San­dra Aven­da­ño Te­ra­peu­ta

Es ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas y vi­ve en Aus­tra­lia. En ese país es­cri­bió un li­bro y creó una pá­gi­na web en los que plas­ma su me­to­do­lo­gía pa­ra su­pe­rar una se­pa­ra­ción.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­tra­gram: @lo­re013 FO­TOS Eve Pho­to­grahy

“Ma­má, pro­fe­sio­nal en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas con maes­tría en Ma­ne­jo de Zo­nas Cos­te­ras, aven­tu­re­ra y aman­te al mar”, así se de­fi­ne San­dra Aven­da­ño.

Aun­que na­ció en Dui­ta­ma, Bo­ya­cá cuen­ta que vi­vió al­gu­nos años de su infancia y ado­les­cen­cia en Me­de­llín y ter­mi­nó su es­co­la­ri­dad en Ba­rran­qui- lla. Su for­ma­ción pro­fe­sio­nal la reali­zó en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Bo­go­tá. Ade­más, ha re­ci­bi­do ca­pa­ci­ta­ción en Ac­cep­tan­ce and Com­mit­ment The­rapy (te­ra­pia de acep­ta­ción y com­pro­mi­so) y ha asis­ti­do a ta­lle­res con Eck­hart To­lle, en­tre otros ex­per­tos.

Aven­da­ño ma­ni­fies­ta que des­de el 2000 re­si­de en Bris­ba­ne, Aus­tra­lia y tra­ba­ja con el go­bierno del es­ta­do de

Queens­land. Allí ma­ne­ja te­mas re­la­cio­na­dos con la pro­tec­ción y ca­li­dad de las aguas, ríos y ma­res. En su tiem­po li­bre se de­di­ca a Com­ple­te Af­ter the Split (Com­ple­to des­pués de la di­vi­sión), un pro­yec­to que se di­vi­de en su li­bro y en su pá­gi­na web.

Men­cio­na que en el li­bro plas­ma el pro­ce­so que vi­vió pa­ra re­po­ner­se del di­vor­cio con su an­te­rior pa­re­ja. En él cuen­ta los pa­sos que dio y lo que lo­gró al sa­nar­se de aden­tro ha­cia afue­ra.

“A tra­vés del tex­to, el lec­tor ha­rá un via­je; vi­si­tan­do nue­vos lu­ga­res y vi­vien­do ex­pe­rien­cias, las cua­les me die­ron a mí gran­des apren­di­za­jes de cre­ci­mien­to per­so­nal. Es mi pri­mer li­bro y con él le si­go el ejem­plo a Pilar Ja­ra­mi­llo, mi ma­má, quien ha si­do mi guía y men­to­ra. Ella me ha ins­pi­ra­do mu­cho (...) Me gus­ta­ría pu­bli­car­lo an­tes de Se­ma­na San­ta de 2018”.

Su pá­gi­na www.com­ple­teaf­tert­hes­plit.com la lan­zó ha­ce un mes y me­dio. Ase­gu­ra que el ob­je­ti­vo de es­ta es tras­mi­tir el men­sa­je de su me­to­do­lo­gía pa­ra su­pe­rar una se­pa­ra­ción.

“En la pá­gi­na co­no­ce­rán a la mu­ñe­qui­ta que es el lo­go del pro­yec­to. Ella re­pre­sen­ta el ser in­terno de ca­da uno de no­so­tros; esa voz sa­bia que to­dos te­ne­mos, y no siem­pre es­cu­cha­mos; que nos guía y sa­be que va­mos a es­tar bien, que va­mos a per­do­nar, sa­nar y reha­cer nues­tras vi­das des­pués de una se­pa­ra­ción. La idea de la mu­ñe­ca se la pre­sen­té al ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ro Jaime Po­lo, quien hi­zo reali­dad la ima­gen”.

Sus pu­bli­ca­cio­nes son ar­tícu­los con ejer­ci­cios pa­ra el lec­tor. En la sec­ción de Re­cur­sos ofre­ce un lis­ta­do de me­di­ta­cio­nes, li­bros, pe­lí­cu­las y otras he­rra­mien­tas pa­ra que las per­so­nas ex­pe­ri­men­ten una sa­na­ción in­ter­na.

Tam­bién ofre­ce una lí­nea de pro­duc­tos úni­cos. Uno de esos son las pa­ño­le­tas he­chas con es­tam­pa­do de rom­pe­ca­be­zas, sím­bo­lo que re­pre­sen­ta cómo las pie­zas de nues­tra vi­da se vol­ve­rán a unir. “La pa­ño­le­ta es pa­ra usar­la du­ran­te días di­fí­ci­les, jus­to cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos pro­fun­do do­lor. Es­tá di­se­ña­da pa­ra re­cor­dar a ese ser lleno de sa­bi­du­ría que es­tá den­tro de no­so­tros”.

En es­ta pá­gi­na es fac­ti­ble con­tac­tar a San­dra Aven­da­ño. En ella ofre­ce se­sio­nes y ta­lle­res pa­ra to­do aquel que en­fren­ta rup­tu­ras emo­cio­na­les. LA FA­MI­LIA. Ella afir­ma que la es­truc­tu­ra de la fa­mi­lia es par­te in­te­gral de la sociedad. Di­ce que es­ta ins­ti­tu­ción cum­ple con la ne­ce­si­dad bá­si­ca que tie­ne el ser hu­mano de sen­tir­se pro­te­gi­do y lleno de amor.

En cuan­to a su reali­dad, se­ña­la que tie­ne un nú­cleo fa­mi­liar re­la­ti­va­men­te nue­vo. Ha­ce tres años co­no­ció a Terry, un hom­bre en el que ve el sig­ni­fi­ca­do del amor. Es de pa­dre ita­liano y ma­dre in­gle­sa, pe­ro na­ci­do en Aus­tra­lia.

“Con Terry te­ne­mos mu­chas co­sas en co­mún. Los dos he­mos pa­sa­do por di­vor­cios, de mo­do que, po­co a po­co he­mos cons­trui­do una re­la­ción lle­na de amor y con­fian­za. Ha­ce cin­co se­ma­nas tu­vi­mos a una be­bé her­mo­sa. Tam­bién te­ne­mos un ga­to que se lla­ma Wil­son y ha­ce par­te de la fa­mi­lia”.

Pa­ra ella la lle­ga­da de su hi­ja es un mi­la­gro y re­ga­lo de Dios.

“Mi ni­ña lle­gó en el mo­men­to per­fec­to; jus­to cuan­do apren­dí mu­chas lec- cio­nes de la vi­da y me sien­to pre­pa­ra­da pa­ra dar­le to­do lo me­jor de mí”.

UNA VI­SIÓN. San­dra da a co­no­cer que lo pri­me­ro que hay que ha­cer pa­ra so­bre­po­ner­nos de una se­pa­ra­ción es sa­nar de aden­tro ha­cia afue­ra. Es­ti­ma que a ve­ces se tie­ne la idea de que la so­lu­ción es­tá en el mun­do ex­terno; en con­se­guir una nueva pa­re­ja, un nue­vo tra­ba­jo, ir de com­pras, ir a fies­tas o de via­je. Es­to es vá­li­do y ayu­da, pe­ro afir­ma que son so­lu­cio­nes tem­po­ra­les.

Se­ña­la que la ver­da­de­ra sa­na­ción ocu­rre cuan­do de­ja­mos de cul­par al mun­do; al ex o a la pa­re­ja nueva, y nos en­fo­ca­mos en sa­nar nues­tras emo­cio­nes y pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to. Re­cal­ca que la rup­tu­ra de víncu­los afec­ti­vos afec­ta la au­to­es­ti­ma siem­pre y cuan­do lo per­mi­ta­mos.

Por otro la­do, re­co­no­ce que es­ta con­lle­va a un pro­ce­so de due­lo, el cual re­co­mien­da vi­vir­lo pa­so a pa­so pa­ra que la per­so­na se so­bre­pon­ga de ver­dad. Es­te pro­ce­so tie­ne cin­co eta­pas que son la ne­ga­ción, ira, ne­go­cia­ción, de­pre­sión y acep­ta­ción.

Mi­rar­se a sí mis­mo es cla­ve. “Cuan­do con­tac­ta­mos nues­tro ser in­terno, el do­lor y cualquier trau­ma se des­va­ne­cen en un ins­tan­te”, pun­tua­li­za. GC

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Cuan­do con­tac­ta­mos nues­tro ser in­terno, el do­lor y el trau­ma se des­va­ne­cen rá­pi­do”.

San­dra afir­ma que su pá­gi­na web le ha per­mi­ti­do ex­pre­sar­se y ayu­dar a mu­chas per­so­nas.

San­dra Aven­da­ño po­sa son­rien­te jun­to a su es­po­so y be­bé de cin­co se­ma­nas de na­ci­da, en el in­te­rior de su ca­sa ubi­ca­da en Aus­tra­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.