “To­do lo que es­tu­dié me ha ayu­da­do”.

Su ca­rre­ra la po­ne en prác­ti­ca con vi­deos, fotos y en­tre­vis­tas a pe­lo­te­ros pa­ra @co­lom­bia­nosmlb en Ins­ta­gram. Tam­bién, ha vuel­to a ha­cer en­tre­vis­tas de tra­ba­jo pe­ro con­fie­sa que siem­pre pien­sa en có­mo ese tra­ba­jo be­ne­fi­cia­ría a Ga­me Ti­me.

Por eso, si hoy le pre­gun­tan ¿y qué pa­só con el periodismo? Ella res­pon­de: “por mi pa­sión (el periodismo de­por­ti­vo) en­con­tré mi pro­pó­si­to. Sé que en un fu­tu­ro po­dré ha­cer di­ne­ro con Ga­me Ti­me, esa se­ría mi ca­rre­ra ideal”. GC

SU CA­RRE­RA... “Mis pla­nes han cam­bia­do ha­cia al­go mu­cho me­jor. An­tes era so­lo pe­rio­dis­ta, aho­ra soy más hu­ma­na”.

A prin­ci­pios de ju­nio re­ci­bió el ho­nor de es­tar en­tre los 22 co­lom­bia­nos más in­flu­yen­tes en Es­ta­dos Uni­dos.

Ni­co­le es­tu­vo en el par­que San­to Do­min­go, en Ba­rran­qui­lla, en ju­nio, ayu­dan­do a ni­ños beis­bo­lis­tas con su fun­da­ción. Tam­bién es­tu­vo en Puer­to Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.