Ac­ti­tu­des con­tem­po­rá­neas

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Hay dos ac­ti­tu­des muy co­mu­nes por es­tos días: Ra­pi­dez al vi­vir y mie­do al fu­tu­ro. Vi­vi­mos en un tiem­po en el que no al­can­za­mos a dis­fru­tar al­gu­nas co­sas cuan­do ya te­ne­mos que pa­sar a otras. Pa­re­ce que so­mos una generación, de al­gu­na ma­ne­ra, con­de­na­da a lo rá­pi­do, a lo ins­tan­tá­neo, a que na­da de lo que te­ne­mos du­re. Es di­fí­cil pen­sar que to­do pa­se tan rá­pi­do, su tiem­po de vi­gen­cia, que to­do se vuel­va ob­so­le­to tan pron­to.

Pien­so en los ar­tis­tas de hace al­gu­nos si­glos, cu­yos nom­bres to­dos co­no­ce­mos y que, aun­que no se­pa­mos mu­chas co­sas de ar­te, sa­be­mos que hi­cie­ron pin­tu­ra o es­cul­tu­ra o que com­pu­sie­ron sin­fo­nías. Di­fí­cil­men­te hoy una es­tre­lla del ar­te se con­vier­ta en al­guien a quien se re­cuer­de 10, 15 o 20 años des­pués, mu­cho menos den­tro de un par de si­glos. La fa­ma cre­ce ace­le­ra­da­men­te con el nú­me­ro de vi­si­tas a una pá­gi­na web y se des­va­ne­ce con los chis­mes de los pa­pa­raz­zis. En me­dio de to­do eso, tal vez al­gu­nos se acos­tum­bren a pen­sar que su vi­da de­be ser así, que lo im­por­tan­te son los ins­tan­tes con sa­bor a glo­ria, a fa­ma, que no im­por­ta si el res­to del tiem­po es­ta­mos o no sa­tis­fe­chos con la vi­da por­que tu­vi­mos un par de mo­men­tos en que hi­ci­mos al­go emo­cio­nan­te, al­go po­pu­lar, al­go que nos dio cin­co mi­nu­tos de re­co­no­ci­mien­to, que no cam­bia­mos por na­da, así los si­guien­tes cin­co años sean de fra­ca­so o de so­le­dad.

Otra cons­ta­ta­ción de la ma­ne­ra co­mo vi­vi­mos hoy es que a mu­chas per­so­nas no les gus­ta pen­sar en el fu­tu­ro, creo que prin­ci­pal­men­te por tres ra­zo­nes: la pri­me­ra, por­que les han pa­sa­do tan­tas co­sas te­rri­bles en su vi­da, les ha cos­ta­do tan­to vi­vir y les han frus­tra­do tan­to sus as­pi­ra­cio­nes y sus pla­nes, que de so­lo pen­sar en lo que puede su­ce­der ma­ña­na ya se po­nen tris­tes o pe­si­mis­tas y pien­san que no va­le la pe­na mi­rar más allá de su do­lor de aho­ra.

La se­gun­da son las per­so­nas que sien­ten que ya lo tie­nen to­do ase­gu­ra­do, que creen que tie­nen la vi­da com­pra­da, que sea por su po­si­ción eco­nó­mi­ca o por su po­si­ción so­cial sien­ten que están por en­ci­ma de las di­fi­cul­ta­des y de los do­lo­res del co­mún de los mor­ta­les, y por eso no le gas­tan tiem­po a pen­sar en lo que va a ser el día de ma­ña­na, por­que pien­san que su poder les per­mi­ti­rá evi­tar cual­quier co­sa in­có­mo­da que les su­ce­da.

Por úl­ti­mo están las per­so­nas que se han con­ven­ci­do de una ideo­lo­gía va­lio­sa so­bre el pre­sen­te, pe­ro ca­tas­tró­fi­ca cuan­do se vi­ve al ex­tre­mo. Esos que en­con­tra­ron ideas so­bre ‘vi­vir el día’, ‘ car­pe diem’, ‘só­lo im­por­ta el hoy’ y que viven des­co­nec­ta­dos de la tem­po­ra­li­dad de su vi­da, que ol­vi­dan que to­do lo que ha­cen hoy se con­vier­te en la siem­bra de lo que van a vi­vir ma­ña­na y que na­die cons­tru­ye sue­ños sin sen­tar las ba­ses pa­so a pa­so des­de an­tes. De to­dos esos creo que só­lo los primeros tie­nen una bue­na jus­ti­fi­ca­ción para op­tar por no pen­sar en el fu­tu­ro, sin em­bar­go has­ta ellos mis­mos de­ben ha­cer­lo, por­que só­lo así po­drán en­con­trar los ca­mi­nos para cor­tar con esa his­to­ria de su­fri­mien­to o do­lor que han vi­vi­do.

Ne­ce­si­ta­mos cons­truir un mun­do en el que po­da­mos vi­vir con ma­yor len­ti­tud y dis­fru­tar ca­da si­tua­ción y así poder te­ner una mi­ra­da sa­na y tran­qui­la so­bre el fu­tu­ro. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.