Mos­he y Ana Sch­mul­son

Es­tos cos­te­ños tie­nen me­nos de 30 años de edad, pe­ro más de 7 de amo­res. Hoy cuen­tan su his­to­ria de amor en la que las di­fe­ren­tes re­li­gio­nes con que fue­ron cria­dos no obs­ta­cu­li­za­ron su re­la­ción.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Ana María es de Co­ro­zal y na­ció en el ho­gar de una fa­mi­lia ca­tó­li­ca. Cur­só su pri­ma­ria y ba­chi­lle­ra­to en Sin­ce­le­jo, y ha­ce 12 años lle­gó a Bo­go­tá.

En la ca­pi­tal del país es­tu­dió en el CE­SA (Co­le­gio de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Ad­mi­nis­tra­ción), ins­ti­tu­ción don­de tam­bién Mos­he Sch­mul­son es­tu­dió su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Él es ju­dío, y es su es­po­so.

Pe­ro en el al­ma má­ter no fue don­de se co­no­cie­ron. Fue por ami­gos en co­mún. “Un día una ami­ga me di­jo pa­ra sa­lir, ella sa­lía con un pri­mo de él, eso fue ha­ce sie­te años”, afir­mó Ana. “¡ Y yo te­nía que ‘ caer­le’ en­se­gui­da!”, bro­meó Mos­he.

En esa oca­sión, el ba­rran­qui­lle­ro re­cor­dó que le di­jo a su pri­mo: “di­le a la mo­ni­ta que sal­ga con­mi­go, me dé un be­so y, si quie­re, que más nun­ca me ha­ble, pe­ro que sal­ga con­mi­go” .

Así, la pa­re­ja con­ti­nuó ha­blan­do to­da esa se­ma­na, días des­pués fue­ron a una dis­co­te­ca y al mes se en­no­via­ron.

Pe­ro por su­pues­to, no to­do fue co­lor de ro­sa. El no­viaz­go tu­vo sus pri­me­ros mo­men­tos en Bo­go­tá, has­ta que, por tra­ba­jo, Mos­he tu­vo que tras­la­dar­se a Por­tu­gal lo que afec­tó la re­la­ción un año. Aún así su amor es­ta­ba in­tac­to, y cuan­do vol­vió Ana lo con­tac­tó, y vol­vie­ron. Se­gún la pa­re­ja, es­ta his­to­ria co­men­zó co­mo una ‘ma­ma­de­ra de gallo’. Am­bos sa­bían que per­te­ne­cían a re­li­gio­nes dis­tin­tas, pe­ro nun­ca ima­gi­na­ron que ese amor y de­di­ca­ción los lle­va­ría al al­tar.

“Aun­que no me ha­bía pe­di­do la mano, sí ha­bía­mos com­par­ti­do que que­ría­mos ca­sar­nos y que pa­ra ha­cer reali­dad es­to, yo te­nía que con­ver­tir­me. Nun­ca pen­sé en otra op­ción”, di­jo Ana.

Ella tu­vo cla­ro, des­de que co­no­ció al amor de su vi­da, que si que­ría ca­sar­se con él ten­dría que es­co­ger un cam­bio de re­li­gión. Y así fue. Jun­tos co­men­za­ron un pro­ce­so de cam­bio de há­bi­tos.

Fue así có­mo de­ci­die­ron vi­vir jun­tos en Bo­go­tá, ha­ce dos años, cuan­do co­men­za­ron a es­tu­diar, cuan­do ya veían “la re­la­ción más con­so­li­da­da”. “Yo que­ría co­no­cer y dar­me cuen­ta que ser ju­día no es al­go que te tie­nen que im­po­ner, sino que es al­go que te tie­ne que na­cer. Que le tie­nes que en­con­trar el sen­ti­do a ser ju­día”.

Es­te pa­so Mos­he lo re­cuer­da co­mo lo que ter­mi­nó “cau­ti­ván­do­lo”. “Eso fue una de las co­sas que tam­bién me mo­ti­vó a es­tar 100% se­gu­ro que era la per­so­na con la que yo que­ría es­tar, que fue­se la ma­dre de mis hi­jos, por­que le na­ció, nun­ca se lo im­pu­se. Ella que­ría com­par­tir esas vi­ven­cias con­mi­go”.

Del pro­ce­so, Ana cuen­ta que pu­do ha­ber es­tu­dia­do y ya. Pe­ro di­ce que pa­ra ella es más que eso. “Se tra­ta de in­terio­ri­zar so­bre la re­li­gión, so­bre có­mo iba a cam­biar mi vi­da y có­mo ex­pli­car­le a mi fa­mi­lia que aho­ra soy ju­día”.

So­bre el con­tar­le a su fa­mi­lia com­par­te que no fue fá­cil, pe­ro fi­nal­men­te la apo­ya­ron. “Nun­ca hu­bo un re­cha­zo ni con Mos­he ni con­mi­go, siem­pre es­tu­vie­ron muy in­tere­sa­dos en apor­tar pa­ra fa­ci­li­tar­me el pro­ce­so”, re­la­ta Ana.

En­tre­tan­to, la fa­mi­lia Sch­mul­son tam­bién re­ci­bía la no­ti­cia, aun­que ellos ya ha­bían pa­sa­do por eso.

“La preo­cu­pa­ción de mi fa­mi­lia era que lo hi­cié­ra­mos con el co­ra­zón. Por­que no se tra­ta de leer los li­bros, por­que el Pa­pa po­dría sa­ber más de ju­daís­mo que mu­cho ju­díos, pe­ro es la mís­ti­ca y el apli­car lo que di­ce la teo­ría. Mi ma­má es con­ver­ti­da y hoy nos guían to­da­vía”, ex­pli­ca Mos­he, quien tam­bién tu­vo un cam­bio en su vi­da, pues aho­ra es kos­her (un con­cep­to en he­breo ba­sa­do en re­gir­se por los pre­cep­tos bí­bli­cos de Le­ví­ti­co).

“Yo por ejem­plo, fui la que le pro­pu­se a Mos­he ser kos­her. Mu­cha gen­te que se con­vier­te no lo es, y yo que­ría vi­vir­lo co­mo se de­be ha­cer. Qui­si­mos vi­vir­lo si­guien­do las re­glas al pie de la le­tra, de una ma­ne­ra real”, ase­gu­ra Ana.

Lue­go de más de sie­te años de re­la­ción y dos años de pre­pa­ra­ción, es­tu­dio y prác­ti­ca, la pa­re­ja con­tra­jo ma­tri­mo­nio el 6 de agos­to de es­te año, en Car­ta­ge­na, en ce­re­mo­nia ju­día. Hoy vi­ven en Ba­rran­qui­lla.

“Las de­ci­sio­nes no son so­lo por amor, pe­ro sí ali­men­ta mu­cho con quién quie­res com­par­tir tu vi­da. Por eso les di­go a los jó­ve­nes que se quie­ren ca­sar que es­co­jan a su alia­da, a su ami­ga”, di­ce Mos­he.

Ana, por su par­te, di­ce que “las co­sas son por con­vic­ción”, y aun­que ama a su es­po­so “por su for­ma es­pe­cial de ser” con­si­de­ra que su amor es­tá ba­sa­do en “el res­pe­to, la ad­mi­ra­ción y la con­vic­ción”. GC

La pa­re­ja de­ci­dió via­jar a Is­rael en su lu­na de miel. Aquí en su pa­so por Je­ru­sa­lém. Tam­bién vi­si­ta­ron otros lu­ga­res his­tó­ri­cos y ciu­da­des cer­ca­nas.

En la re­li­gión ju­día se acos­tum­bra ubi­car a los no­vios ba­jo un te­cho de te­la, lla­ma­do ju­pá. Es ahí don­de dan el ‘sí’.

Mos­he y Ana se ca­sa­ron el 6 de agos­to de es­te año, sie­te años des­pués de ha­ber­se co­no­ci­do. Sus nup­cias las con­tra­je­ron en Car­ta­ge­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.