¿Tra­ba­jar con so­cios?

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal San­dra­le­vent­hal@gmail.com

Ha­ce unos días en un even­to so­cial es­cu­ché co­mo un gru­po de em­pre­sa­rios se que­ja­ban de la di­fi­cul­tad pa­ra tra­ba­jar con so­cios, de­cían que las so­cie­da­des eran ca­si im­po­si­ble y que era pre­fe­ri­ble tra­ba­jar so­lo que mal acom­pa­ña­do. An­te es­ta afir­ma­ción co­men­cé a in­ves­ti­gar un po­co so­bre lo que im­pli­ca una so­cie­dad exi­to­sa.

An­te to­do, ca­be acla­rar que las em­pre­sas más exi­to­sas y más gran­des, cuen­tan con so­cios, ya sea in­vo­lu­cra­dos di­rec­ta­men­te o so­cios in­ver- sio­nis­tas que no se in­vo­lu­cran con la em­pre­sa. Vol­vien­do a la in­ves­ti­ga­ción, en­con­tré que hay cier­tos pun­tos a res­pe­tar a la ho­ra de bus­car o tra­ba­jar con so­cios.

Lo pri­me­ro es desa­rro­llar una bue­na co­mu­ni­ca­ción, es­ta es la ba­se de to­da re­la­ción y en una so­cie­dad se ha­ce aún más im­por­tan­te, es ne­ce­sa­rio co­no­cer las opi­nio­nes y pos­tu­ras fren­te a los ne­go­cios y pro­ce­sos de to­dos los so­cios, co­no­cer có­mo pien­san y co­mo se sien­ten en los ca­sos que se pue­dan pre­sen­tar.

El otro pun­to im­por­tan­te es de­fi­nir des­de an­tes de co­men­zar las fun­cio­nes, res­pon­sa­bi­li­da­des y la­bo­res de ca­da uno de los so­cios. En­tre más de­fi­ni­das es­tén las si­tua­cio­nes que se po­drían ma­ne­jar y más cla­ros los pro­ce­sos a se­guir me­nos po­si­bi­li­da­des de en­trar en con­flic­to.

El res­pe­to es otro pi­lar fun­da­men­tal en la re­la­ción en­tre so­cios, sin es­te in­gre­dien­te es muy di­fí­cil lo­grar acuer­dos y diá­lo­gos fren­te a si­tua­cio­nes di­fí­ci­les que in­va­ria­ble­men­te se pre­sen­tan a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios, y es im­pe­ra­ti­vo lo­grar acuer­dos si se quie­re avan­zar en la so­cie­dad.

Tam­bién re­sul­ta im­por­tan­te mi­rar có­mo se pue­de cons­truir una re­la­ción de equi­li­brio y pa­re­ja, la dis­pa­ri­dad en los in­tere­ses, al­can­ces y po­si­bi­li­da­des en­tre so­cios es uno de esos nu­dos que po­drían ame­na­zar pro­fun­da­men­te la re­la­ción co­mer­cial. Si las me­tas, los lo­gros y vi­sio­nes no son com­par­ti­dos lo­grar una bue­na si­ner­gia se pue­de tor­nar más com­ple­jo.

La di­ná­mi­ca de la so­cie­dad es un fac­tor adi­cio­nal que de­be ser dis­cu­ti­do al inicio de las so­cie­da­des, es­to es co­mo se­rá el ma­ne­jo prác­ti­co de la so­cie­dad; es de­cir, be­ne­fi­cios, par­ti­ci­pa­cio­nes, pa­gos, ad­qui­si­cio­nes y to­do lo que con­cier­ne al fun­cio­na­mien­to de di­cha re­la­ción es­tra­té­gi­ca.

Tra­ba­jar con so­cios im­pli­ca cons­truir una re­la­ción de con­fian­za don­de las per­so­nas in­vo­lu­cra­das apor­tan a la di­ná­mi­ca di­fe­ren­tes in­gre­dien­tes que pro­mue­ven la con­se­cu­ción de lo­gros y ob­je­ti­vos com­par­ti­dos y co­mu­nes, to­dos apor­tan a es­ta di­ná­mi­ca y es la opor­tu­ni­dad pa­ra que ca­da quien sa­que lo me­jor de sí mis­mo. Es un gran error pre­ten­der cam­biar a los so­cios. Ca­da uno tie­ne vir­tu­des y ma­ne­jos pa­ra apor­tar y cons­truir.

En­tre más cla­ras sean las ex­pec­ta­ti­vas de ca­da quien, me­nos las po­si­bi­li­da­des pa­ra el con­flic­to. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.