An­drés Oya­ga Loewy Ar­qui­tec­to

Es­te ar­qui­tec­to ba­rran­qui­lle­ro bus­ca res­ca­tar la iden­ti­dad lo­cal de los es­pa­cios uti­li­zan­do ma­te­ria­les y mé­to­dos de acuer­do al cli­ma y con­tex­to de ca­da lu­gar.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­lla Sán­chez Rus­so FO­TOS Yu­mi Ko­mat­su

Con una maes­tría en Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Parsons, en Nue­va York, en­fo­ca­da en la fun­ción so­cial, el aná­li­sis pro­gra­má­ti­co y la téc­ni­ca cons­truc­ti­va, An­drés Oya­ga Loewy ha con­ce­bi­do –en con­jun­to con la fir­ma O&pro­yec­tos– dos nue­vos edi­fi­cios en Barranquilla: Gua­ya­va y Co­ro­zo,

Es­tos se hi­cie­ron pen­san­do en una ar­qui­tec­tu­ra fiel a su con­tex­to, la cual, ex­pli­ca Oya­ga Loewy, “ga­na cuan­do es fiel al lu­gar de don­de sur­ge, cuan­do imi­ta o aprende de la na­tu­ra­le­za mis­ma, cuan­do se pre­gun­ta de dón­de sa­le el sol, de dón­de vie­ne la bri­sa, qué ma­te­ria­les y flo­ra exis­ten lo­cal­men­te”.

En es­te sen­ti­do, su pro­pues­ta va en con­tra de mo­das fu­ga­ces que se han pre­sen­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das en Barranquilla, y que han si­do po­co fun­cio­na­les, co­mo la cons­truc­ción de edi­fi­cios blan­cos, co­pian­do pa­tro­nes es­té­ti­cos de la ciu­dad de Mia­mi, sin te- ner en cuen­ta, en­tre otras co­sas, que en me­ses sus fa­cha­das se ti­ñen de are­na.

Fren­te a es­tas es­té­ti­cas, los di­se­ños de Gua­ya­va y Co­ro­zo, con fa­cha­das a par­tir la­dri­llos y hor­mi­gón ex­pues­to, mez­clan­do el co­lo­ri­do ca­ri­be con to­na­li­da­des tie­rra, y balcones con ven­ta­na­les, bus­can res­ca­tar tra­di­cio­nes que se die­ron en Barranquilla –co­mo la co­rrien­te mo­der­nis­ta de los 50 y 60– y así per­mi­tir la crea­ción de una ciu­dad abier­ta y sen­si­ble a los ciu­da­da­nos.

Am­bas cons­truc­cio­nes uti­li­zan ma­te­ria­les lo­ca­les, Gua­ya­va, por ejem­plo, tie­ne pi­so de gra­ni­to he­cho con la pie­dra Si­nu Aqua, que pro­vie­ne de Cór­do­ba; cui­dan de que los am­bien­tes va­yan acorde a las con­di­cio­nes lo­ca­les cli­má­ti­cas, evi­tan­do la in­so­la­ción di­rec­ta, per­mi­tien­do la ven­ti­la­ción cru­za­da, in­ge­nian­do es­tra­te­gias au­da­ces, co­mo el uso de cla­ra­bo­yas en bui­tro­nes cen­tra­les que ac­túan co­mo chi­me­neas por don­de se ex­pi­de el ca­lor. Tam­bién lle­van los ce­rra­mien­tos de los edi­fi­cios has­ta las lí­neas de cons­truc­ción, ba­jo la cons­cien­cia de que de­be com­par­tir­se el es­pa­cio pú­bli­co si se desea cons­truir una ciu­dad de­mo­crá­ti­ca.

Los ce­rra­mien­tos, ex­pli­ca Oya­ga, “crean una ciu­dad for­ta­le­za, que en vez de ge­ne­rar se­gu­ri­dad fun­dan di­vi­sio­nes en­tre los ha­bi­tan­tes. Una de las pro­pues­tas que es­ta­mos tra­ba­jan­do es la de en­ta­blar re­la­cio­nes en­tre el or­ga­nis­mo vi­vo y pú­bli­co que es la ciu­dad y sus cons­truc­cio­nes pri­va­das, de­vol­vién­do­le a la pri­me­ra los jar­di­nes fron­ta­les que se han ido per­dien­do con los en­re­ja­dos que brin­dan una se­gu­ri­dad fal­sa, y pro­po­nien­do al pea­tón una ex­pe­rien­cia de ca­mino más pla­cen­te­ra”.

Me­ticu­loso en la prác­ti­ca, la vi­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca de Oya­ga Loewy se ha for­ja­do so­bre dis­tin­tos ejes. Por un la­do, su in­te­rés por co­no­cer có­mo las cul­tu­ras se apro­pian de es­pa­cios para vol­ver­los úni­cos –para es­te pro­pó­si­to, ha es­tu­dia­do y tra­ba­ja­do en ciu­da­des de Aus­tria, Ita­lia, Es­pa­ña, Fran­cia, Ja­pón, Reino Uni­do, Ho­lan­da, y Es­ta­dos Uni­dos, país don­de re­si­de ac­tual­men­te. Por otro, que el Di­se­ño y la Ar­qui­tec­tu­ra ten­gan un en­fo­que so­cial, ade­más de un ob­je­ti­vo es­té­ti­co. Asi­mis­mo, qui­zá por su pro­ce­den­cia, tie­ne un ape­go

por la es­té­ti­ca y for­mas de ser ca­ri­be, pe­ro tam­bién al prag­ma­tis­mo y la ló­gi­ca que ca­rac­te­ri­zan a los in­di­vi­duos de Aus­tria, don­de na­ció su abue­lo, y que lo ha­cen ob­se­sio­nar­se por el or­den, las je­rar­quías, pa­tro­nes, re­pe­ti­cio­nes y por el he­cho de que lo que se mues­tre en un di­se­ño sea lo que en reali­dad es.

“Para mí es im­por­tan­te que los ma­te­ria­les in­ten­ten ser y ex­pre­sar lo que son. Los ma­te­ria­les tie­nen que ser ho­nes­tos, si ve con­cre­to que sea con­cre­to, si ve madera que sea madera. En la ma­yo­ría de las cons­truc­cio­nes en que tra­ba­jo tien­do a de­jar cla­ro qué es su­per­fi­cie, qué son vo­lú­me­nes y creo siem­pre un jue­go de re­glas des­de las que se desen­vuel­ven los pro­yec­tos”.

Más que un ar­qui­tec­to, An­drés Oya­ga Loewy es un di­se­ña­dor in­te­gral. Ha­bien­do he­cho su pre­gra­do en Di­se­ño In­dus­trial en la Uni­ver­si­dad de Geor­gia Tech, y tra­ba­ja­do para em­pre­sas co­mo Fos­sil, la agen­cia de pu­bli­ci­dad y mar­ke­ting BETC, en Pa­rís, con los di­se­ña­do­res Te­jo Remy y Re­ne Veen­hui­zen de Droog De­sign, o la agen­cia mul­ti­dis­ci­pli­na­ria de di­se­ño Cul­de­sac en Va­len­cia, su pre­gun­ta ini­ciá­ti­ca es có­mo los ob­je­tos in­ter­ac­túan en co­mu­ni­da­des es­pe­cí­fi­cas. “Me in­tere­sa re­sol­ver pro­ble­má­ti­cas que con­cier­nen la in­ter­ac­ción hu­ma­na con el mun­do. La ló­gi­ca se puede po­ner en di­fe­ren­tes es­ca­las y es apli­ca­ble a tra­vés de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas. Mi pro­pó­si­to es que los cuer­pos que el ser hu­mano cree le de­vuel­van al­go po­si­ti­vo a la so­cie­dad”.

Re­si­de en Nue­va York, en don­de tra­ba­ja para la fir­ma Mar­vel Ar­chi­tects, muy res­pe­ta­da en el me­dio lo­cal por cons­truc­cio­nes co­mo el Tea­tro St. An­ne’s y Pier­hou­se en Brooklyn Brid­ge Park. Pe­ro Oya­ga tie­ne co­mo ob­je­ti­vo am­pliar su prác­ti­ca per­so­nal, mo­ver­se en­tre Es­ta­dos Uni­dos y su ciu­dad de ori­gen. Ac­tual­men­te es­tá desa­rro­llan­do nue­vos pro­yec­tos en am­bos lu­ga­res, en­tre ellos una ca­sa de cam­po en Rio­ne­gro, An­tio­quia, así co­mo otro pro­yec­to re­si­den­cial en Barranquilla que es­ta­rá ubicado cer­ca del fu­tu­ro par­que del Ba­ta­llón Pa­raí­so y que con­ti­nua­rá la te­má­ti­ca y ex­plo­ra­ción de la vi­vien­da ca­ri­be co­mo lo hi­zo en Gua­ya­va y Co­ro­zo. GC

IDEN­TI­DAD AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CA... “Siem­pre es im­por­tan­te que ha­ya una re­la­ción en­tre la ciu­dad con sus cons­truc­cio­nes pri­va­das”.

An­drés vi­ve en Nue­va York. Sus ex­pe­rien­cias via­jan­do al­re­de­dor del mun­do lo han ayu­da­do a de­fi­nir su es­ti­lo.

El edificio Gua­ya­va que el ar­qui­tec­to reali­zó en Barranquilla es­tá ubicado en el nor­te de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.