Abier­to a las sor­pre­sas

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

El fu­tu­ro nun­ca es co­mo nos lo ima­gi­na­mos. Cuan­do yo te­nía unos diez o do­ce años me ima­gi­na­ba que en el fu­tu­ro íba­mos a an­dar por ahí con tra­jes es­pa­cia­les y que iban a exis­tir au­tos vo­la­do­res y las per­so­nas en la ca­lle iban a co­mu­ni­car­se los pen­sa­mien­tos sin ha­blar. La ver­dad es que si sal­go a la ca­lle tal vez al­gu­nas co­sas re­sul­ten de­cep­cio­nan­tes, pe­ro es ver­dad tam­bién que otras me re­sul­tan in­creí­ble­men­te sor­pren­den­tes, por­que en ca­da es­qui­na es po­si­ble ver co­sas que ja­más me hu­bie­ra po­di­do ima­gi­nar.

Es ver­dad que las per­so­nas no se co­mu­ni­can por te­le­pa­tía, pe­ro si lo ha­cen sin mo­ver sus la­bios, só­lo mo­vien­do sus de­dos so­bre los te­lé­fo­nos, pe­ro esos te­lé­fo­nos tam­po­co se pa­re­cen a los que exis­tían en mi in­fan­cia, con ca­bles lar­gos y en­ro­lla­dos. Los au­tos no vue­lan aún, y no sa­be­mos si al­gún día lo ha­gan, pe­ro hay avio­nes que van de un la­do a otro y que no son pi­lo­tea­dos por na­die, tris­te­men­te mu­chos de ellos al ser­vi­cio de la gue­rra.

Tam­po­co mi vi­da es co­mo la ima­gi­né, y por eso pien­so que en mi fu­tu­ro ha­brá al­gu­nas co­sas que no pue­do ni pla­near ni pre­de­cir ni ima­gi­nar. Al­gu­nas per­so­nas se ob­se­sio­nan con que las co­sas sean exac­ta­men­te co­mo quie­ren que sean, se vuel­ven rí­gi­dos, pier­den la fle­xi­bi­li­dad y se vuel­ven in­to­le­ran­tes con los de­más, y re­sul­ta que se pier­den de las co­sas que trae la vi­da, las que Dios ha­ce lle­gar a nues­tra vi­da, y las que apa­re­cen por ca­sua­li­dad y que po­de­mos apro­ve­char y dar­les sen­ti­do pa­ra que apor­ten a lo que te­ne­mos en men­te y a lo que he­mos ele­gi­do vi­vir.

Quien quie­ra ser fe­liz ten­drá que apren­der a pla­near su vi­da, con aten­ción e in­te­li­gen­cia, pe­ro a te­ner una ac­ti­tud sis­mo-re­sis­ten­te que le per­mi­ta adap­tar­se a las va­ria­bles ines­pe­ra­das de la vi­da. No se pue­de ha­cer un dra­ma por­que las co­sas no han sa­li­do co­mo las so­ña­mos hay que en­ten­der qué pa­só, dón­de es­tu­vo la ac­ción que no per­mi­tió que se rea­li­za­ra así, có­mo po­de­mos so­lu­cio­nar los con­flic­tos que esos cam­bios tie­nen, y có­mo po­de­mos adap­tar­nos a los cam­bios que se han oca­sio­na­do. No se pue­de im­pro­vi­sar pe­ro tam­po­co se pue­de ser es­cla­vo de una ho­ja de ru­ta. Hay que sa­ber dis­cer­nir y ac­tuar des­de la reali­dad que va­mos vi­vien­do.

Ten una idea cla­ra de tu fu­tu­ro, pe­ro no creas que va a ser una co­pia exac­ta de tu idea. Es­fuér­za­te por lo­grar lo que te has pro­pues­to, pon al ser­vi­cio de ese ob­je­ti­vo to­das tus ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des pe­ro tam­bién tie­nes que es­tar abier­to a los im­pre­vis­tos de la vi­da. Con­si­de­ro que la pre­sen­cia de Dios en nues­tra vi­da nos ayu­da mu­cho a com­pren­der y acep­tar es­tos cam­bios. Pablo en Ro­ma­nos 8,28 nos di­ce “Dios in­ter­vie­ne en to­das las co­sas pa­ra bien de los que le aman”, es­ta es una in­vi­ta­ción a tra­tar de en­con­trar en to­das las si­tua­cio­nes que su­ce­den la ben­di­ción de Dios. Es­to es, si no sa­lió tal co­mo lo pla­nea­mos se­gu­ro hay una me­jor ben­di­ción y de­be­mos en­con­trar­la y go­zar­la. Esa es la ba­se de la es­pe­ran­za con la que te­ne­mos que vi­vir: Siem­pre po­dre­mos ex­pri­mir al má­xi­mo ca­da si­tua­ción y sa­car­le to­do el néc­tar de la fe­li­ci­dad y del go­zo que trae. De­fi­ni­ti­va­men­te hay que es­tar abier­to a las sor­pre­sas del tiem­po. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.