Ja­vier Cue­llo Ger­lein Mú­si­co

Es ba­rran­qui­lle­ro, tie­ne 24 años y es­tu­dia mú­si­ca en Ber­klee. Su can­ción ‘Li­ber­tad’, ha­ce un lla­ma­do de for­ta­le­za, paz y so­li­da­ri­dad al pue­blo ve­ne­zo­lano.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Ca­ro­li­na Me­ne­ses

“Por una Ve­ne­zue­la uni­da, por una Ve­ne­zue­la en paz, por una Ve­ne­zue­la li­bre”. Con­tun­den­te, así es la úl­ti­ma fra­se de Li­ber­tad, la can­ción que com­pu­so y pro­du­jo Ja­vier Cue­llo Ger­lein. El te­ma, cien por cien­to he­cho con ta­len­to ba­rran­qui­lle­ro, tam­bién con­tó con la co­pro­duc­ción de An­drés Felipe Abe­llo (coo-pro­duc­tor e in­ge­nie­ro de gra­ba­ción) y Ca­mi­lo Ro­drí­guez (coo pro­duc­tor e in­ge­nie­ro de mez­cla).

Ja­vier, de 24 años, vi­ve en Bos­ton, allá es­tu­dia en Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic, con­cre­ta­men­te Con­tem­po­rary Wri­ting and Pro­duc­tion (Com­po­si­ción, pro­duc­ción y arre­glos). Cuen­ta que la si­tua­ción del ve­cino país se sien­te to­dos los días en las con­ver­sa­cio­nes que tie­ne con sus ami­gos ve­ne­zo­la­nos.

Fue pre­ci­sa­men­te eso lo que lo ins­pi­ró una no­che y lo lle­vó a es­cri­bir los pri­me­ros ver­sos de Li­ber­tad: “No que­re­mos más violencia, yo quie­ro vi­vir en paz, el do­lor por nues­tra tie­rra cre­ce y cre­ce sin pa­rar. Sin te­mor y con

va­lor no pa­ra­re­mos de so­ñar, cons­tru­yen­do el pa­raí­so que mi voz les va a can­tar”. Re­cuer­da que es­te ver­so se lo man­dó a sus ami­gos ve­ne­zo­la­nos en men­sa­jes de voz. Ac­to se­gui­do se vi­nie­ron las res­pues­tas, “al­gu­nas con voz que­bra­da”. Des­pués de eso so­lo que­dó la res­pon­sa­bi­li­dad de es­cri­bir to­da la can­ción que hoy tie­ne mi­les de vi­si­tas en Youtu­be y que se ha con­ver­ti­do en un gri­to des­de el ar­te por la re­con­ci­lia­ción en la tie­rra don­de na­ció Bo­lí­var.

“Al día si­guien­te me sen­té a es­cri­bir la can­ción, lue­go los reuní a to­dos y se las mos­tré. —Me to­mé el atre­vi­mien­to de es­cri­bir es­ta can­ción pa­ra us­te­des—, les di­je. Es­ta­ba un po­co ner­vio­so en ese mo­men­to por­que co­mo soy co­lom­biano y no ve­ne­zo­lano no sa­bía cuál se­ría su reac­ción. Cuan­do ter­mi­né de to­car y can­tar la can­ción te­nían las lá­gri­mas afue­ra, me abra­za­ron. Ahí me di cuen­ta que la can­ción ge­ne­ra­ba mu­cha emo­ción, po­si­ti­vis­mo, op­ti­mis­mo en to­dos los ve­ne­zo­la­nos. Ahí real­men­te em­pe­zó el pro­yec­to de ha­cer una can­ción gran­de, in­vi­tar ar­tis­tas de va­rios paí­ses, pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos sin­tie­ran el apoyo de to­da la co­mu­ni­dad la­ti­na, in­clu­so hay eu­ro­peos y una chica asiá­ti­ca. Lo im­por­tan­te es que ellos se­pan que tie­nen el apoyo de to­do el mun­do, que no es­tán so­los en su lu­cha”, re­la­ta.

El vi­deo­clip de la can­ción fue gra­ba­do en Bos­ton, me­nos una es­ce­na que fue man­da­da de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na por uno de los can­tan­tes. Co­mo lo ex­pli­ca Ja­vier, en el pro­yec­to par­ti­ci­pan unas 40 per­so­nas de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des. Re­sal­ta que “ape­nas le ha­bla­ba del pro­yec­to” a otros mú­si­cos, to­dos, en su to­ta­li­dad, ma­ni­fes­ta­ron su dis­po­si­ción a “co­la­bo­rar con su ta­len­to”. El tra­ba­jo de coor­di­na­ción fue di­fí­cil, pe­ro al fi­nal se lo­gró.

“Pri­me­ro gra­ba­mos los ins­tru­men­tos, in­clui­mos el cua­tro lla­ne­ro y la tam­bo­ra ve­ne­zo­la­na pa­ra dar­le un ai­re de su país. Des­pués vino el co­ro gran­de que son las imá­ge­nes que sa­len en un es­tu­dio, ahí es­tu­vie­ron co­mo 30 per­so­nas y des­pués los can­tan­tes in­di­vi­dua­les”, des­cri­be Cue­llo Ger­lein.

Una de las par­tes de la can­ción, que pue­de en­con­trar en Youtu­be y otras pla­ta­for­mas, di­ce: “Li­ber­tad, que­re­mos li­ber­tad, ya que­re­mos ver un nue­vo ama­ne­cer que nos trai­ga la fe­li­ci­dad. Ay li­ber­tad cae so­bre mí que el co­ra­zón se quie­re sa­lir por es­ta pa­tria que me­re­ce to­do de mí. Quie­ro ver las ca­lles al­zan­do una so­la voz, no hay me­jor ar­ma que quiebre las ca­de­nas de la opre­sión, y una voz que bus­ca la jus­ti­cia y la ra­zón es un país de­trás del pro­gre­so de una pro­me­sa, una ben­di­ción”.

Se­ña­la Ja­vier que la idea es de­cir­le a los ve­ne­zo­la­nos que ten­gan “for­ta­le­za, es­pe­ran­za”, que no pier­dan las ga­nas de “echar pa­ra ade­lan­te, por­que en al­gún mo­men­to su si­tua­ción se va a so­lu­cio­nar”. Que los co­lom­bia­nos y to­dos los la­ti­nos es­tán dis­pues­tos a apo­yar­los y “no es­tán so­los en su lu­cha”. Agre­ga que des­pués de sa­lir en las re­des el vi­deo de la can­ción ha re­ci­bi­do men­sa­jes de ve­ne­zo­la­nos que no co­no­ce y des­de mu­chas par­tes del pla­ne­ta ex­pre­sán­do­le su agra­de­ci­mien­to. “Eso ha si­do lo me­jor de to­do es­to”.

SU LLE­GA­DA A LA MÚ­SI­CA. Ja­vier Cue­llo Ger­lein em­pe­zó a to­car piano a los seis años en la sa­la de su ca­sa, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla. Di­ce que es­te es su ins­tru­men­to ba­se y que la mú­si­ca siem­pre ha es­ta­do ahí, le ale­gra la vi­da.

Tam­bién can­ta, to­ca el acor­deón y la gui­ta­rra. Co­men­ta que pre­fie­re com­po­ner con es­ta úl­ti­ma. En el co­le­gió, en el Karl C. Pa­rrish, lle­gó a ser el di­rec­tor de la ban­da y con ella par­ti­ci­pó en un par de fes­ti­va­les in­ter­co­le­gia­les. Has­ta ahí las no­tas eran so­lo un pa­sa­tiem­po.

“Yo co­men­cé es­tu­dian­do Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en Bo­go­tá, en el CE­SA (Co­le­gio de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Ad­mi­nis­tra­ción). Ahí me gra­dué. Hi­ce mis pri­me­ros tres años en la ca­pi­tal. En sexto se­mes­tre me en­tró ese afán de es­tu­diar Mú­si­ca pa­ra mi pro­pio cre­ci­mien­to, el ar­te me lo pe­día. Pu­de ha­cer mi úl­ti­mo año de Ad­mi­nis­tra­ción en Bos­ton, al mis­mo tiem­po co­men­cé la ca­rre­ra de Mú­si­ca en Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic, es­toy muy con­ten­to”.

Afir­ma que en la mú­si­ca lo que más le atrae es com­po­ner y pro­du­cir, so­bre to­do pa­ra ci­ne y te­le­vi­sión. Sin em­bar­go, Li­ber­tad, la can­ción que lo es­tá dan­do a co­no­cer, es de es­pe­ran­za y tam­bién de pro­tes­ta con­tra un ré­gi­men que ya mi­gró a la dic­ta­du­ra y la opre­sión.

No sa­be­mos si se­gui­rá por es­ta lí­nea en sus com­po­si­cio­nes, el des­tino y el ar­te lo pu­so ahí. Es de Ba­rran­qui­lla y co­mo es na­tu­ral lo que ge­ne­ra sur­ge es­pon­tá­nea­men­te, co­mo so­lo lo sa­be ha­cer la Gen­te Ca­ri­be. GC

LLA­MA­DO SO­LI­DA­RIO... “Los co­lom­bia­nos y to­dos los la­ti­nos es­ta­mos pa­ra apo­yar a Ve­ne­zue­la, no es­tán so­los en su lu­cha”.

Ja­vier Cue­llo Ger­lein to­ca el piano des­de los seis años. En es­ta ima­gen lo ha­ce en la sa­la de su ca­sa, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Ja­vier tie­ne 24 años y es Ad­mi­nis­tra­dor de Em­pre­sas del CE­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.