Sergio Ca­rri­llo y En­ri­que Vi­ves Em­pren­de­do­res

Es­tos em­pren­de­do­res sa­ma­rios crea­ron Ba­na­ni­tas, una em­pre­sa que pro­du­ce pa­sa­bo­cas de es­ta fru­ta y que con éxi­tos y fra­ca­sos han ma­te­ria­li­za­do a lo lar­go de 10 años. Ha­ce po­co hi­cie­ron su pri­me­ra ex­por­ta­ción a La Flo­ri­da.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Ho­tel Best Wes­tern Plus San­ta Mar­ta

Ami­gos “de to­da la vi­da” y so­cios des­de ha­ce ca­si 10 años, Sergio Ca­rri­llo y En­ri­que Vi­ves han lo­gra­do sa­car ade­lan­te su em­pre­sa Ba­na­ni­tas. En ese en­ton­ces el ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, unió fuer­zas con el in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co de la Uni­ver­si­dad del Bos­que de Bo­go­tá, pa­ra crear una for­ma di­ver­ti­da de me­ren­dar, pro­du­cien­do así ‘mo­ne­di­tas’ (co­no­ci­das tam­bién co­mo ‘ta­ja­di­tas’). No de plá­tano, de ba­nano.

“Le em­pe­za­mos a me­ter el ‘ lo­mo’ a la si­tua­ción en el 2009. Hoy las mo­ne­di­tas de ba­nano son nues­tro pro­duc­to es­tre­lla”, ex­pli­ca Sergio, de 36 años. Dis­po­ni­bles en la Cos­ta, es­te cu­rio­so snack de Ba­na­ni­tas se pue­de en­con­trar en sa­bo­res co­mo li­món, BBQ y na­tu­ral. Ade­más de chi­cha­rro­nes que ofre­cen des­de 2012.

Es­tos em­pre­sa­rios cuen­tan que co­men­zar es lo más di­fí­cil, pues no siem­pre se lo­gran los co­me­ti­dos ini­cia­les. “Arran­ca­mos va­rias ve­ces, pe­ro por fin se dio el pri­mer ob­je­ti­vo que fue pro­du­cir pa­ra lle­var nues­tro pro­duc­to a otro país”, com­par­te En­ri­que. Él tie­ne 35 años.

Fue has­ta ha­ce po­co, des­pués de una ne­go­cia­ción de más de dos años, con seis me­ses de pre­pa­ra­ción pa­ra de­jar el pro­duc­to “en su pun­to”, que lo­gra­ron ex­por­tar a Mia­mi, con re­sul­ta­dos fruc­tí­fe­ros. En­ri­que afir­ma que en una pri­me­ra opor­tu­ni­dad al­can­za­ron a ex­por­tar 24.000 uni­da­des. “Fue­ron 1.566 ki­los de ba­nano, una can­ti­dad con­si­de­ra­ble en snakcs. Cer­ca de 10 to­ne­la­das en fru­ta”.

En­tre sus ob­je­ti­vos es­tá en­viar sie­te u ocho con­te­ne­do­res de Ba­na­ni­tas a Es­ta­dos Uni­dos. Y por qué no, tam­bién a otros paí­ses.

Pe­ro, ¿por qué el ba­nano? La res­pues­ta es sen­ci­lla. Ellos son de San­ta Mar­ta y tie­nen la zo­na ba­na­ne­ra a so­lo 20 mi­nu­tos de la ciu­dad. Eso y que­rer sa­lir del co­mún de­no­mi­na­dor en lo que a me­ca­to se re­fie­re.

“So­mos ri­cos en ba­nano y eso lo apro­ve­cha­mos pa­ra la di­fe­ren­cia­ción. La ma­yo­ría de los snacks tra­ba­jan con plá­tano y es­tán ubi­ca­dos en el eje

ca­fe­te­ro, Me­de­llín y Ca­li. To­dos ellos ex­por­tan a tra­vés del puer­to del Pa­cí­fi­co, y no­so­tros, te­nien­do el puer­to en San­ta Mar­ta a la mano te­ne­mos una ven­ta­ja”, afir­ma En­ri­que Vi­ves.

VI­SIÓN. Si dos años atrás –di­ce Sergio- les pre­gun­ta­ban dón­de veían su em­pre­sa, se­gu­ra­men­te su res­pues­ta ha­bría si­do muy di­fe­ren­te a la reali­dad. “Nos veía­mos po­si­cio­na­dos en el mer­ca­do na­cio­nal, pe­ro fí­ja­te que ha­ce dos años que to­ma­mos la de­ci­sión de ba­jar el ni­vel de ex­pan­sión a lo na­cio­nal, siem­pre man­te­nien­do el mer­ca­do lo­cal y aho­ra pen­san­do más en ex­por­tar”. Es­to que di­ce En­ri­que ex­pli­ca su res­pues­ta a la pre­gun­ta si se la hi­cie­ran hoy día: “de pron­to no es­te­mos ex­por­tan­do ba­nano sino pa­pa o yu­ca”. A es­to, Sergio com­ple­men­ta que se sor­pren­den siem­pre, pues “es un mer­ca­do vo­lu­ble” di­fí­cil de leer.

Co­mo em­pren­de­do­res sien­ten un com­pro­mi­so so­cial. Su em­pre­sa ge­ne­ra 45 em­pleos di­rec­tos que tra­tan de for­ta­le­cer cons­tan­te­men­te.

Con­si­de­ran que “un em­plea­do in­sa­tis­fe­cho es muy im­pro­duc­ti­vo”. “Hay que te­ner ese la­do hu­ma­ni­ta­rio. Tú pue­des re­em­pla­zar a un em­plea­do por­que no te gus­ta su tra­ba­jo, pe­ro ¿qué te ga­ran­ti­za que el que en­tra va a ser me­jor? Por eso hay que tra­tar de for­mar­los de la me­jor ma­ne­ra”.

So­bre la fa­ci­li­dad de “crear em­pre­sa” en el país di­cen que es com­pli­ca­do, “ca­da día peor”. Así lo ex­pre­sa En­ri­que, la men­te in­ge­nie­ra de Ba­na­ni­tas. “Ca­da vez hay re­for­mas tri­bu­ta­rias que gol­pean un po­co más el bol­si­llo. To­do te to­ca ha­cer­lo a ti por­que hay de­ma­sia­das pre­ten­sio­nes tri­bu­ta­rias. Por eso hay tan­ta in­for­ma­li­dad”.

Des­pués de sus al­tos y ba­jos, Ba­na­ni­tas se ha lo­gra­do ma­te­ria­li­zar a lo lar­go de una dé­ca­da en San­ta Mar­ta, su ciu­dad na­tal. Ciu­dad que ven con cre­ci­mien­to a dia­rio y que, pa­ra ellos, “brin­da una muy bue­na ca­li­dad de vi­da”. “Es una ciu­dad que lo tie­ne to­do, has­ta pa­ra el que no tie­ne pla­ta. Por­que has­ta con un gui­neo pue­des ar­mar un desa­yuno pa­ra dos”. GC

SO­BRE LO QUE PRO­DU­CEN... “Uno de los ob­je­ti­vos era lle­var nues­tros pro­duc­tos a otro país y ya lo lo­gra­mos”.

SO­BRE EL PRO­DUC­TO... “So­mos ri­cos en ba­nano y eso lo apro­ve­cha­mos pa­ra di­fe­ren­ciar­nos de otros ti­pos de me­ca­to”.

Las ‘mo­ne­di­tas’ de ba­nano se con­vir­tie­ron en el pro­duc­to es­tre­lla de la mar­ca Ba­na­ni­tas, de es­tos dos em­pren­de­do­res.

En­ri­que y Sergio ven en el puer­to de San­ta Mar­ta la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra ex­por­tar sus pro­duc­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.