Sem­bran­do so­le­dad

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Es pre­ci­so sem­brar lo que se quie­re co­se­char en el fu­tu­ro, na­da es ins­tan­tá­neo, y mu­cho me­nos las co­sas bue­nas de la vi­da. Pues bien, a ve­ces cuan­do ten­go la opor­tu­ni­dad de ir a al­gún ho­gar de adul­tos ma­yo­res, por­que voy a ce­le­brar una eu­ca­ris­tía o a vi­si­tar a al­guien, me de­ten­go a mi­rar en to­das esas per­so­nas que ja­más re­ci­ben una vi­si­ta de na­die, que no es­pe­ran ya a na­die por­que na­die ven­drá. Me pre­gun­to dos co­sas cuan­do eso me pa­sa. ¿Qué ha­bría po­di­do pa­sar en su vi­da que los dis­tan­ció tan­to de los de­más? Y ¿Có­mo se ima­gi­na­rán sus fa­mi­lia­res que va a ser su pro­pia ve­jez, si a los ma­yo­res que tie­nen no los acom­pa­ñan ni van a ver­los nun­ca?

Creo que la so­le­dad es una de las co­sas más di­fí­ci­les de so­por­tar cuan­do no la he­mos ele­gi­do y cuan­do nos ve­mos con­de­na­dos a ella por los erro­res de nues­tro pa­sa­do o por la in­gra­ti­tud de las per­so­nas que creí­mos que nos que­rían. Creo que na­die quie­re vi­vir esa so­le­dad, que to­das las per­so­nas de­vol­ve­rían un po­co el tiem­po si su­pie­ran que pue­den cam­biar algo que les ha­ya he­cho lle­gar a ese ni­vel de aban­dono.

Aho­ra que ha­bla­mos del fu­tu­ro, es bueno que to­dos pen­se­mos que un día va­mos a ser vie­jos, que de he­cho, ca­si que to­dos los días nos acer­ca­mos a eso, nos en­ve­je­ce­mos un po­co y a la vuel­ta de un tiem­po po­de­mos es­tar es­pe­ran­do una vi­si­ta que no lle­ga. Creo que mu­chas per­so­nas no pien­san en eso, y por lo mis­mo se dan el lu­jo de tra­tar a los de­más co­mo se les an­to­ja, no pien­san en que es im­por­tan­te cul­ti­var las re­la­cio­nes, sem­brar com­pa­ñía en los otros si que­re­mos ser acom­pa­ña­dos lue­go. Es­tar en los mo­men­tos di­fí­ci­les de los de­más, pa­ra lue­go po­der sa­ber que ha­brá quie­nes es­tén a nues­tro la­do en nues­tra di­fi­cul­tad o en nues­tra ve­jez.

Por eso mi in­vi­ta­ción es a que ca­da uno re­vi­se la ma­ne­ra co­mo se es­tá re­la­cio­nan­do con los que es­tán a su al­re­de­dor. Hay, por lo me­nos, tres ac­ti­tu­des que al­guien que no quie­re co­se­char so­le­dad tie­ne que evi­tar: 1- MAL­TRA­TO. Na­die quie­re ser ofen­di­do, he­ri­do, des­pre­cia­do. To­dos nos ale­ja­mos de las per­so­nas que usan las pa­la­bras co­mo cu­chi­llos afi­la­dos que se en­tie­rran en nues­tro ser pa­ra da­ñar­nos. Las per­so­nas sa­nas bus­can es­tar le­jos de aque­llos que nun­ca re­co­no­cen las vir­tu­des y las cua­li­da­des sino que tie­nen siem­pre su mi­ra­da en­fo­ca­da en los de­fec­tos pa­ra ha­cer­los no­tar de ma­ne­ra es­tre­pi­to­sa. Nin­gún ti­po de mal­tra­to se pue­de per­mi­tir. Quien vi­ve mal­tra­tan­do ter­mi­na­rá, tar­de que tem­prano, so­lo y ais­la­do.

2- OR­GU­LLO EX­CE­SI­VO. Hay per­so­nas ex­per­tas en ha­cer sen­tir in­fe­rior a los que es­tán a su la­do; tie­nen las pa­la­bras, las ac­ti­tu­des y ac­cio­nes pro­pias de quie­nes es­tán se­gu­ros que ha­cer sen­tir mal a los otros les ayu­da a sen­tir­se más “gran­des”. Esos que mi­ran con des­pre­cio al otro ter­mi­nan sin te­ner a quien mi­rar por­que les aban­do­nan y les de­jan so­los.

3- EGOÍS­MO. Al­gu­nos es­tán se­gu­ros que lo úni­co que im­por­ta es lo de ellos, por eso ha­cen un es­fuer­zo por aca­pa­rar­lo to­do y no de­jar na­da pa­ra los otros. Son per­so­nas que nun­ca pien­san en los de­más ni re­co­no­cen in­tere­ses dis­tin­tos a los que no sean los su­yos. Con ellos la vi­da se vuel­ve un in­fierno por­que to­do tie­ne que ter­mi­nar en un con­flic­to, ya que no acep­tan que na­da pue­da ser com­par­ti­do con ge­ne­ro­si­dad.

Eres tú, el que me lee, el que de­ci­de si siem­bras es­tas ac­ti­tu­des pa­ra co­se­char so­le­dad. Lo im­por­tan­te es ser cons­cien­te de ello y lue­go no que­jar­se tris­te­men­te. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.