Un amor que rei­na en Ba­rran­qui­lla CA­RI­BE

SON CA­RI­BE ... Lía Ta­pias y María Pa­tri­cia Marín Éi­bar Gutiérrez y Ana Isa­bel Da­za Da­nie­la Mu­ri­llo y Da­nie­la Se­dan Iván Fran­co y Pao­la Ruiz Ni­co­lás Del Cas­ti­llo y Ani­ta Vergara Mos­he y Ana Sch­mul­son y nues­tros co­la­bo­ra­do­res San­dra Le­vent­hal y el pa­dre Alb

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Una ex­cur­sión de co­le­gio fue la oca­sión ideal que per­mi­tió el pri­mer en­cuen­tro en­tre la abo­ga­da Gi­na Ro­sa­les y el ar­qui­tec­to Ri­car­do Abu­chai­be.

“La pri­me­ra vez que vi a Gi­na fue en el ae­ro­puer­to de Ba­rran­qui­lla. Ella ve­nía de un vue­lo chár­ter pro­ve­nien­te de Bo­go­tá, por­que to­dos íba­mos a sa­lir des­de acá has­ta Ca­na­dá. Sin em­bar­go, no la vol­ví a ver has­ta que lle­ga­mos a Mon­treal, por­que ella via­jó en un vue­lo dis­tin­to. A pe­sar de no ver­la más, no pu­de ol­vi­dar lo que sen­tí cuan­do la vi, co­mo si se tra­ta­ra de amor a pri­me­ra vis­ta”, ex­pli­có Ri­car­do.

A su lle­ga­da a Ca­na­dá, Gi­na, quien via­ja­ba en ese en­ton­ces con un gru­po de ami­gas, coin­ci­dió con Ri­car­do en uno de los bu­ses que trans­por­ta­ba a los asis­ten­tes de la ex­cur­sión.

“Em­pe­za­mos a an­dar jun­tos con

el gru­po ba­rran­qui­lle­ro. Nos co­no­ci­mos un 20 de ju­nio de 1978 y des­de ese día yo no­ta­ba que él me co­que­tea­ba. Cuan­do re­gre­sa­mos a Ba­rran­qui­lla con­ti­nua­mos sa­lien­do con el gru­po de la ex­cur­sión, has­ta que el 12 de oc­tu­bre de ese año no lo pen­sa­mos más y nos en­no­via­mos”, agre­gó Gi­na.

Des­de ese día, cuan­do am­bos te­nían 16 años, co­men­zó su his­to­ria. Ter­mi­na­ron sus es­tu­dios es­co­la­res, ella en el Co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra del Buen Con­se­jo y él, en el Li­ceo de Cer­van­tes. Por tra­di­ción, la fa­mi­lia de Gi­na man­te­nía la cos­tum­bre de que to­dos es­tu­dia­ran sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les en Bo­go­tá, por lo que Ri­car­do sin­tió la mo­ti­va­ción de se­guir los mis­mos pa­sos.

“Le pre­sen­té a mis pa­pás la al­ter­na­ti­va de ir­me a la ca­pi­tal por su gran ofer­ta de uni­ver­si­da­des. Sin em­bar­go, ellos te­nían cla­ro que, ade­más de es­to, lo que yo que­ría era ir­me de­trás de Gi­na”, re­cor­dó, en­tre ri­sas, Ri­car­do.

Los es­fuer­zos de am­bos die­ron su fru­to, por lo que cum­plie­ron el sue­ño de es­tu­diar jun­tos en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Bo­go­tá. Ella se in­cli­nó por el Derecho y él, por la Ar­qui­tec­tu­ra.

Des­de ter­cer año de uni­ver­si­dad, em­pe­za­ron a so­nar las cam­pa­nas de bo­da en la re­la­ción de Gi­na y Ri­car­do.

Mi pa­pá me de­cía cons­tan­te­men­te en aque­lla épo­ca que éra­mos muy jó­ve­nes to­da­vía pa­ra dar ese pa­so, ade­más por­que yo te­nía in­ten­cio­nes de via­jar a Ita­lia a es­pe­cia­li­zar­me, lue­go de que ter­mi­na­ra mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal”, agre­gó Gi­na.

No obs­tan­te, el amor pu­do más que los pro­yec­tos aca­dé­mi­cos. Alen­ta­do por su pa­dre, Ri­car­do fue don­de el pa­pá de Gi­na a pe­dir­le la mano de su hi­ja.

“Re­cuer­do co­mo ese día es­ta­ban to­das las her­ma­nas es­cu­chan­do de­trás de la puer­ta, mien­tras yo con­ver­sa­ba con su pa­pá. Yo ya ha­bía ob­te­ni­do mi tí­tu­lo co­mo ar­qui­tec­to y Gi­na es­ta­ba cul­mi­nan­do su cuar­to año de ca­rre­ra, pues sus­pen­dió por un tiem­po los es­tu­dios por unos pro­ble­mas de sa­lud que pre­sen­tó”, afir­mó Ri­car­do.

Al lo­grar el con­sen­ti­mien­to de la fa­mi­lia Ro­sa­les, eli­gie­ron el 20 de di­ciem­bre de 1985 co­mo el día de la bo­da. Las­ti­mo­sa­men­te, dos me­ses an­tes de es­ta fe­cha, Ri­car­do atra­ve­só por uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les en su vi­da: la muer­te de su pa­dre.

“Ya ha­bía­mos re­par­ti­do las tar­je­tas. Mi ma­má nos di­jo que si­guié­ra­mos con los pre­pa­ra­ti­vos, por­que mi pa­pá siem­pre es­tu­vo muy con­ten­to con nues­tros pla­nes de bo­da y ese era uno de sus gran­des sue­ños. De­ci­di­mos con­ti­nuar, can­ce­la­mos las or­ques­tas y op­ta­mos por una ce­re­mo­nia muy ín­ti­ma en la ca­pi­lla del Li­ceo de Cer­van­tes y una reunión so­bria con nues­tros se­res que­ri­dos”, con­tó Ri­car­do.

Al año si­guien­te, lle­gó a su ho­gar su pri­me­ra hi­ja, Ale­xan­dra. Se re­gre­sa­ron pa­ra Ba­rran­qui­lla, y cua­tro años des­pués, na­ció Va­le­ria.

“La lle­ga­da de nues­tras hi­jas al ho­gar sim­bo­li­zó un cam­bio en nues­tra vi­da co­mo pa­re­ja. Lue­go de Va­le­ria, la gen­te nos pre­gun­ta­ba cuan­do íba­mos a te­ner a nues­tro hi­jo va­rón, pe­ro pa­ra no­so­tros eso no fue im­por­tan­te. Nues­tra ma­yor pe­ti­ción era que Dios nos pu­die­ra dar hi­jas sa­nas y siem­pre man­tu­vi­mos es­ta fe”, con­tó Ri­car­do.

Fue así co­mo un año y 10 me­ses des­pués, Gi­na vol­vió a que­dar em­ba­ra­za­da de su ter­ce­ra hi­ja, Va­nes­sa.

“Cum­plir los sue­ños de nues­tras hi­jas es la mi­sión de to­do pa­dre. Hoy en día es­ta­mos ha­cien­do reali­dad es­tas me­tas. Re­cien­te­men­te, Ale­xan­dra se ca­só, Va­nes­sa es­tá ade­lan­tan­do sus es­tu­dios en Me­di­ci­na y Va­le­ria li­de­ra­rá el otro año la fies­ta fol­cló­ri­ca más im­por­tan­te del país, el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla 2018. So­mos unos pa­dres or­gu­llo­sos de los lo­gros que han con­se­gui­do”, afir­ma­ron am­bos.

Pa­ra Gi­na y Ri­car­do, cre­cer jun­tos en ca­da eta­pa de la vi­da se con­vir­tió en la cla­ve de su ma­tri­mo­nio. Con 34 años de ca­sa­dos y 6 de no­vios, no du­dan en re­afir­mar que fue el amor “bueno y sin­ce­ro”, y la com­pli­ci­dad de am­bos, la ba­se de su unión. GC

SO­BRE SUS HI­JAS... “Nues­tra ma­yor pe­ti­ción siem­pre fue que Dios nos die­ra hi­jas sa­nas y siem­pre man­tu­vi­mos es­ta fe”.

Du­ran­te su épo­ca uni­ver­si­ta­ria, en Bo­go­tá, Gi­na y Ri­car­do so­lían or­ga­ni­zar fies­tas de car­na­val ca­da fe­bre­ro.

Gi­na y Ri­car­do re­sal­tan el ca­ris­ma de Va­le­ria, co­mo su prin­ci­pal for­ta­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.