Ser ami­gos

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

La amis­tad de­be ser uno de los in­ven­tos más vie­jos de la hu­ma­ni­dad. Creo que des­de que hu­bo se­res hu­ma­nos hu­bo ami­gos, y hu­bo ami­gos des­de el mis­mo mo­men­to en que em­pe­za­mos a ha­blar y a co­mu­ni­car­nos. Es que ha­blar con al­guien cuan­do no nos sen­ti­mos bien es una de las co­sas que más nos pue­de tran­qui­li­zar. Hay se­res hu­ma­nos que pre­fie­ren que­dar­se ca­lla­dos y no de­cir­le a na­die lo que les es­tá pasando. A ve­ces in­clu­so por mie­do, o por­que les han di­cho que al­go ma­lo les va a pa­sar si di­cen al­go feo que les es­tá pasando. Na­da de eso es ver­dad. Tie­nen que con­fiar en las per­so­nas que los quie­ren, en los que los cui­dan, en los que pue­den ayu­dar­los. Dios no quie­re que nin­gu­na per­so­na su­fra en es­te mun­do, no quie­re que sus hi­jos llo­ren ni que es­tén so­los que­ján­do­se de co­sas que no pue­den so­lu­cio­nar.

Quie­re que nos ayu­de­mos, que nos apo­ye­mos unos a otros, que sea­mos ca­pa­ces de acom­pa­ñar­nos en to­das las co­sas di­fí­ci­les. Cuan­do yo es­toy tris­te, o cuan­do ten­go un gran pro­ble­ma, o cuan­do sien­to que al­guien es­tá ha­cién­do­me da­ño, siem­pre bus­co a per­so­nas en las que con­fío, les di­go lo que es­tá pasando y me desaho­go con ellos.

Es una gran ben­di­ción, sien­to el ali­vio de po­der de­cir­lo y sien­to que en se­gui­da cuen­to con al­guien que se preo­cu­pa por mí y que me da­rá al­gún con­se­jo pa­ra sa­lir ade­lan­te. Quie­ro que to­dos ha­gan lo mis­mo, pues pa­ra eso son los ami­gos, ese in­ven­to ma­ra­vi­llo­so que nos sal­va de la tris­te­za. Que bus­quen siem­pre per­so­nas en las que pue­dan con­fiar y que pue­dan es­cu­char­las, que nun­ca se que­den con sus do­lo­res guar­da­dos. Así em­pe­za­mos a me­jo­rar­nos.

Ten­go la for­tu­na de te­ner muy bue­nos ami­gos. Nun­ca me han faltado. No pue­do de­cir que ha­ya te­ni­do una épo­ca de mi vi­da en la que no ha­ya te­ni­do con quien con­tar. Lo que me gus­ta de los ami­gos es que se quie­ren es­pon­tá­nea­men­te, ca­si que au­to­má­ti­ca­men­te, es una co­sa bien par­ti­cu­lar que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos, y es que que­re­mos a otros se­res hu­ma­nos sin te­ner mo­ti­vos pa­ra que­rer­los.

Claro, lue­go pa­sa el tiem­po, he­mos ju­ga­do jun­tos, he­mos reí­do, he­mos ha­bla­do du­ran­te ho­ras sin pa­rar, he­mos com­par­ti­do do­lo­res, caí­das, co­mi­da, ra­bias, mo­men­tos de sus­to, y to­do sin pe­dir­nos na­da a cam­bio, por el sim­ple pla­cer que sig­ni­fi­ca con­tar con el otro y que lo que te ha­ce sen­tir a ti, tam­bién tú se lo ha­gas sen­tir a tu ami­go. Pe­ro ese pri­mer ins­tan­te, esos pri­me­ros mo­men­tos en los que se em­pie­za a pa­sar tiem­po con al­guien, a reír, en el que ha­bla­ron por pri­me­ra vez o se pres­ta­ron al­go, ahí no ha­bía nin­gu­na ra­zón, sim­ple­men­te es co­mo si a am­bos al­guien los hu­bie­ra lla­ma­do y les hu­bie­ra me­ti­do en el co­ra­zón las ga­nas de que­rer­se y de apo­yar­se en to­do.

Creo que di­fí­cil­men­te en­con­tra­re­mos una me­jor cu­ra pa­ra los mo­men­tos di­fí­ci­les que con­tar con nues­tra fa­mi­lia y pa­sar tiem­po con nues­tros ami­gos, con­tar­les lo que nos su­ce­de, pe­dir­les que nos acon­se­jen, de­jar que nos ayu­den, y tam­bién que nos ha­gan reír en me­dio de la di­fi­cul­tad. Que nos ayu­den a su­bir el ánimo, que nos cam­bien la ca­ra de preo­cu­pa­ción por una ca­ra de es­pe­ran­za. Por eso in­ven­tó Dios los ami­gos, pa­ra que na­die ten­ga que es­tar so­lo cuan­do lle­gan las di­fi­cul­ta­des. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.