Da­nie­la Mu­ri­llo y Da­nie­la Se­dan

Ha­ce un año son pa­re­ja y des­de en­ton­ces com­par­ten gran par­te de su tiem­po y un pro­yec­to cul­tu­ral de­no­mi­na­do Tin­ta al Acor­de.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Son­rien­tes se mues­tran Da­nie­la Mu­ri­llo y Da­nie­la Se­dan, en el in­te­rior de un apar­ta­men­to si­tua­do en el nor­te de Ba­rran­qui­lla. El nom­bre no es lo úni­co que tie­nen en co­mún. Tam­bién com­par­ten un amor que pro­te­gen ha­ce un año.

Pre­gun­tar­les so­bre có­mo se co­no­cie­ron les per­mi­te re­tro­ce­der en el tiem­po y re­cor­dar que un asa­do fue la oca­sión per­fec­ta pa­ra cru­zar mi­ra­das y sen­tir atrac­ción mu­tua.

“Yo vi­vía en Bo­go­tá, pe­ro ve­nía a Ba­rran­qui­lla a tra­ba­jar. El asa­do fue ha­ce un año, en ju­nio. Allí la vi y pen­sé que era gua­pa e in­tere­san­te. Al ra­to me to­có ir­me del sitio a ha­cer una vuel­ta y cuan­do re­gre­sé se nos dio por bailar jun­tas. Ella me pi­dió el nú­me­ro pa­ra ha­blar so­bre fu­sio­nar su poe­sía con mi fo­to­gra­fía y que­da­mos en re­unir­nos”, re­la­ta Mu­ri­llo de­jan­do es­ca­par una que otra car­ca­ja­da.

Con­ti­núa re­bus­can­do en­tre sus re­cuer­dos y men­cio­na que jus­to en esa reunión de tra­ba­jo, que trans­cu­rrió du­ran­te tres ho­ras, des­cu­brió que Da­nie­la Se­dan es la mu­jer que de­fi­ne to­das las cua­li­da­des y gus­tos que la cau­ti­van.

Por su par­te, Da­nie­la Se­dan da a co­no­cer que Mu­ri­llo tam­bién atra­jo

su aten­ción y que en su de­seo de con­tac­tar­la pa­ra tra­ba­jar jun­tas, in­he­ren­te es­tu­vo la pre­ten­sión de se­guir ha­blán­do­le. Re­cal­ca que cuan­do co­no­ció el tra­ba­jo de Mu­ri­llo, fue su­fi­cien­te pa­ra em­pe­zar a ad­mi­rar­la.

“Tú pue­des ad­mi­rar sin amar, pe­ro no pue­des amar sin ad­mi­rar. Si es­tás con al­guien tie­nes que es­tar or­gu­llo­so de esa per­so­na. Eso me pa­só con Da­ni. De ella me en­can­ta su dis­cur­so, su jo­co­si­dad y lo que ha­ce. Tam­bién me gus­ta su fa­mi­lia, es la co­sa más ma­ra­vi­llo­sa que he po­di­do co­no­cer”, ma­ni­fies­ta la ba­rran­qui­lle­ra Se­dan.

Pa­ra ofi­cia­li­zar su ro­man­ce no ne­ce­si­ta­ron co­no­cer­se por mu­cho tiem­po, co­mo tam­po­co es­pe­rar por una res­pues­ta con­cre­ta.

“Da­ni ha­bía lle­ga­do re­cien­te­men­te de Bo­go­tá y nos en­con­tra­mos en un ca­fé bar de la ciu­dad. Allí es­tá­ba­mos ha­blan­do y ella me hi­zo el co­men­ta­rio de que las dos es­tá­ba­mos sol­te­ras. Fren­te a es­to le di­je que ella no es­ta­ba sol­te­ra, que me po­día lla­mar ami­ga, her­ma­na, pri­mi­ta, pe­ro que sol­te­ra no es­ta­ba. En­ton­ces me res­pon­dió que bueno, que no es­ta­ba sol­te­ra, que es­ta­ba con­mi­go”, re­la­ta Se­dan, es­tu­dian­te de Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo.

Mu­ri­llo afir­ma que al es­tar ra­di­ca­da en Bo­go­tá pen­só en que­dar­se a vi­vir en sue­lo ba­rran­qui­lle­ro. Sin em­bar­go, no se atre­vía a dar el pa­so. Re­co­no­ce que la lle­ga­da de Se­dan a su vi­da sir­vió de ‘em­pu­jon­ci­to’ pa­ra ac­ce­der. Así que des­de ha­ce un año vi­ve en la ciu­dad.

“Cuan­do la co­no­cí de pri­me­ra­zo ella fue co­mo un bal­de de agua fres­ca. Me gus­ta su se­gu­ri­dad, pa­sión y mo­ti­va­ción por lo que ha­ce; sus ga­nas de cre­cer y ha­cer me cau­ti­vó. A ella no le im­por­ta lo que pien­sen los de­más, ella es y no de­ja de ser por­que al otro no le gus­te. Ad­mi­ro que tu­vo la fa­ci­li­dad de sa­lir del ‘cló­set’ a los 17 años”, afir­ma la fo­tó­gra­fa Mu­ri­llo.

Las dos re­sal­tan que de sus fa­mi­lias han con­ta­do con el apo­yo su­fi­cien­te. Re­cha­zo al­guno por par­te de ellos no han re­ci­bi­do, co­mo tam­po­co de ami­gos y co­no­ci­dos. Aun­que de eso no dan mu­cho, ma­ni­fies­tan que so­lo una vez vi­vie­ron un ac­to de dis­cri­mi­na­ción en la ciu­dad.

“Es­tá­ba­mos en una dis­co­te­ca y el boun­cer le pi­dió al me­se­ro que nos di­je­ra que el ti­po de de­mos­tra­ción de amor que no­so­tros te­nía­mos no es­ta­ba per­mi­ti­da en el lo­cal. Cuan­do ter­mi­na­mos de es­cu­char es­to, yo le di­je que se fue­ra, por­que yo sé cuá­les son mis de­re­chos. No nos echa­ron, pe­ro lue­go de vi­vir esa ex­pe­rien­cia nos sen­ti­mos muy in­có­mo­das”, men­cio­na Mu­ri­llo con un tono de in­dig­na­ción.

Se­dan ex­pli­ca que en el mo­men­to en que de­ci­dió es­tar con mu­je­res pen­só en que su reali­dad tie­ne dos op­cio­nes: o te la ha­ces fá­cil o te la ha­ces di­fí­cil. Sus­ten­ta que to­do de­pen­de de la ener­gía con la que quie­res afron­tar lo que eres. Se tra­ta –pa­ra ella- de sen­tir­se bien con lo que so­mos.

Su vi­sión fren­te aque­llas per­so­nas que no to­le­ran a quie­nes tie­nen una orien­ta­ción se­xual di­fe­ren­te a la es­ta­ble­ci­da por la so­cie­dad, es abier­ta. En­fa­ti­za en que ca­da ser hu­mano tie­ne la li­ber­tad de pen­sar en lo que desee, pe­ro cree que el res­pe­to es la ba­se de to­do y que hay que de­jar ser. A la fi­nal “so­mos más allá de creen­cias e in­cli­na­cio­nes”. GC

SO­BRE DA­NIE­LA MU­RI­LLO... “Da­ni es una per­so­na jo­co­sa y me en­can­ta su dis­cur­so y su tra­ba­jo co­mo fo­tó­gra­fa”.

SO­BRE DA­NIE­LA SE­DAN... “Ella es co­mo un bal­de de agua fres­ca. Tie­ne se­gu­ri­dad y mo­ti­va­ción por lo que ha­ce”.

Da­nie­la Mu­ri­llo y Da­nie­la Se­dan afir­man que los se­res hu­ma­nos son “más que orien­ta­cio­nes se­xua­les y creen­cias”.

En el apar­ta­men­to de Da­nie­la Mu­ri­llo, en el nor­te de la ciu­dad, las dos cuen­tan sin ta­pu­jos có­mo sur­gió su ro­man­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.