Fad­ya Amín Es­pe­cia­lis­ta en fa­mi­lia

Des­pués de su pa­so por la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Na­ción en Bo­go­tá, es­ta car­ta­ge­ne­ra re­gre­sa a Ba­rran­qui­lla pa­ra crear una fun­da­ción que, des­de el ‘coaching’, pro­mue­va el va­lor del ma­tri­mo­nio, la fa­mi­lia y el sen­ti­do de la vi­da.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Pe­se a que Fad­ya Amín Her­nán­dez na­ció en Car­ta­ge­na, ella se des­cri­be co­mo “ma­gan­gue­le­ña de co­ra­zón y ba­rran­qui­lle­ra por adop­ción”. Des­de muy pe­que­ña, es­ta aman­te de la Re­gión Ca­ri­be apren­dió de sus pa­dres la im­por­tan­cia y el va­lor de la fa­mi­lia.

“Soy la se­gun­da de nue­ve her­ma­nos e hi­ja de unos pa­dres ma­ra­vi­llo­sos que ya lle­van más de 64 años de ca­sa­dos. Cre­cí en una fa­mi­lia con glo­rias y triun­fos, pe­ro tam­bién con pe­nas y di­fi­cul­ta­des. Sin em­bar­go, el amor de pa­pá y ma­má ha si­do aque­lla fuer­za que nos ha man­te­ni­do uni­dos”, con­si­de­ra con voz fir­me.

Su vo­ca­ción de ser­vi­cio y ayu­da, la lle­vó a es­tu­diar Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad del Nor­te. A los 21 años, se ca­só, unión de la cual fue­ron fru­to sus cua­tro hi­jas: Fad­ya, Lau­ra, Ju­lia­na y Ol­ga Lu­cía. No obs­tan­te, tiem­po des­pués, de­bi­do a al­gu­nas di­fe­ren­cias y cir­cuns­tan­cias de cri­sis con su pa­re­ja, am­bos de­ci­die­ron dar por ter­mi­na­da su re­la­ción.

“Me se­pa­ré no que­rien­do es­tar se­pa­ra­da. A par­tir de es­to, sen­tí un im­pul­so gran­de por es­tu­diar los te­mas de fa­mi­lia, por­que me afec­tó mu­cho el pro­ce­so de di­vor­cio. Des­de ese

en­ton­ces, su­pe que mi la­bor no so­lo de­bía es­tar en­fo­ca­da a pro­pa­gar el va­lor de la fa­mi­lia, sino tam­bién a apo­yar a las per­so­nas que pa­san por es­tas si­tua­cio­nes de rup­tu­ra y pro­mo­ver se­pa­ra­cio­nes sa­nas, de­cen­tes y cor­dia­les”, con­tó.

Con esas me­tas cla­ras via­jó a Es­pa­ña a for­mar­se co­mo orien­ta­do­ra fa­mi­liar en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y, tiem­po des­pués, co­mo es­pe­cia­lis­ta en Edu­ca­ción y Ase­so­ría Fa­mi­liar de la Uni­ver­si­dad de La Sa­ba­na, en Bo­go­tá.

Con su lle­ga­da a la ca­pi­tal, asu­mió el re­to de con­ver­tir­se en la di­rec­to­ra na­cio­nal del pro­gra­ma ‘Pro­cu­ran­do Fa­mi­lia’ de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Na­ción, car­go que ocu­pó por sie­te años.

Es­tan­do allí, se enamo­ró de la lo­go­te­ra­pia, una psi­co­te­ra­pia que, me­dian­te el diá­lo­go, se cen­tra en el sig­ni­fi­ca­do de la exis­ten­cia hu­ma­na y en la bús­que­da del sen­ti­do de la vi­da por par­te del hom­bre. “En el si­glo XXI es co­mún pre­sen­ciar mu­chos ca­sos de sui­ci­dio, de­pre­sión, so­le­dad, di­vor­cios y rup­tu­ras de víncu­los esen­cia­les co­mo con­se­cuen­cia de los va­cíos que sur­gen por la pér­di­da del sen­ti­do de la vi­da. Mi pro­pó­si­to: ayu­dar a las per­so­nas a que ellas mis­mas pue­dan en­con­trar las res­pues­tas a sus pro­ble­mas”, agre­gó.

Es por ello que, du­ran­te su es­tan­cia en Bo­go­tá, no des­per­di­ció la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar es­ta ver­tien­te de la psi­co­te­ra­pia en el Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Lo­go­te­ra­pia y Aná­li­sis Exis­ten­cial Vik­tor Frankl y ade­más, se for­mó en Coaching Exis­ten­cial de en­fo­que lo­go­te­ra­péu­ti­co en la So­cie­dad, pa­ra el Avan­ce de la psi­co­te­ra­pia Cen­tra­da en el Sen­ti­do (SAPS).

Así pues, la fa­mi­lia se con­vir­tió en la mo­ti­va­ción que per­mi­tió el cam­bio de su ca­rre­ra co­mo mé­di­ca, por una la­bor más en­fo­ca­da a ‘cu­rar al­mas’, a tra­vés de la lo­go­te­ra­pia.

“Lue­go de mi pa­so por la Pro­cu­ra­du­ría de­ci­dí vol­ver a Ba­rran­qui­lla. Una de las ra­zo­nes prin­ci­pa­les de mi re­gre­so es por­que allí vi­ve la ma­yo­ría de mi fa­mi­lia, in­clu­yen­do a tres de mis hi­jas y dos de mis tres nie­tos”, ex­pli­có.

De igual mo­do, en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, Fad­ya tie­ne pre­pa­ra­do va­rios pro­yec­tos que pien­sa em­pren­der en la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se.

“En Ba­rran­qui­lla, la lo­go­te­ra­pia es un te­ma des­co­no­ci­do. Es por ello, que es­tu­ve pro­mo­vien­do, en con­jun­to con la SAPS, un di­plo­ma­do en lo­go­te­ra­pia lla­ma­do ‘Pér­di­da, Su­fri­mien­to y Sen­ti­do’ que se va a rea­li­zar a par­tir del 23 de agos­to en los sa­lo­nes de la Cor­po­ra­ción Uni­ver­si­ta­ria Em­pre­sa­rial de Sa­la­man­ca”, afir­mó.

Igual­men­te, tie­ne co­mo pro­pó­si­to crear una fun­da­ción don­de, des­de la lo­go­te­ra­pia y el ‘coaching’ exis­ten­cial, se ayu­de a per­so­nas, ma­tri­mo­nios o fa­mi­lias que ha­yan per­di­do el sen­ti­do por la vi­da.

“Siem­pre te­nien­do en cuen­ta la im­por­tan­cia de vol­ver al ho­gar, por­que es allí don­de re­si­de la ca­li­dez, los víncu­los se­gu­ros y la esen­cia de la vi­da”, con­clu­yó. GC

SO­BRE SU TRA­BA­JO... “Mi pro­pó­si­to es ayu­dar a las per­so­nas pa­ra que ellas mis­mas pue­dan en­con­trar la so­lu­ción a sus pro­ble­mas”.

SO­BRE SU FA­MI­LIA... “El amor de mis pa­dres es la fuer­za que nos ha man­te­ni­do uni­dos co­mo fa­mi­lia”.

Fad­ya es­pe­ra ra­di­car­se es­ta se­ma­na en Ba­rran­qui­lla, pa­ra em­pe­zar a em­pren­der sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les.

Pa­ra Fad­ya Amín, las pa­re­jas só­li­das son la ba­se del ho­gar, el res­to de la fa­mi­lia y la Na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.