Obei­da Be­na­vi­des y su de­fi­ni­ción de ser ac­triz en Co­lom­bia

ES ABO­GA­DA, PE­RO NUN­CA EJER­CIÓ SU PRO­FE­SIÓN. ACA­BA DE EN­CAR­NAR A LA ABUE­LA DE KALETH MO­RA­LES EN LA SE­RIE DEL CAN­TAN­TE VALLENATO. NO DU­DA EN HA­BLAR DE LO DI­FÍ­CIL QUE ES SER AR­TIS­TA EN EL PAÍS.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Ca­ro­li­na Me­ne­ses y cor­te­sía Ca­ra­col Tv

Al­gu­nos cree­rán que el ar­te es una dis­ci­pli­na que va de la mano con per­so­nas ex­tro­ver­ti­das y am­plia­men­te so­cia­les. Pe­ro lo cier­to es que el ar­te lle­ga a la vi­da de ca­da quien de ma­ne­ra dis­tin­ta. A Obei­da Be­na­vi­des, por ejem­plo, le lle­gó cuan­do te­nía nue­ve años, a tra­vés de la li­te­ra­tu­ra, edad a la que arri­bó a la Are­no­sa des­de su na­tal Cartagena.

Des­de pe­que­ña desa­rro­lló el gus­to por la lec­tu­ra mien­tras dis­fru­ta­ba te­ner tiem­po so­la. Di­ce que “vi­vía en una cáp­su­la”, pues era aso­cial, y es­tar con gen­te a su al­re­de­dor no era lo su­yo.

Sien­do so­li­ta­ria, as­pec­to que no

con­si­de­ra ne­ga­ti­vo, apren­dió en el co­le­gio de las di­fe­ren­tes ra­mas del ar­te. La danza y el tea­tro le pin­ta­ron el mun­do de co­lo­res, mun­do al que se en­tre­gó mien­tras es­tu­dia­ba De­re­cho, en la Uni­ver­si­dad Li­bre, en Ba­rran­qui­lla.

“En­tré a es­tu­diar De­re­cho con un in­te­rés to­tal­men­te uti­li­ta­rio: ne­ce­si­ta­ba ga­nar­me la vi­da pa­ra po­der ser to­tal­men­te in­de­pen­dien­te y no te­ner que pe­dir­le un pe­so a na­die”, re­cuer­da con gra­cia, siem­pre son­rien­te.

De sus días co­mo es­tu­dian­te de Le­yes so­lo le que­da reír­se, co­mo lo ha­ce cons­tan­te­men­te, mien­tras re­cal­ca que, de­fi­ni­ti­va­men­te, eso no es­ta­ba he­cho pa­ra ella. Al año de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en­ten­dió que “pa’ eso no ser­vía”, en­tran­do en “cri­sis” a mi­tad de ca­mino. Fi­nal­men­te se gra­duó, “con mu­cho es­fuer­zo” pues so­lo te­nía en men­te una co­sa: que­ría de­di­car­se a la ac­tua­ción y la danza. No ejer­ció co­mo abo­ga­da.

EL AR­TE. Obei­da es­tu­vo du­ran­te 15 años en Ko­ré Danza Tea­tro, don­de su ha­bi­li­dad pa­ra el ar­te la pu­do mos­trar sin de­jar su ciu­dad de co­ra­zón. Pe­ro con el tiem­po sin­tió que “ya ha­bía apren­di­do to­do lo que te­nía que apren­der, ya le ha­bía chu­pa­do to­do a Ba­rran­qui­lla”, ra­zón por la que de­ci­dió em­pren­der via­je a la ca­pi­tal.

Es­tan­do en Bo­go­tá, la car­ta­ge­ne­ra es­tu­dió voz es­cé­ni­ca y así em­pe­zó a re­co­ger los fru­tos de su pa­sión ar­tís­ti­ca. Lle­ga­ron a su vi­da pa­pe­les que la acer­ca­ban nue­va­men­te al ca­lor que ex­tra­ña, co­mo el de una ma­tro­na en Che­pe For­tu­na, en­tre otras pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas. Ro­les en los que afian­zó su iden­ti­dad ca­ri­be, y con los que apren­dió a arrai­gar­se más a sus raí­ces cos­te­ñas. Des­de usar tur­ban­tes, ser más car­na­va­le­ra y man­te­ner su acen­to “así lo se­pa neu­tra­li­zar por com­pe­to”, la ar­tis­ta no de­ja de ser quien es por vi­vir en esa ciu­dad.

Una de es­tas per­so­ni­fi­ca­cio­nes co­mo cos­te­ña fue la que hi­zo co­mo la Abue­la de Kaleth Mo­ra­les. Es de sus más re­cien­tes tra­ba­jos pa­ra TV, y del que tie­ne nu­me­ro­sas anéc­do­tas, no so­lo pre­pa­ran­do el per­so­na­je, tam­bién sien­do re­co­no­ci­da en las ca­lles fue­ra de es­te.

“El día del Eclip­se es­ta­ba en la Pla­za de la Paz, y me pi­die­ron un par de fo­tos. Eso me pa­re­ció cu­rio­so y me hi­zo pen­sar so­bre la reali­dad. Y es que no se pue­de per­der con­tac­to con la reali­dad por­que un per­so­na­je du­ra dos me­ses, y ¿des­pués qué?”.

Aho­ra se pre­pa­ra pa­ra La luz de mis ojos, di­ri­gi­da por Jor­ge Alí Tria­na, y La dio­sa, con “un per­so­na­je pe­que­ñi­to” .

SIN PE­LOS EN LA LEN­GUA. La fres­cu­ra y sen­ci­llez con la que ha­bla Obei­da se van tor­nan­do en com­ple­ta ho­nes­ti­dad, es­pe­cial­men­te si de ha­blar so­bre su pro­fe­sión se tra­ta.

Cuen­ta que eso que mu­chos pien­san de que “es di­fí­cil ha­cer ar­te en Ba­rran­qui­lla” no es al­go de una so­la ciu­dad. “Es exac­ta­men­te lo mis­mo en to­das”.

“Los pro­ble­mas que te­ne­mos cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cos son ge­ne­ra­les, de to­da la na­ción. Allá hay los mis­mos gru­pos que hay aquí, con las mis­mas di­fi­cul­ta­des de su­per­vi­ven­cia y per­ma­nen­cia, con las mis­mas di­fi­cul­ta­des crea­ti­vas”.

Con es­to quie­re aca­bar con el mi­to de que “lo que es­tá en la ca­pi­tal tie­ne que ser me­jor”, o de que “a los ac­to­res y ac­tri­ces les pa­gan muy bien y vi­ven ‘bom­ba’. Pe­ro no es así”.

Acla­ra que “pa­gan bien por pro­duc­cio­nes in­ter­mi­ten­tes. Pe­ro cuan­do se pro­rra­tea lo que pa­gan por una pro­duc­ción es más o me­nos lo mis­mo que lo que le pa­gan a un pro­fe­sor o a una per­so­na en una ofi­ci­na. Por eso te­ne­mos que te­ner la dis­ci­pli­na del aho­rro”.

Tam­bién con­fie­sa que ha vi­vi­do mo­men­tos de cri­sis, días en los que le han cor­ta­do el agua o la luz, y que le ha­cen pen­sar que lo que es­co­gió pa­ra su vi­da no era lo que de­bía ser. Pe­ro siem­pre “echa pa’lan­te”, el ar­te es su pa­sión.

Afir­ma vi­vir en Bo­go­tá por­que Ba­rran­qui­lla “tie­ne un gran ape­go a la edu­ca­ción con­ven­cio­nal, don­de la com­pe­ti­ti­vi­dad es­tá ba­sa­da en el éxi­to eco­nó­mi­co”. Tie­ne dos hi­jos y ha op­ta­do por brin­dar­les edu­ca­ción en un am­bien­te al­ter­na­ti­vo, que di­ce ha­ber­lo en­con­tra­do allá. Pe­ro no ol­vi­da a su Ca­ri­be, lo lle­va con ella en las pro­duc­cio­nes pa­ra las que aún la lla­man, co­mo en las obras que mon­ta y pre­sen­ta al­re­de­dor del país.

Si­gue ac­tuan­do, tra­ba­jan­do y vi­si­tan­do la tie­rra que la aco­gió des­de los nue­ve años, lle­van­do sus mon­ta­jes a di­fe­ren­tes es­ce­na­rios y pre­sen­tan­do sus pro­yec­tos, co­mo el que rea­li­za con co­mu­ni­da­des so­bre So­lu­ción Pa­ci­fi­ca de Con­flic­tos y Re­cons­truc­ción de Te­ji­do So­cial, pues pien­sa que el éxi­to no es­tá en la fa­ma ni en el re­co­no­ci­mien­to. Di­ce que eso “en­fer­ma si no se tie­ne un po­lo a tie­rra”, el cual con­si­de­ra que son sus hi­jos. Pa­ra ella el éxi­to es­tá en “la so­li­da­ri­dad y en la co­ne­xión hu­ma­na del uno con el otro. Eso es lo que re­for­ma­rá el mun­do. Eso, y el ar­te”. GC

SER RE­CO­NO­CI­DA... “La fa­ma y el re­co­no­ci­mien­to te pue­den en­fer­mar si no tie­nes un po­lo a tie­rra”.

SER CA­RI­BE... “Al­gu­nos creen que es ser or­di­na­rio. Pe­ro ser Ca­ri­be es pa­sión. Es te­ner los sen­ti­dos abier­tos al mun­do en­te­ro”.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Ser­gio Pá­ja­ro Liz­zet­te Díaz Ja­vier Cue­llo y nues­tro co­la­bo­ra­dor el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

En su vi­si­ta a Ba­rran­qui­lla Obei­da po­só pa­ra Gen­te Ca­ri­be des­de el Gran Ma­le­cón del Río Mag­da­le­na.

Su úl­ti­mo pa­pel pa­ra una pro­duc­ción de te­le­vi­sión, a la fe­cha, fue la Abue­la Mo­ra­les, en ‘Los Mo­ra­les’. La ac­triz tam­bién tra­ba­jó en ‘Che­pe For­tu­na’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.