Éi­bar Gutiérrez y Ana Isa­bel Da­za

Es­ta pa­re­ja vi­ve en Co­ta, Cun­di­na­mar­ca y li­de­ran una aca­de­mia de mú­si­ca va­lle­na­ta, en Bo­go­tá. Éi­bar, en el pre­sen­te, ha­ce par­te del elen­co de la no­ve­la ‘Tar­de lo co­no­cí’.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Su pro­fe­sión co­mo acor­deo­ne­ro, can­tan­te y ac­tor no es lo úni­co que ama Éi­bar Gutiérrez, re­co­no­ci­do por su per­so­na­je de Juan­cho Rois en la te­le­no­ve­la Dio­me­des, el ca­ci­que de la jun­ta. Tam­bién –ase­gu­ra- vi­ve enamo­ra­do de la mu­jer que tie­ne a su la­do: Ana Isa­bel Da­za.

Ella to­ma la pa­la­bra y re­me­mo­ra el día que se co­no­cie­ron. Di­ce que fue apro­xi­ma­da­men­te en 1997, en una fies­ta de 15 años de una ami­ga en co­mún. Des­ta­ca que es­te es­pa­cio fue pro­pi­cio pa­ra te­ner cer­ca­nía, bailar, char­lar e in­ter­cam­biar nú­me­ros.

Éi­bar in­te­rrum­pe y re­tro­ce­de en el tiem­po. Di­ce que nun­ca po­drá ol­vi­dar aque­llos mo­men­tos en los que Ana Isa­bel Da­za dis­fru­ta­ba tro­tar y mon­tar bi­ci­cle­ta, pues eran idó­neos pa­ra apre­ciar­la sin atraer su aten­ción.

“Lue­go del quin­cea­ñe­ro em­pe­za­mos a ha­blar. Pa­ra ser ami­gos me to­có ma­dru­gar y pe­gár­me­le a ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Tro­té va­rios me­ses bien ma­dru­ga­do, aun­que no me gus­ta­ba le­van­tar­me tan tem­prano. Cuan­do por fin la con­quis­té, le di­je que tro­ta­ra so­la”, cuen­ta Gutiérrez, en­tre ri­sas.

La ciu­dad de los San­tos Re­yes del Valle de Upar fue tes­ti­go de sus cua­tro años de no­viaz­go. Gutiérrez men­cio­na que al co­ro­nar­se co­mo vi­rrey en la ca­te­go­ría de afi­cio­na­do del Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta, pu­do gra­bar su pri­mer dis­co y em­pren­der via­je ha­cia Bo­go­tá.

“To­do em­pe­zó a dar­se de muy bue­na ma­ne­ra, así que le pro­pu­se a la ne­ni­ta que se vi­nie­ra pa­ra Bo­go­tá, pe­ro co­mo no­vios. Es­tan­do acá en la ca­pi­tal el pa­pá de ella mon­ta una em­pre­sa en Va­lle­du­par y la lla­ma a que la ge­ren­cie. Si se iba, era ob­vio que la re­la­ción se ter­mi­na­ba. Fue un ries­go que asu­mi­mos y to­do lle­gó a su fin”.

Lue­go de su rup­tu­ra amo­ro­sa, los la­zos no se rom­pie­ron por com­ple­to. Pa­ra mues­tra un bo­tón, si­guie­ron sien­do ami­gos. Hoy re­co­no­cen que es­ta ex­pe­rien­cia fue fuer­te y ne­ce­sa­ria pa­ra bus­car ayu­da di­vi­na. El des­tino si­guió su cur­so y al ca­bo de un tiem­po las ora­cio­nes fue­ron es­cu­cha­das. Ana Isa­bel Da­za re­gre­sa a Bo­go­tá, lo acom­pa­ña a una gi­ra mu­si­cal por Eu­ro­pa y, al fi­na­li­zar, Gutiérrez la sor­pren­de con la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio.

“Cuan­do me pi­dió la mano fue muy lindo, por­que yo que­ría que pa­sa­ra. Las lá­gri­mas de fe­li­ci­dad no fal­ta­ron. Es que en el fon­do sa­bía que él era el hom­bre que Dios te­nía pa­ra mí. To­do lo pu­si­mos en ma­nos de Dios”, se­ña­la la pu­bli­cis­ta Da­za, mien­tras Éi­bar emi­te so­ni­dos al to­car su acor­deón.

Co­mo bue­nos val­du­pa­ren­ses, con­traen ma­tri­mo­nio en Va­lle­du­par ro­dea­dos de fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos. Des­pués, re­gre­san a Bo­go­tá y más tar­de se tras­la­dan a Co­ta, Cun­di­na­mar­ca. Ma­ni­fies­tan que, sin es­pe­rar­lo, ha­ce cin­co años tra­je­ron al mun­do a su pri­me­ra hi­ja: Luciana y ha­ce seis me­ses na­ció Fran­ces­ca. Con la lle­ga­da de sus dos hi­jas en­ten­dió que los hi­jos son la me­jor ben­di­ción.

Re­ve­la que ha com­pues­to can­cio­nes y más de cin­co son de­di­ca­to­rias

pa­ra su es­po­sa. Dos de ellas se ti­tu­lan Del Al­ma y Po­qui­ti­co a po­co.

EM­PRE­SA FA­MI­LIAR. Los dos crea­ron Ca­sa Mu­si­cal ha­ce seis años, una aca­de­mia de mú­si­ca va­lle­na­ta, en Bo­go­tá. Allí Da­za im­par­te co­no­ci­mien­tos en piano y can­to fol­cló­ri­co.

“Ese es un pun­to de en­cuen­tro ché­ve­re de la ne­ni­ta, mis hi­jas y yo. Cuan­do em­pe­cé a ha­cer las no­ve­las me lle­gó un di­ne­ro con­si­de­ra­ble y pen­san­do en qué ha­cer con es­te, la ne­ni­ta y yo echa­mos una ora­di­ta y pen­sa­mos con tran­qui­li­dad la crea­ción de un aca­de­mia de mú­si­ca”, co­men­ta Gutiérrez.

Di­ce que en el pre­sen­te cuen­tan con al­re­de­dor de 12 a 15 alum­nos.

TRA­YEC­TO­RIA CO­MO AR­TIS­TA. Gutiérrez co­men­ta que sus raí­ces y el co- le­gio son los cau­san­tes de que en la ac­tua­li­dad can­te, to­que el acor­deón y, ade­más, sea ac­tor. Sus ini­cios en el can­to sur­gie­ron des­de muy ni­ño. Im­pul­sa­do por sus pa­dres, ba­jo la idea de que an­tes de ser músico, lo ideal es ad­qui­rir una ba­se pro­fe­sio­nal, a los 18 años de­ci­de es­tu­diar Ar­qui­tec­tu­ra, en Car­ta­ge­na. Es­ta pro­fe­sión lo­gró ejer­cer­la du­ran­te mu­chos años.

Su pri­me­ra pro­duc­ción mu­si­cal de te­le­no­ve­la fue en Tie­rra de can­to­res, lo que lo hi­zo me­re­ce­dor, jun­to a un gru­po de tra­ba­jo, a un In­dia Catalina ha­ce seis años. Allí tam­bién em­pe­zó a ha­cer sus pi­ni­tos en la ac­tua­ción, con el per­so­na­je Ma­len­go.

Lue­go, sal­ta a Ra­fael Oroz­co, el ído­lo y más tar­de lle­ga a la te­le­no­ve­la Alias el me­xi­cano. Tam­bién in­cur­sio­na en la pan­ta­lla gran­de, en el fil­me Uno al año no ha­ce da­ño I y Uno al año no ha­ce da­ño II. Des­pués de es­ta opor­tu­ni­dad re­ci­be la pro­pues­ta de par­ti­ci­par en la no­ve­la Dio­me­des, el ca­ci­que de la jun­ta, don­de hi­zo el pa­pel de Juan­cho Rois.

“Con Juan­cho Rois me ha pa­sa­do al­go muy bo­ni­to. A pe­sar de que la te­le­no­ve­la ya ter­mi­nó, to­da­vía las per­so­nas me ven por la ca­lle, me re­co­no­cen co­mo tal y me sa­lu­dan con mu­cho ca­ri­ño. Es­te per­so­na­je me per­mi­tió ga­nar, el año pa­sa­do, un pre­mio Tvy­no­ve­las”, re­cal­ca Gutiérrez.

Más tar­de se su­ma al elen­co de Los Mo­ra­les y, por úl­ti­mo, lle­ga a la nue­va pro­duc­ción del ca­nal Ca­ra­col, Tar­de lo co­no­cí, una no­ve­la ba­sa­da en la vi­da de la can­tan­te Pa­tri­cia Tehe­rán.

Ma­ni­fies­ta que su per­so­na­je, Éd­gar Te­lles, es un per­so­na­je ins­pi­ra­do en la vi­da y obra de Ómar Ge­les. GC

Éi­bar y Ana Po­san son­rien­tes al in­te­rior de su ca­sa, ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Co­ta, don­de vi­ven ha­ce un mes.

Los dos afir­man que es­tar jun­tos ha­ce par­te de un plan di­vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.