Ja­vier Tres­pa­la­cios In­ge­nie­ro Me­cá­ni­co

Es­te ba­rran­qui­lle­ro le ha de­di­ca­do su vi­da pro­fe­sio­nal a la In­ge­nie­ría Mecánica. Hoy vi­ve en Sui­za, pe­ro tie­ne claro que en su ciu­dad na­tal se pue­de ha­cer más por la ener­gía “si to­dos apren­dié­ra­mos más so­bre ella”.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Comas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Ca­ro­li­na­me­ne­ses

Ha­blar con Ja­vier Tres­pa­la­cios es sen­tir que se apren­de un po­co so­bre la ener­gía, el sol y el desa­rro­llo, es­pe­cial­men­te el sos­te­ni­ble.

En so­lo 15 mi­nu­tos es­te ba­rran­qui­lle­ro pue­de ex­pli­car con fa­ci­li­dad qué es en sí el desa­rro­llo sos­te­ni­ble, cómo se pue­de lo­grar a gran­des ras­gos y resume en unas cuan­tas pa­la­bras cómo es­tá su ciu­dad na­tal en el te­ma. Tie­rra don­de no vi­ve des­de ha­ce ca­si un cuar­to de si­glo, pe­ro a la que pien­sa to­do el tiem­po.

Di­ce que pa­ra en­ten­der el tér­mino hay que re­mon­tar­se a la his­to­ria, pues “vie­ne del si­glo XVII” cuan­do la pa­la­bra pro­gre­so se es­cu­cha­ba de bo­ca en bo­ca. De ahí da un sal­to a la dé­ca­da de los 30, cuan­do re­cuer­da ha­ber leí­do que “re­fe­rir­se al desa­rro­llo era re­fe­rir­se al eco­nó­mi­co, y el ob­je­ti­vo era que to­dos pu­dié­ra­mos te­ner­lo sin im­por­tar qué se ha­cía pa­ra eso”.

Con­ti­nuan­do con su ex­pli­ca­ción, Ja­vier pa­sa a los 60, re­cor­dan­do que fue el tiem­po cuan­do “mu­cha gen­te em­pe­zó a dar­se cuen­ta que es­ta­ban pasando co­sas. Em­pe­za­ron a te­ner con­cien­cia de que ese desa­rro­llo es­ta­ba pro­vo­can­do al­go: con­ta­mi­na­ción del pla­ne­ta”.

Así –ase­gu­ra– or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la WWF (Fon­do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za) sur­gie­ron, en­tre otras, dán­do­le pa­so en 1983 a que la pri­me­ra mi­nis­tra de No­rue­ga fue­ra en­car­ga­da por las Na­cio­nes Uni­das de “ha­cer un tra­ba­jo so­bre lo que es­ta­ba pasando en el pla­ne­ta”. Por eso no fue sino has­ta 1985, lue­go de es­ta in­ves­ti­ga­ción, que se es­cu­chó la re­fe­ren­cia al desa­rro­llo sos­te­ni­ble por pri­me­ra vez, de­fi­nién­do­lo co­mo “bus­car las ne­ce­si­da­des pen­san­do en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras”.

A es­to, el in­ge­nie­ro me­cá­ni­co ex­pre­sa que hoy en día el desa­rro­llo sos­te­ni­ble “abar­ca mu­chas co­sas, co­mo lo eco­nó­mi­co, lo am­bien­tal y lo so­cial”.

SU HIS­TO­RIA. Lue­go de ex­pli­car las ge­ne­ra­li­da­des del te­ma que lo tra­jo a dar va­rias con­fe­ren­cias en Ba­rran­qui­lla, Ja­vier Tres­pa­la­cios ha­ce una pau­sa pa­ra brin­dar cho­co­la­tes, pues con­si­de­ra que los de Sui­za, país don­de vi­ve en la ac­tua­li­dad, son los más ri­cos del mun­do.

Ha­bla con sol­tu­ra, a pe­sar de que por su nue­vo acen­to ya no pa­rez­ca ba­rran­qui­lle­ro sino cu­bano, to­man­do sor­bos de Co­ca-co­la ca­da vez que cie­rra una fra­se pa­ra re­fres­car­se del ca­lor de la ciu­dad.

Ter­mi­na la pau­sa y si­gue. Es­ta vez pa­ra res­pon­der a la in­dis­cu­ti­ble pre­gun­ta que se le ha­ce a un per­so­na­je co­mo él: ¿cómo lle­gó un ba­rran­qui­lle­ro a ser in­ge­nie­ro me­cá­ni­co en Sui­za?

“Me fui a los 25 años, lue­go de co­mu­ni­car­me con un pro­fe­sor de Ro­bó­ti­ca. Yo ha­bía co­men­za­do a es­tu­diar In­ge­nie­ría Mecánica en la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co, pe­ro era in­quie­to. Me apa­sio­né por la Ro­bó­ti­ca y así co­no­cí a Jean Da­niel Ni­coud, el que in­ven­tó el mou­se”. Y fue gra­cias a la in­vi­ta­ción de es­te pro­fe­sor a Ja­vier, pa­ra ha­cer su te­sis y prác­ti­cas en Sui­za, que ter­mi­nó que­dán­do­se, pues cuan­do ha­bía fi­na­li­za­do sus pro­yec­tos allá la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co es­ta­ba en pa­ro.

“De­ci­dí que­dar­me pa­ra apren­der idio­mas. En ese en­ton­ces na­da más sa­bía in­glés y allá se ha­bla fran­cés. Yo so­lo sa­bía de­cir cerveza y gra­cias (ri­sas) pe­ro tam­bién qui­se ha­cer co­sas que no ha­ría aquí, co­mo ser me­se­ro”. De su ex­pe­rien­cia en el país eu­ro­peo cuen­ta que se enamo­ró, se ca­só, tu­vo una hi­ja y has­ta vol­vió a ha­cer su pre­gra­do. “In­ten­té va­rias ve­ces ho­mo­lo­gar lo que ha­bía he­cho aquí pe­ro veía que era muy di­fí­cil, por eso pre­fe­rí es­tu­diar allá, pa­ra or­gu­llo pro­pio, de no­che, mien­tras tra­ba­ja­ba de día”.

Sus es­fuer­zos va­lie­ron la pe­na. Ja­vier tra­ba­jó con im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des in­te­lec­tua­les, co­mo Jack Stein­ber­ger, Nó­bel de Fí­si­ca, y pi­só re­co­no­ci­das em­pre­sas co­mo el CERN (Cen­tro Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción Nu­clear) y la ESA (Agen­cia Es­pa­cial de Europa), or­ga­ni­za­ción equi­va­len­te a la NASA en ese con­ti­nen­te. To­do es­to al­ter­nan­do su pre­pa­ra­ción co­mo más­ter en Ener­gía Re­no­va­ble.

Hoy se de­di­ca a ana­li­zar casas y ba­rrios pa­ra que con­su­man me­nos y ubi­quen ener­gía re­no­va­ble, mien­tras ade­lan­ta un doc­to­ra­do en la ma­te­ria que le apa­sio­na. Ade­más crea “con­cien­cia con lo que es­tá pasando en el pla­ne­ta”.

De he­cho, de eso ha­bla en las char­las y con­fe­ren­cias que dic­ta: “ETO, ener­gía pa­ra to­dos”.

“Mi pa­pá, por ejem­plo, se que­ja de Elec­tri­ca­ri­be, de que no pue­de ver la no­ve­la, así lo aso­cia él, pe­ro eso no es la ener­gía. La ener­gía es eco­no­mía. Si el con­su­mo de ener­gía ba­ja tam­bién lo ha­rá el PIB (Pro­duc­to In­terno Bru­to)”.

So­bre Ba­rran­qui­lla di­ce que le preo­cu­pa el cre­ci­mien­to, so­bre to­do el he­cho de que “la gen­te no en­tien­de qué es la ener­gía”. “Pue­de que el sol pe­gue en una ca­sa pe­ro es iló­gi­co que una pa­red es­té tan ca­lien­te, eso se pue­de aho­rrar con ais­la­mien­to”. Pa­ra es­to in­vi­ta a ver to­das las op­cio­nes que brin­da el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y la ener­gía. “Hay ma­pas que te di­cen dón­de hay más sol, dón­de se con­su­me más. Y así se va ha­cien­do la es­tra­te­gia. Pe­ro la ener­gía re­no­va­ble no es so­lo sol, tam­bién es eó­li­ca. Hay que ver dón­de es­tá el me­jor po­ten­cial, y de­fi­nir dón­de se pue­de uti­li­zar es­ta ener­gía o la otra”.

Ja­vier ve el desa­rro­llo sos­te­ni­ble co­mo más que ener­gía. Afir­ma que “es pen­sar en que no ha­re­mos un da­ño eco­ló­gi­co, que tam­bién po­de­mos apor­tar en lo so­cial, por ejem­plo, ge­ne­ran­do em­pleo”. Por eso via­ja al­re­de­dor del mun­do con un mis­mo men­sa­je: “mu­cho se ha­ría con que la gen­te se­pa”. GC

BA­RRAN­QUI­LLA... “Me preo­cu­pa el cre­ci­mien­to de la ciu­dad. Aquí la gen­te no en­tien­de qué es la ener­gía”.

ENER­GÍA... “Hay que en­ten­der­la co­mo eco­no­mía. Si el con­su­mo de ener­gía ba­ja tam­bién lo ha­rá el PIB”.

En su vi­si­ta a Ba­rran­qui­lla Ja­vier es­tu­vo en ca­sa de sus padres. Aquí ba­jo el len­te de Ca­ro­li­na Me­ne­ses.

Ja­vier es in­ge­nie­ro me­cá­ni­co, más­ter en Ener­gía Re­no­va­ble y ac­tual­men­te cur­sa un doc­to­ra­do con la mis­ma te­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.