Mi hi­jo se mar­chó

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal san­dra­le­vent­hal@gmail.com

Cuan­do los hi­jos cre­cen en­tran en el ca­mino di­rec­to a con­ver­tir­se en adul­tos, co­mo pa­dres nos en­fren­ta­mos a una gran frus­tra­ción, co­mien­zan a se­pa­rar­se e in­clu­so re­cu­rren a crear dis­tan­cia emo­cio­nal. In­clu­so al­gu­nos se se­pa­ran de nues­tros prin­ci­pios y va­lo­res y nos lle­nan de an­gus­tia. Sen­ti­mos que es­tán ale­ján­do­se de no­so­tros y que esos jó­ve­nes ya no los co­no­ce­mos. Se ini­cia un ci­clo de dis­cu­sio­nes y pe­leas que en mu­chas oca­sio­nes no tie­nen nin­gún sen­ti­do.

La ado­les­cen­cia trae mu­chos re­tos pa­ra pa­dres e hi­jos, la co­mu­ni­ca­ción es uno de es­tos re­tos im­por­tan­tes, así co­mo re­co­no­cer que es­tos adul­tos en cons­truc­ción re­quie­ren su pro­pio es­pa­cio pa­ra cons­truir­se co­mo adul­tos. Sin em­bar­go aún ne­ce­si­tan de nues­tro apo­yo y de nues­tro afec­to, así co­mo en mu­chas cir­cuns­tan­cias de nues­tra guía.

Es­ta eta­pa de la vi­da es un re­mo­lino de emo­cio­nes, es co­mún que los mis­mos ado­les­cen­tes no ten­gan cla­ras ni sus emo­cio­nes ni sus pro­pios de­seos. Son tan­tos los cam­bios que su­ce­den que en mu­chas oca­sio­nes se les ha­ce di­fí­cil man­te­ner el rit­mo del pa­so de es­tos cam­bios.

A ve­ces in­clu­so ellos mis­mos no en­cuen­tran co­mo ex­pli­car su pro­pio pen­sa­mien­to ni la vo­la­ti­li­dad de sus emo­cio­nes, to­do es in­cier­to y fren­te a mu­chos cues­tio­na­mien­tos se sien­ten ame­na­za­dos, da­do que es­te pre­gun­tar los en­fren­ta con la an­gus­tia de no re­co­no­cer­se en mu­chos ca­sos.

Es­ta cir­cuns­tan­cia ha­ce que sea im­por­tan­te te­ner pa­cien­cia y la to­le­ran­cia de ex­pli­car­les de ma­ne­ra pro­fun­da y tran­qui­la aque­llo que co­mo pa­dres nos in­quie­ta.

Es muy im­por­tan­te dar­les el es­pa­cio que ne­ce­si­tan, pe­ro a la vez la guía es­pe­ci­fi­ca de aque­llo que bus­can sin ne­ce­si­dad de im­po­ner­les, más bien tra­tan­do de dar­les a co­no­cer nues­tro pun­to de vis­ta y por­que es va­lio­so pa­ra no­so­tros, sin ol­vi­dar que ellos bus­can pro­te­ger su pro­pia in­di­vi­dua­li­dad. No ol­vi­dar que en es­ta eta­pa sus ami­gos y pa­res se con­vier­ten en sus mo­de­los a se­guir y lo peor que po­de­mos ha­cer es cri­ti­car­los y ame­na­zar­los.

La cla­ve co­mo pa­dres es ejer­cer el au­to­con­trol y no caer en la ne­ce­si­dad de cri­ti­car y co­men­tar to­do cuan­to ha­cen, se tra­ta de crear es­pa­cios de con­fian­za y ar­mo­nía, don­de ellos se sien­tan va­lo­ra­dos y pro­te­gi­dos así co­mo re­co­no­ci­dos en su in­di­vi­dua­li­dad. Res­pe­tar sus pro­pias de­ci­sio­nes y sus elec­cio­nes es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner una re­la­ción de ar­mo­nía y se­gu­ri­dad.

De­fi­nir cla­ra­men­te los lí­mi­tes, sin caer en el au­to­ri­ta­ris­mo y sin que es­tos lí­mi­tes se sien­tan ar­bi­tra­rios, mos­tran­do con res­pe­to y to­le­ran­cia por­que son va­lio­sos, pe­ro re­cor­dan­do que los jó­ve­nes son in­di­vi­duos y es­tán cons­tru­yen­do sus pro­pios es­que­mas men­ta­les. Re­co­no­cer­los co­mo se­res me­re­ce­do­res de res­pe­to, y con el derecho de con­ce­bir sus pro­pios prin­ci­pios y pen­sa­mien­tos.

Al fi­nal lo más im­por­tan­te es re­cor­dar que se en­se­ña con el ejem­plo, y si nues­tros va­lo­res fue­ron re­co­no­ci­dos du­ran­te los años de in­fan­cia co­mo va­lo­res im­por­tan­tes y éti­cos, la pro­ba­bi­li­dad es que se man­ten­gan de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.