Ra­fael Man­ja­rrez Com­po­si­tor y abo­ga­do

Es gua­ji­ro y no­ta­rio I de San­ta Mar­ta. En el pre­sen­te si­gue com­po­nien­do can­cio­nes sen­ti­das. Sus le­tras han si­do in­ter­pre­ta­das por los más gran­des de la mú­si­ca va­lle­na­ta.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Ho­tel Best Wes­tern Plus

¿Es po­si­ble ser com­po­si­tor de mú­si­ca va­lle­na­ta y lue­go pa­sar a ser no­ta­rio? Es­te in­te­rro­gan­te pue­de res­pon­der­lo con pro­pie­dad Ra­fael Man­ja­rrez, quien en su ju­ven­tud siem­pre es­tu­vo li­ga­do a la mú­si­ca y en el pre­sen­te es abo­ga­do de pro­fe­sión y no­ta­rio I de la ciu­dad de San­ta Mar­ta.

Con or­gu­llo, Man­ja­rrez men­cio­na que na­ció en el mu­ni­ci­pio La Ja­gua del Pi­lar, La Gua­ji­ra, y di­ce que años atrás, en su cul­tu­ra, so­lía ser nor­mal es­tig­ma­ti­zar a aque­llas per­so­nas que se de­di­ca­ban a la poe­sía y el ar­te. Por tan­to, de­ci­dió to­mar el ca­mino del De­re­cho.

“La gen­te te­nía la idea de que si al­guien era mú­si­co o com­po­si­tor iba a pa­sar ham­bre, por eso siem­pre me in­cul­ca­ron que de­bía es­tu­diar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Y fue así co­mo lle­gué a ser abo­ga­do”, ex­pre­sa.

Con­ti­núa re­la­tan­do, co­mo en sus can­cio­nes, que ha­ce años fue nom­bra­do no­ta­rio en Rioha­cha de­bi­do a una co­yun­tu­ra muy par­ti­cu­lar. Y, lue­go, par­ti­ci­pó en el con­cur­so de no­ta­rios en el que ocu­pó el ter­cer lu­gar en la Cos­ta. Es­te mé­ri­to le en­tre­gó las lla­ves pa­ra os­ten­tar su ac­tual car­go.

Pa­ra él, el De­re­cho y la com­po­si­ción no van en vías dis­tin­tas. Di­ce que en esa ca­rre­ra “se con­ca­te­nan pre­mi­sas, se ha­cen si­lo­gis­mos, co­te­jos de ra­cio- na­mien­tos y eso mis­mo pa­sa cuan­do se com­po­ne una can­ción”.

“El De­re­cho, fi­nal­men­te tie­ne mu­cha sen­si­bi­li­dad. En el li­ti­gan­te por­que de­fien­de, en el juez por­que tie­ne la sa­tis­fac­ción de im­par­tir jus­ti­cia pa­ra que no sea agre­di­do in­jus­ta­men­te un ser hu­mano y en el no­ta­rio pú­bli­co por­que cons­ti­tu­ye una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra que los pro­yec­tos de las per­so­nas se cons­ti­tu­yan co­mo se de­be. De ma­ne­ra que tie­nen al­gu­na si­mi­li­tud y afi­ni­dad”, re­fle­xio­na.

Es­cu­char la pa­la­bra Si­mu­la­ción le trae re­cuer­dos y le arre­ba­ta son­ri­sas. Di­ce que es el tí­tu­lo de una de sus com­po­si­cio­nes gra­ba­da por Dio­me­des Díaz y, más tar­de, tam­bién por el Gran Com­bo de Puer­to Ri­co.

“Me en­te­ré que la mu­cha­cha a quien le hi­ce la can­ción Si­mu­la­ción aho­ra es es­po­sa de un gran ami­go mío. No sa­bía que se ha­bían co­no­ci­do y ca­sa­do. Ella es de Bu­ca­ra­man­ga, hi­ja de pa­dres cos­te­ños, bo­ni­ta y de ojos cla­ros”.

Su vi­sión pa­ra es­cri­bir can­cio­nes es­tá sus­ten­ta­da ba­jo la idea de que el com­po­si­tor siem­pre ter­mi­na ver­tien­do en sus obras, ca­da una de sus vi­ven­cias y ex­pe­rien­cias. Por otro la­do, di­ce que le pi­de a Dios pa­ra que no sea in­sen­si­ble ca­da que es­cu­cha una de sus com­po­si­cio­nes en voz de can­tan­tes co­mo Dio­me­des Díaz, el Bi­no­mio de Oro, Jor­ge Oña­te, Los Be­tos, Los Her­ma­nos Zu­le­ta o Ivan Vi­lla­zón, en­tre otros; por­que, pa­ra él, los se­res hu­ma­nos sue­len acos­tum­brar­se a lo bueno y lle­gan a es­ti­mar que to­do lo que re­ci­ben es me­re­ci­do.

“De­be­ría pa­sar que ca­da que es­cu­che una de mis can­cio­nes en la ra­dio yo sien­ta emo­ción, por­que es un pri­vi­le­gio. Pe­ro la ver­dad es que uno con el pa­so del tiem­po se en­fría y ya no le pa­re­ce gran co­sa. Sin em­bar­go, yo vi­vo agra­de­ci­do de to­do el pú­bli­co que ca­ta­pul­tó mis can­cio­nes con su acep­ta­ción. Tam­bién sien­to gra­ti­tud con la Fun­da­ción del Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta, en ca­be­za de Ro­dol­fo Molina y Gustavo Gu­tié­rrez, por­que de­sig­na­ron mi can­ción Au­sen­cia Sen­ti­men­tal co­mo himno vi­ta­li­cio de esa gran fies­ta cul­tu­ral; es­to es una gran sa­tis­fac­ción pa­ra mí”, in­di­ca Ra­fael Man­ja­rrez, con­si­de­ra­do uno de

los com­po­si­to­res más gran­des del fol­clor va­lle­na­to.

Su rol co­mo fun­cio­na­rio pú­bli­co no lo ha apar­ta­do de la crea­ción de his­to­rias can­ta­das. Aún si­gue en es­te ejer­ci­cio, de he­cho, re­cien­te­men­te le en­tre­gó una de sus le­tras al maes­tro Iván Vi­lla­zón; Jor­ge Oña­te ya gra­bó uno de sus te­mas nue­vos y Be­to Za­ba­le­ta es­tá ad por­tas de gra­bar otro de sus éxi­tos.

SU VI­SIÓN DE LA PO­LÍ­TI­CA. El “ja­güe­ro” afir­ma que “la po­lí­ti­ca es in­gra­ta, por­que al po­lí­ti­co le da lo mis­mo una pros­ti­tu­ta que una mon­ja”.

Se­gún su jui­cio, la co­rrup­ción es un an­ti­va­lor que hay que ata­car des­de la raíz, es de­cir, des­de la for­ma­ción de un ho­gar. Pa­ra lo­grar­lo, se­ña­la que es in­dis­pen­sa­ble en­se­ñar­le al ni­ño que lo ajeno tie­ne su due­ño, que no hay que irrum­pir en el de­re­cho de los de­más y que el bie­nes­tar de una per­so­na no es­tá en to­do lo que al­can­ce acu­mu­lar en ri­que­zas.

“Lo que se ha­ga hoy por con­ju­rar la co­rrup­ción con los adul­tos, a mi ma­ne­ra de ver, es en vano. Ya el ti­po es así y di­fí­cil­men­te cam­bia­rá. Hay de los que les flu­ye y lo de­mues­tran y otros que lo ocul­tan, pe­ro su esen­cia es­tá ahí. Así que, in­du­da­ble­men­te, tar­de que tem­prano lo sa­ca­rá a la luz. To­do tie­ne que em­pe­zar de ca­sa (...) Aho­ra, si hay algo que es fal­so es esa idea de que en­tre más te­ne­mos, so­mos fe­li­ces. Es­toy can­sa­do de ver mu­chos ri­cos abu­rri­dos”, ase­gu­ra.

SU FA­MI­LIA. Su ho­gar es­tá con­for­ma­do por dos hi­jas: Va­le­ria y Va­len­ti­na, pro­duc­to de su ac­tual ma­tri­mo­nio con Lin­da Tromp Vi­lla­rreal.

“Yo soy un feo que da hi­jas bo­ni­tas. Tam­bién ten­go tres ex­tra­ma­tri­mo­nia­les: Fa­bio En­ri­que, abo­ga­do; Ivo­ne Ro­sa­na, mé­di­co y Adria­na, psi­có­lo­ga. Mi es­po­sa sa­be que si me apa­re­ce otro hi­jo, yo lo voy a re­co­no­cer, por­que es mi san­gre”, en­fa­ti­za con sin­ce­ri­dad.

Man­ja­rrez pun­tua­li­za en que ser Gen­te Ca­ri­be es si­nó­ni­mo de es­pon­ta­nei­dad y agre­ga que “ser es­pon­tá­neo es coin­ci­dir con las le­yes que de­man­da el en­torno”. GC

UN AGRA­DE­CI­MIEN­TO... “Yo vi­vo agra­de­ci­do con el pú­bli­co que ca­ta­pul­tó mis can­cio­nes con su acep­ta­ción”.

Ra­fael Man­ja­rrez, abo­ga­do de pro­fe­sión, lu­ce son­rien­te, no so­lo pa­ra es­ta fo­to, así es en su ru­ti­na dia­ria.

Con con­vic­ción, Ra­fael Man­ja­rrez ex­pre­sa que no ha de­ja­do de com­po­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.