Lía Ta­pias y María Mar­ga­ri­ta Marín

Lía Ta­pias y María Mar­ga­ri­ta Marín tra­ba­jan por una ini­cia­ti­va que bus­ca lle­gar con co­lor a sec­to­res de­pri­mi­dos. Ellas tra­ba­jan con amor por su ciu­dad.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Alejandro Ro­sa­les Man­ti­lla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

La vi­da las en­con­tró con una reali­dad que hoy las ha­ce in­men­sa­men­te fe­li­ces. Se les no­ta, lo trans­mi­ten cuan­do se ha­bla con ellas so­bre su unión co­mo ami­gas y el co­lor que lle­van a zo­nas des­co­lo­ri­das, caó­ti­cas, vio­len­tas.

Lía Mar­ga­ri­ta Ta­pias Oño­ro y María Pa­tri­cia Marín Naranjo son las ca­be­zas de Unión Co­lor, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que “a tra­vés de la ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca de in­ter­ve­nir el es­pa­cio pú­bli­co mu­ral y el es­pa­cio vi­tal pri­va­do” de zo­nas vul­ne­ra­bles del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, bus­ca trans­for­mar es­pa­cios fí­si­cos y el te­ji­do so­cial de las co­mu­ni­da­des fa­vo­re­ci­das.

¿Có­mo lo ha­cen?: con pin­tu­ra cien por cien­to acrí­li­ca, vo­lun­ta­rios (mu­chos de ellos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios), la co­mu­ni­dad que se aper­so­na del cam­bio de su pro­pio en­torno, y

el apor­te de go­bier­nos dis­tri­ta­les, de­par­ta­men­ta­les y otras fun­da­cio­nes.

¿CÓ­MO EM­PE­ZÓ TO­DO?. Lía es una exi­to­sa abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en el te­ma co­mer­cial y de bie­nes raí­ces. Por mo­ti­vos la­bo­ra­les lle­gó al ba­rrio Pri­me­ro de Ma­yo en 2013. Por esos días, co­mo lo re­por­tó EL HERALDO en va­rios in­for­mes de cró­ni­ca ju­di­cial, el sec­tor ex­pe­ri­men­ta­ba una es­ca­la­da vio­len­ta pro­ta­go­ni­za­da por pan­di­llas co­mo Los 40 Ne­gri­tos y los Gra­sa, que se dispu­taban el te­rri­to­rio en­tre Pri­me­ro de Ma­yo (en So­le­dad) y el Ferry (en Ba­rran­qui­lla). A esa reali­dad ate­rri­zó Lía.

“Ha­bía un clien­te que te­nía una bo­de­ga allá, ob­via­men­te no la arren­da­ba. La se­gu­ri­dad era de­ma­sia­do di­fí­cil. Hi­ci­mos una llu­via de ideas con va­rias per­so­nas en las que nos pre­gun­tá­ba­mos có­mo in­ter­ve­nir y ob­te­ner vic­to­rias tem­pra­nas, que­ría­mos te­ner cre­di­bi­li­dad en el ba­rrio pa­ra des­pués ha­cer otras co­sas (...) Con­clui­mos que na­da más evi­den­te que pin­tar las fa­cha­das de las ca­sas”, ex­pli­ca Lía.

Agre­ga que con­tó con la ase­so­ría de Te­rrón Co­lo­rea­do, una fun­da­ción ca­le­ña que les trans­fi­rió to­da su ex­pe­rien­cia y que se re­la­cio­na mu­cho con lo que hoy ha­ce Unión Co­lor. “Ahí em­pe­za­mos, ese año pin­ta­mos 350 ca­sas en el sec­tor de las Pla­cas (el más vio­len­to del ba­rrio, la lí­nea ima­gi­na­ria en­tre el ferry y Pri­me­ro de Ma­yo y don­de se da­ban los en­fren­ta­mien­tos más te­rri­bles). Nos di­mos cuen­ta que cuan­do las ca­sas eran in­ter­ve­ni­das la gen­te cam­bia­ba la di­ná­mi­ca, su áni­mo, la per­cep­ción de su es­pa­cio. Los que de­ja­ban ti­ra­da la ma­de­ra en la ca­lle y que usa­ban pa­ra co­ci­nar de­ja­ban de ha­cer­lo y se cam­bia­ron al gas na­tu­ral, por ejem­plo. Unión Co­lor pri­me­ro se vol­vió un me­dio y des­pués se con­vir­tió en un fin”.

Lue­go, dos años des­pués, lle­gó María Pa­tri­cia a esa unión cul­tu­ral y co­lo­ri­da. Re­cuer­da que Lía fue a com­prar un ca­rro al con­ce­sio­na­rio don­de tra­ba­ja­ba su es­po­so y ella se en­car­gó de ven­der­le el se­gu­ro. Un tin­to lle­vó a otro, una reunión a otra y en las con­ver­sa­cio­nes “la pin­to­ra de bro­cha gor­da”, o sea Lía, le ha­bla­ba de su fun­da­ción.

“Un día me hi­zo la pro­pues­ta de tra­ba­jar con ella, yo le con­té a mi es­po­so, al prin­ci­pio a él le sor­pren­dió y yo acep­té. Me inau­gu­ró con la in­ter­ven­ción en el Callejón del Hos­pi­tal (va de la 17 has­ta la 30, en­tre Re­bo­lo y San Ro­que), pa­ra mí era el in­fra­mun­do. Yo veía a Lía muy tran­qui­la en ese lu­gar y yo me pre­gun­ta­ba por qué no po­día es­tar así (...) Te em­pie­zas a en­con­trar co­sas muy her­mo­sas, no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­vir eso, el con­tac­to con gen­te dis­tin­ta, muy agra­de­ci­da, que se emo­cio­nan con los cam­bios, que son ama­bles, que te de­jan en­trar a su ca­sa co­mo un fa­mi­liar más”, ex­pre­sa María Pa­tri­cia. Ella es ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas, tra­ba­jó más de una dé­ca­da con la So­cie­dad Por­tua­ria, tie­ne su pro­pia agen­cia de se­gu­ros y hoy se en­car­ga de ayu­dar­le a Lía a mon­tar los pro­yec­tos, los di­se­ños, pro­yec­tar có­mo van a ser las co­sas, re­vi­sar los cos­tos y por úl­ti­mo pre­sen­tar lo que desean ha­cer a po­si­bles alia­dos.

Lía afir­ma que el tra­ba­jo que rea­li­zan une e in­fluen­cia dos mun­dos al­re­de­dor del co­lor y el pro­gre­so. Es­tán los vo­lun­ta­rios, en su ma­yo­ría es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que en­tran en con­tac­to con esas co­mu­ni­da­des y sus pro­ble­má­ti­cas, y, por otro la­do, es­tá el ve­cino del ba­rrio be­ne­fi­cia­do, que sa­be que ese chi­co, “ese es­tu­dian­te, po­dría es­tar ese do­min­go en la pla­ya o con su fa­mi­lia y no pin­tan­do su ca­sa, su cua­dra”.

“Unión Co­lor quie­re ex­ten­der­se a otros de­par­ta­men­tos, vi­si­bi­li­zar y pro­te­ger la ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca, que se re­pli­que el mo­de­lo, que­re­mos que la em­pre­sa pri­va­da par­ti­ci­pe con un ver­da­de­ro apor­te a la cons­truc­ción de ciu­dad, más allá de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de ca­da una. La cul­tu­ra no es un gas­to es una in­ver­sión”, con­clu­ye Lía. María Pa­tri­cia la mi­ra, la respalda con esa mi­ra­da, las dos sa­ben que su com­pli­ci­dad por una ciu­dad más bo­ni­ta y equi­ta­ti­va es­tá dan­do fru­tos lle­nos de co­lor. GC

María Pa­tri­cia Marín Naranjo y Lía Mar­ga­ri­ta Ta­pias Oño­ro, en la se­de fí­si­ca de Unión Co­lor, en el ba­rrio Be­lla­vis­ta, en Ba­rran­qui­lla.

Co­mo lo mues­tra su lo­go, Unión Co­lor lle­ga a lu­ga­res que en un prin­ci­pio son gri­ses y lue­go se con­vier­ten en es­pa­cios co­lo­ri­dos, es­pe­ran­za­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.